te iré lloviendo


“TE ruego, vida, cuando me necesites,
asesina a los antiquísimos fantasmas
y déjame pasar”
Christian Zurieta.

_______

más allá de la fina arena
me gusta desconchar aquellos versos
con que hice sílabas de tu pie izquierdo

cuando quemaba la lluvia en su viaje inverso
y eras como el mármol sobre las trincheras del frío
el pájaro extraño que quebraba el hierro, en manso alivio

yo te iré lloviendo hasta el margen derecho de la hoja
donde escribo; así como el viento va empujando las horas
al rincón, donde ni siquiera soplan los silencios

perdóname esta forma de escribirte, más de setecientas veces
y ahora termino, cierro el suspiro y lo doblo despacito,
apago la luz de este instante
para que gane el olvido

-457 riada-

uma


“SEÑOR:
quienquiera que haya sido el que ella iba a llamar
y no llamó (y tal vez no era nadie
o era Alguien cuyo número no está en el Directorio de los Ángeles)
¡contesta Tú al teléfono!”
Ernesto Cardenal.

_______

si uma thurman fuese cualquier otra mujer sobria
con el cabello más oscuro y el cigarrillo alzado un poco
+ allá de los labios en pulp fiction, yo sería quizá otro ángel

si ya poco antes de bailar aquel twist
quedó la sombra de john travolta
tallada sobre una palabra
sin acertar…

entonces, los destellos se entrelazaban como cuchillos sobre el piso
descalzo de pies y los ojos de john fatigados de tanto vuelo
rozando la estatura del pubis de uma, -¿cierto?

ahora entiendo por qué los besos sin destino
quedaron para después de la entrega de los premios oscar
aquella temporada…

-riela 456-