dimitri’s fences


“LIMPIA y fría, la noche de diciembre
es la imagen perfecta de mi alma:
Caracas arde afuera, indiferente,
mientras yo soy un hueco
l i v i a n í s i m o”
Armando Rojas Guardia

_______

-apartando las fisuras propias entre idiomas
hay palabras que envejecen con los recuerdos,
así como arrumadas a la sombra de un árbol,
como silenciadas por la metralla del tiempo
y entonces…-

praga

silba alegre el tren de seis desde el anden
praga a sebastopol

la humedad es la del boleto
staré mesto va quedando atrás, vestida de primavera
y manchada eternamente por la tinta del moldova

dimitri dibujaba al río y así creció con él

el mar…
-¿cuánto habrá crecido el mar desde entonces?
-sobre las barandas de unos crepúsculos incendiados
jamás pretendidos…

con la prisa por beber de los senos
de las ventanas ya despiertas de europa
y estornudar después sobre el cadáver
del testarudo aroma en las letras
de las cartas de su padre

sebastopol debe ser -pensaba-
un salpullido, un dolorcito,
una piedra contra una sombra,
un lugar donde el viento envejece
en la medida en que la tarde
se va quitando lentamente, su antifaz de luz

-riela 2-