al velamen de tu risa


“HAY días en que soy un reflejo del agua.
Me descubro atrapando un papel,
rebuscando en la tierra un recuerdo extraviado”
Paura Rodríguez Leytón.

_______

amarrado como un trapo al velamen de tu risa
prisionero entre tus dos clavijas blancas
sin escalas, estoy en ti

insurrecto y mal escrito, tú me arrastras
a los vendavales, luego me sueltas entre palmeras
al revés de la bitácora y al violento flamear de tus banderas

cara al viento, se defienden las marañas
de tu pelo y como en un tándem hermoso de guitarras
la alegría se me agranda, hasta más allá de las esdrújulas

-214 riada-

breakfast at tiffany’s


“LA palabra del alma es la memoria”
Luis Rosales.

_______

la poesía
es la versión más técnica
más útil y pintoresca
del suicidio

un beso
es quizás la vestidura ideal
del deseo

de eso se trata todo en la vida:
“breakfast at tiffany’s”

y al final de los finales
solo quedará un recuerdo:
el mar en 3D y en HD
será todo
desde el principio
de los siglos
amén

 

-riela 213-

de su mirar de sombras


“DESDEÑO las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna”
Antonio Machado.

_______

vamos poeta
caminemos por la orilla del sueño flaco
que por allí la soledad
es lo que habita en las paredes y en los nombres

por allí, a veces
pasa escrita su alma viajera
bajo el brazo de otra jornada de luz

y quién lo iba a decir: “es fragor la costumbre
que solo existe, para el deslave desde los ojos”

mar complicado de ausencias
piedra redonda de cualquier camino
abismo entre dos olas, para soñar
y la palabra respira cuando cae
de los labios, letra por letra

ah, pero si el léxico y la métrica se tropiezan
de nuevo con su paladar de prosas
deje que recorran la tierra,
los patios, las colinas
de naranjales

mire que allí basta una luna blanca
con su sombrero oscuro, para el verbo “recién encendido”
sobre los campos eternos de castilla en la memoria

hoy dejo la ventana abierta
junto a mis vacíos cangilones de versos
y me duermo a soñar caminos…

soria, soria, eternos verdes de soria
olmos milenarios lanzados desde el cielo
por los puños del viento

-¿acaso solo el mar es lo que empuja
a los corazones de los hombres
hasta una orilla?

-¿acaso antonio, son las astillas del duero
o las del sibaragua, las que yacen esparcidas por la tierra
entre soplos de niñez, de juventud y vejez?

vamos poeta, caminemos
que de su mirar de sombras, hoy yo quiero llenar mi vaso

-212 riada-

ojos


“EL tiempo es un animal cansado.
Un viejo truco de Dios
para creerse inmortal”
Leonardo Padrón.

_______

se pasean
como lagartos
sobre los muebles
las paredes
los cuadros
los colchones
pero sin tocar la hoja suelta
infectada de silencio
que ondula sobre el piso

ni una mancha en tv
sobre la muerte de los helechos
tampoco, una especial mención en el periódico de hoy

como trofeos
los alzan y luego olvidan

garganta arriba como los cometas
que segregan los tonos del gris, a todo pulmón

ojos

 

-riela 211-

otra vez… -¿es mayo 16?


“CUANDO tú vienes
tengo prisa
por decir
por llamarte de algún modo
por nombrarme
a mi también
para al fin reconocerme
en tu presencia”
Armando Rojas Guardia.

_______

uno quisiera gritarle a la vida
por entre las persianas ya blanqueadas de versos
y esperar al menos, el eco de unos amaneceres
menos dóciles, menos inconclusos

ir al partido de béisbol hoy en new york
y poder ver a lionel messi cuccittini perseguir “un foul”
de homero simpson en yankee stadium, pero
con la camiseta de los medias rojas de boston y sin pantalones

decir algo a quienquiera que no entienda de impostergables razones

robar el radiador a cualquier canción de shakira
y aprender algo de la inquietud que se fabrica en sus caderas

entender el verbo amar-go de armando rojas guardia, otra vez
como si fuese un domingo y traicionar al verbo amar
de una vez, y sin resbalar en la caída

dormir la siesta en la entrepierna de mi lourdes vargas
mientras ella dibuja en el aire unos corazones rojos
ya exiliados “du pays d’idiots”

poner sobre la mesa las palabras necesarias y contarlas

camuflar unos recuerdos anchísimos
que llevo conmigo como a mi sticker de niño
pa’ ahora vestirlos de boleros, de fechas, nombres, de ruido útil

subir y bajar… ¿bajar?
subir sí, sin ninguna doctrina

asesinar… ¿y por qué no? con la risa a ese ángel
que enciende y apaga luces discretamente con sus ojos
mientras nos hace cosquillas al costado izquierdo, que más nos duele

-riela 210-