riela 432


“NO son los grandes
sino los pequeños peces
los que se escapan de la red.
Lógicamente”
Hans Bender.

_______

aún lejos de las alas del pájaro
a veces las palabras vuelan
y no hay un nido que valga
para traerlas…

y es que las palabras alcanzan la sed
al extinguirse las contraportadas
de una mirada suicida y fractal
a través de la lluvia…

-riela 432-

Anuncios

431 riada


“INVISIBLE a tus ojos he sido un alma en pena
Y pierdo la memoria buscando caracolas
Y le hablo a los espejos y vuelve el vil silencio
El de las noches largas, de poemas en vela”
Edmée Cobo Giancáspero.

_______

fluyes hasta los cataclismos
como un río de versos desde mis manos

y me dan más ganas de alcanzarte

cada vez que la lluvia me desvela
con esos misterios que flamean entre las hojas

recuerdo el frenesí de tu antigua bandera celta

y cada vez que nos sabemos uno
capturados entre versos tan mal escritos

me dan más ganas
de hacerme noche sobre tu almohada

-431 riada-

430 riada


“AMOR, si me amas,
recuéstate a mi lado.
Sé para mí, como la lluvia,
el salirse

del cansancio, de la vanidad, de la semi-
lujuria de la indiferencia intencional.
Permanece mojada
con una decente felicidad”
Robert Creeley.

_______

quiero es aprender a amontonar tus ríos
y hacer piruetas con las serpentinas de tu nombre

encender fogatas en tus pupilas verdes, mirarte caminar
y que se escuche el trepar de tu risa en la noche

quiero ser la hoja en cada una de tus ramas, sin medir fragancias
adornar tu nostalgia con las profecías de una furia de besos

eternamente, ser el “pinch hitter” en el roster
de los pentagramas musicales, en esas horas en que vivo
para pintarte con versos

-430 riada-

429 riada


“ERES el arco iris, un bote de oro, mi piedra preciosa, la sal y la pimienta, la miel y la risa. Eres la hija de este papá”
Burke y Gerlach.

_______

te desvelas
lloras en silencio, sentadita en la mesa

la densidad de una lágrima cae sobre el frío papel
y tú la miras, casi que milagrosamente convertirse en letra
que pronto se estremece y rueda

y le sonríes al asombro de verla crecer y correr
hasta convertirse en parte de un simple poema

me pides otro café
y no me explico cómo no te das cuenta –en ese corto suspiro-
que el segundo de lo que llamamos vida, ya sobrevuela
tu tiempo de mujer

amanece y se enfrió tu café, intacto
también el beso en la zancadilla terca de tu frente…

te amo hija

-429 riada-