492 riada


“LA burbuja quisiera perdurar,
tener a mano el tiempo,
más, desaparece.

Súbitamente sólo una humedad
se disipa en el espejo”
Ángela García.

_______

te entiendo -me dices

-te miro
y se amontonan las dudas

finalmente,
se me antoja el sabor a frutas
que tienen tus domingos

tus pasos mínimos
entre la sordera de los tamarindos

tus pellizcos a contra-reloj
esas dentadas que son augurios

risas sin el borrador de oficio
brazos en vez de mar

y esta lluvia diminuta de tus manos
al minuto del sutil encuentro

y te conviertes en mi césped de palabras
ya fotografiadas de memoria a los ojos

-492 riada-

491 riada


“Y aquí y ahora te nombro río para
que te hagas un vestido de espuma y
viento río nuevo que asombre a los
pájaros y subvierta la geografía
¿podrías hacerle el amor a los puentes?
¿harías dudar a los suicidas? ¿o rodear
con un collar de bruma el sueño de
los solitarios? ¿sentirías sobre tu vientre
las monedas arrojadas por jóvenes amantes?
¿soportarías la miel lenta y vacía de la
mirada de los pescadores? ¿y la caricia
sensual de las garzas en el ocaso?
Alejandro Carrizo.

 

_______

 

lluéveme
hasta la redención del olvido
y hójame de atardeceres amarillos

gotéame desde los insomnios
hasta el vértice + fluorescente del poema
y luego, verbéame un haz de luz en cada verso

polvoréame estrellas sobre las francas roturas
en la senda febril de cada adjetivo

y luego, adjetívame la piel de sueños tuyos
que mi mano de poeta, luego los alcanza

-491 riada-

490 riada


“Y entretanto no había más
que el incesante brillo
y el incesante batir de esas alas
sobre espumas y ciudades,
sobre campiñas y lejanas praderas;
más allá de las torres establecidas por la
caída de la noche”
Ramón Palomares.

_______

en las formas feroces de lo pequeño
es donde el sueño se nos presenta
sin golpes

es en la pausa de los que escapan del tiempo
cuando se proclaman -entre sus bisagras-
todos los silencios

y es cuando levantas la cara y miras al cielo
cuando a escondidas nos hundimos frente a un espejo
que no tiene un mar

antes fue el asombro fugaz en tu cicatriz de ojos…
como si entre mis zapatos
apenas me descubrieras

y se nos mancha el olvido de tanto olvido
entre el humo de la nostalgia
como si fuésemos dos fantasmas

-490 riada-

riela 489


“ELLA abre la ventana y borra el mundo.
Esa mujer duende

-la perdida-,

la que me sueña y luego me expulsa
con todo mi horizonte”
Alberto Hernández.

_______

como en la leyenda
aquella de ríos en vez de venas
pero en las alas de un colibrí

es la fina lluvia lo que me lleva
hasta ese grito inevitable de la luz
en que cada día la miro a ella entre sus flores amarillas,
que la queman

me hago un océano de veces en sus manos
y lo demás, es simple incandescencia

-riela 489-