vuelo compartido


¿A dónde iré
cuando huya de la ausencia,
cuando quede una migaja de tiempo
y el abismo del olvido?”
Lilia Boscán de Lombardi

_______

en vuelo intacto llega la noche, iluminada de cosas lejanas,
llena de mangos y de uvas de playa, pájaros nocturnos,
de brisa cálida y de olas rompiendo en los farallones

yo imagino tus labios pálidos -mi frágil centella de verano-
tocando mi mundo distraído, tu garbo haciendo fintas
con esta ilusión de pájaro en vuelo compartido

mi orilla abordada por la luz de tu mirada de luna blanca
tú desnudas mi memoria para vestirla de recuerdos que a los dos
nos pertenecen y mi tez ya no es un espectro, un laberinto en la intemperie

como si marcaras la ruta de las hormigas,
exacta como luciérnaga en la oscuridad siento que vienes
desde lejanas esquirlas de frío, corriente arriba hasta mis sienes

inclinando estos versos a tu abierto aroma, lanzo esta noche
redes imaginarias al estruendo hermoso de tu voz, y te alcanzo
entre las grietas de las palabras lacustres, que vivo escribiendo yo

aquí las horas y las olas llegan y rompen
ya tú sabes que yo suplanto a los ruidos con largos silencios,
las hojas sintonizan la melodía del viento en arrullo eterno a unos grillos

y como quien anda alegre, inventando nombres
para las cosas que ya lo tienen, así ando esta noche yo…
nombrándote: delirio, guitarra, zarpazo, agua, eco, incendio, grito

-50 riada-

de abril y mayo


PRONTO supe que el colibrí que se detiene muere,
que el extraviado es revolucionario, que Cortázar no era buen cocinero
y que todo cuerpo nace de una cicatriz.”
Alexandra Perdomo.

_______

qué más torpe que mi alegría
cuando ella se asoma con los colores de abril y mayo
delgaditos y silenciosos, derramándose de sus manos

qué más torpe que esta ilusión mía
vestida de horas y adjetivos, que no se atreve a dar el paso
que delate la ansiedad y el lujo del trámite de un arañazo

-riela 49-

cromitas y areniscas


“EL arte nos requiere
Íntimos
Ausentes.
De pies a cabeza.
Pero nunca nos lo dirá…”
Edgar Medrano.

_______

para mirarte sostener el azul sumiso del mar
en tus pupilas de cromitas y areniscas

para mirarme caer con la tarde
casi, casi perfecta
en esa trampa de tus pestañas
entre un café y sagitario

ya con el sol sin sus peldaños,
pero como un lastre
sobre el paraguas de tu sombra

para que atrapes una estrella de mar
entre la espuma menuda de esa última ola
y la exhibas en la bandeja de tu sonrisa

-48 riada-

hoy toca


“LAS palabras de aquella tarde
resonaron como un eco sin historia,
allí me dejaste meditabundo y solitario
envolviéndome en esa prisión de recuerdos…”
César Monsalve.

 

_______

hoy toca
hoy vienes

nuevamente
con la luna mojada en tus pisadas

sin formatos ni fórmulas
a tientas, ilesa, multiplicada

con la voz de tu único traje
me dices como eres, me dices lo que soy

apresúrate,
que como las cosas nuevas, llegas tú

poblada de contradicciones
de tus propias circunstancias tan extrañas

idéntica a ti misma
sin nomenclaturas

como la indigente trayectoria de un vals
mientras caminas bajo la lluvia, llegas

y desmenuzas mi alegría como a monedas
mientras profanas el fuego incipiente de todo tiempo azul

y como siempre me encuentras descosiendo dudas
… no te vayas

 

-47 riada-

fantasía


“LA diferencia entre un loco y un poeta es que a veces,
cada treinta veces al día, el poeta se suicida.
Mientras el loco solo escribe y escribe hasta completar la novena entrada
sin hits, sin error, sin carreras…”
Ángel Valles C.

_______

que nunca falte la poesía
vaciándose como un río
invencible, formidable…

que nunca falte en la subasta de unas lágrimas
un féretro de luna, para las palabras labradas
y así enterrarlas en la eternidad del tiempo

que nunca falte un pájaro en vuelo
ni quien escriba en silencio unos versos sin usar un idioma
sino gestos compartidos en la textura elástica de una noche

que no falte el mar, hecho esa lámina filosa de espuma
para decapitar la ternura de los párpados del cielo,
ni su melodía de olas, para que deambule como un perfume

que no falte la quemadura de los intentos fracasados
en las muñecas, ya cicatrizadas de los suicidas
ni el acecho de unos besos en la boca de los amantes

que no falten pétalos de recuerdos en la memoria
en bandadas migratorias sobornando a la alegría
con el aroma de otros tiempos, con el verdor de otras edades

-riela 46-