-desigual-


“HE amado de manera que no importa que me vaya.”
Carmen Borja.

_______

la mañana aún duerme

secretea la “luz a”
su anagrama matutino

entre lo áspero
y el desnudo antojo
de mi cama, prevaleces tú

-desigual-
xq ya te has ido…

-135 riada-

tu verbo amar


“EL amor es un jardín invisible con millones
de dientes de león acariciados por el viento”
Alyeda Quevedo Rojas

_______

con los ojos hundidos
en mi reloj

como un pez moribundo
me pides, que te ame por última vez

te ensanchas, y destapas todos tus adjetivos
hasta insertarte en la música hermética
que sopla desde otra habitación

ya desnuda sobre mi paladar,
subrayas con ansias, la amplia textura
de tu verbo amar

 

-134 riada-

mordiendo lunas


“EL viaje comienza – y lo que importa es eso –
No sé dónde.”
María Victoria Atencia.

_______

llega el viento mordiendo lunas en tus mejillas pálidas
y en tus pestañas, otra luna fluorescente de caña brava
te recorre toda, como un río bajando a ciegas
una colina

quiero empaparme,
lanzarme mar adentro, pero contigo; hundirme y flotar
silbar en tu azul idioma, sentarme a pescar y buscar caracolas
en las orillas de tus bordes tibios

amo tu cuerpo tendido como un libro abierto,
como un pensamiento escrito y amo esos momentos
en que estás expuesta como una pausa, en la que yo vivo y respiro

tú eres la grieta por donde escurre el tiempo mío

soplan las horas, anarquía en los minutos ya compartidos
canta al cielo, un corazón alegre hecho un fonógrafo
o un eco delgadito

yo te miro y en trópico de tus ojos claros
fotografío este sosiego

qué alegría saber que existes
y que estás conmigo…

-133 riada-

praga


YO nunca he estado en Praga, pero le sueño jardines,
escaparates llenos de temblorosos misterios y también
que los tranvías se alejan justo con la extraña forma
que cursi como soy siempre me ha hecho
llorar por los falsos recuerdos.”
Santiago Montobbio

_______

andrej pasea su ocarina bajo el cielo azul de praga
es así como olvida que en nitra hay puentes y hay lluvias
ventanas, pestañas, žinčica y tres gatos en la plaza de hrad

también hay miércoles y tanto equilibrio en st. emmeram

una mujer manuscrita
camina paralela a una frase muy suya

se detiene a mirar que ambas son tan hermosas
-“maria, milujem t’a”

de repente
una ventisca citadina canturrea a los oídos
y ensancha la urgencia que tiene de aquellos labios

no hay abismo que el tiempo no cubra de polvo
-piensa-

camina y de vuelta a la frase: “maria, milujem t’a”
y a la dulce y transparente melodía de praga

-riela 132-

dos cafés y yo


“HAY dos escaparates en cada esquina de una calle:
en uno, decenas de libros resignados
sobre el otro,yacen los cristales rotos
que tapan desordenadas hojas en blanco.”
Sonia Aldama Muñoz.

_______

con dedos de ternura
la lluvia escarba en las ventanas

mientras,
dos cafés y yo
aparcamos junto a la chimenea

y son los grumos de este oficio,
es esta forma de extrañarte, marinera
entre las herramientas matinales de mi taller de nostalgias

-131 riada-

por la música country pop


“ELLA sería
de nuevo
simplemente maria:
uno de mis caramelos,
una palabra sin frenos
directo a un precipicio,
un atajo en el desierto
para uso exclusivo
de exquisitos camellos,
una hoja muy alta
y flaca
carente de punta,
total desmesura
bajo la luna plana,
otro dolor en el pecho,
un descolorido escalpelo…”
Ángel Valles C.

______

si no fuese por este temor calamitoso
de quedar cautivado, yo viviría en algún suburbio de su pezón
o en ese apartamento, perfectamente amoblado de su labio inferior
como un ilegal perdido, indeleble y desorientado
o quizás, solo me quedaría en la talla de su ropa interior
como un item altamente sofisticado

si no fuese por mi mano soñando escarbar en la risa de su púbica inquietud
si no fuese por sus fotografías sobre los estantes vacíos de mi cuarto
y por los ganchos de mi ropa, regados sin remedio para el desvelo

si no fuese por la música country pop de carrie underwood,
por los fósforos sangrantes en la mesa junto al papel y lápiz del vuelo
o por el peligro de dormir un día con su húmeda oquedad,
por su fluorescente caricia plana, como un mapa de oklahoma
y por los duraznos en su pecho de nimbo primordial

si no fuese por la ardiente lentitud ausente de su boca…

-riela 130-

desde el mismo puente


“HEME aquí suspirando
como el que ama y se acuerda y está lejos”
Rosario Castellanos.

_______

me quedo en tus ojos
para mirar los riachuelos y alargar los días soleados
siempre, desde el mismo puente

me quedo en tus labios
y mientras tú me habitas, yo dibujo lunas blancas
en el huerto de tus palabras

me quedo en tus brazos
jugando a ser eterno, durante las horas más largas
como en un día de invierno

tus manos, conjetura de la luz
que junta y separa, accesorios míos para conspirar
entre tus alambradas pausas

 

-129 riada-