versos de no rima


“KUNDERA, siempre Kundera, cada cuatro o cinco años, cuando alguien me lo recuerda, cuando necesito desnudar las cosas, cuando quiero que me sean dichas sin adornos.
Leo La Insoportable Levedad del Ser.
Me pregunto si de verdad me gusta ese libro o si simplemente me acostumbré a decir que me gusta o si me gustó alguna vez y ya no. Igual lo leo, lo devoro.
Kundera y su sinceridad.
Kundera y sus personajes miserables que no tienen ni siquiera el derecho a un poco de realidad.
Sacados de su mente, expuestos, solos, sin sangre”
Cinzia Ricciuti

_______

empapada de sueños y de un viaje alucinante
llega la noche y se humaniza sobre la plaza bolívar
donde todo se olvida y luego, se eleva al cielo
con la música predilecta entre nalgadas y besos

-(mi sombra irreverente inclina
sus ganas de dormir sobre unos versos
y los empuja hasta el rincón más cotidiano
y peor malogrado de todas sus guaridas
mientras el hastío, de su coma se despierta
solo para dar, nuevamente… gracias al cielo)

a esta hora la ciudad ya está borracha
y sus ángeles fumando cosas raras
cuidan a las putas que caminan
entre la plaza baralt y el convento,
-asomándose por los ojos de la noche-
con sus mejillas pegajosas
entre el humo y la risa perfecta

sobre el viejo malecón nocturno
la luna bosteza, en su vieja brega
de entender a los amantes,
que azarosos juegan ir al fondo
de la luz amarillenta y lenta
que el sudor ya no detiene…

-riela 90-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s