phillies de philadelphia


“UN pájaro de papel en el pecho
dice que el tiempo de los besos no ha llegado”
Vicente Aleixandre.

_______

maria quería ser poeta
yo, antesalista estelar de los phillies de philadelphia

ella miraba los árboles y decretaba la primavera
yo miraba el mapa de eslovenia y siempre, allí estaba ella

ella coleccionaba equinoccios que luego vendió en otros planetas
yo le cambié todas mis barajitas de Mike Schmidt
por un solo lunar de sus piernas

-riela 69-

desde una estrella


“TODO es ascendencia a partir de esa hora.
Con la marea de los pechos, sube la sombra.
La espuma de mis labios te llega al cuello
y llegada al cuello me ahoga:
¿Cuántos nombres de eclipses sabrá tu boca?”
Pedro Olvera.

_______

ella cayó desde una estrella
mientras yo, simplemente me arriesgaba
en el énfasis de mi nostalgia

se materializaron los grillos y sus cantos triviales
las horas perdieron sus zapatos, mientras de ella se vaciaban
mis VOCALES DOMÉSTICAS (así de fuerte y en mayúsculas rodaron todas)

los atardeceres, de nuevo se asomaron
por las ventanas de ojos del mundo
a mirar la fiesta de dios

ella, una noche y ya vestida de marinera
en la mitad de un incendio de luna sobre maracaibo,
me apuró a romper la cotidianidad de mis versos con los golpes
de su acento del sur

me enseñó ese sonido azul castaño, de las gaviotas en sus fotografías
y por fin, desarmó hasta la borrachera todas las anclas
y todas las amarras mías

-riela 68-

ventisca lejana


“¡QUÉ! ¿No me oyes? ¿El rumbo
no tuerces? ¿Orgullosa
descoges nuevas velas,
y sin pavor te engolfas?

¿No ves, ¡oh malhadada!
que ya el cielo se entolda,
y las nubes bramando
relámpagos abortan?”
Andrés Bello.

_______

comienzas por detestar el aire que respiras
y temes a las ráfagas de anhelos y dudas
que todavía te asombran

después, deseas alargar la noche, o comprimirla
hasta + allá de donde te alcance la lluvia
para entender que estás atrapada

enamorada, desnuda y primaria
entre los helechos de palabras distantes
y bajo una luna, casi perfectamente incendiada

algún día, tal vez, vas a querer comprender:
-¿cómo así, es que tu amor naufraga en una ventisca
tan lejana de versos?

otro día, lograrás quizás, atrapar con las manos
entre un cielo y mar, una vasija de silencios míos…
para que la llenes con tu sal, tus palmeras y relámpagos

-67 riada-

alfombra de septiembre


“NO es olvido la ausencia

La obsesión de un pájaro es volar

que se suiciden los poetas
al final solo el poema debe salvarse”
Anna Francisca Rodas Iglesias.

_______

hoy pesa más lo andado que lo vivido
y me cuesta recordar en qué gaveta
he guardado los sueños

yo deshojo lo que resta y sumo sin premura
porque al final, no somos más que caricaturas
moribundas en un desierto donde solíamos coleccionar
-sin saberlo- barajitas de melancolía

-¿era acaso aquella alfombra de septiembre
el pedestal más alto, donde yo la miraba caminar?

la luna siempre fue otra moneda
en algún bolsillo extraño

ahora la miro y en la estampida de recuerdos míos
palabra por palabra, se me va volviendo ajena

-66 riada-

letra varada


“NO sólo es luz que cae
sobre el mundo
lo que alarga en tu cuerpo
su nieve sofocada,
sino que se desprende
de ti la claridad como si fueras
encendida por dentro.

Debajo de tu piel vive la luna.
Pablo Neruda.

_______

me rindo a tu blanca estatura
guerrera radiante
de clausura femenina y redonda

tanto gesto de tu milenario vuelo
y nunca aprendiste de veranos ni primaveras

sin embargo,
si ti la poesía es letra varada

aquí estoy luna
y brindo por ti con mi botín de sabina
entre versos de neruda

mirándote habitar arrebatos
y celebrando tu eterno itinerario

-65 riada-

federica y lola


“EL Mar
juega con la Botella
la desnuda
la enreda entre sus patas azules
le da vueltas”
Ana María Iza.

_______

me paseabas y mostrabas la misma ciudad sureña de siempre,
con tu alegría rozando mi ropa y tu estrategia
del beso y asombro de siempre…

-antes que el mall -me decías- aquí estaba la embotelladora
de sueños y más allá el bar “streap tease”,
donde bailaban federica y lola

y me enseñabas tu pecho

yo todavía construyo y reconstruyo
y algo de ti, aún anda salivando en mi boca

las desveladas manos de obrero que tengo
todavía sostienen los fósforos
que me alumbraron al pozo
de tus pupilas rurales

bendita tu cinta transportadora de besos
benditas las ruinas y la maleza de entonces
benditos los puentes caídos y las tuberías rotas

y bendito sea este día que deshoja conmigo
tu hilarante sonrisa aún vestida de rojo

-64 riada-