bucles de caléndulas


“NO hay antes ni después; ni acto secular ni historia
verídica.

Una piedra con un nombre o ninguno. Eso es todo”
Juan Sánchez Peláez.

_______

te miro
aún vestida con la lluvia del último marzo
en una playa sin nombre, sobre la alfombra de una tarde

en que todavía las formas infinitas de mirarte
corren como lagartos tras la hoja roja del menú de tus labios
en los enjambres del agua

los deseos
son pececillos que azulean la llama caída
-shhh… que la lluvia no tiene memoria

pero sí el enigma
de esas fotografías donde tu alegría lleva bucles
de caléndulas

-332 riada-

Anuncios

musa nueve


para mirar su sonrisa
yo me subo a los aleros

sobre las cornisas
y de ser preciso, al cielo

——-

hoy quiero envolver esa luna
en papel de regalo

y con la fragilidad de una locura
voy a ponerla en sus manos

——-

dame ese verso de amor
que tu mano escribe

y el polvo
que guardas en los bolsillos

de todas esas palabras
que a ti, te hacen suspirar

——-

en lo más provinciano
de su punto menos cardinal

surgentes verdes ojos mares
en singladura sur

ando yo, aferrado a la fiebre
de las palabras que ella me da

——-

“preciso” es el momento
en que la magia se materializa

cuando la “adivinanza” de palabras
convierte toda incertidumbre en lo más obvio:
en limpio verso

——-

y se ensancha el río
pa’ que yo lance trozos de su olvido

pero… -¿cómo ignorar la luz de faro
entre los calambres del frío?

——-

la intimidad es la del labio

-uno nada más-

huérfano de algún gemido
que lo delate

——-

me entrego a sus ojos
como se entrega el insecto a la lámpara

y así es como me va quemando el alma
de infinito gozo

——-

musitando el susurro que se agota
en el umbral de la vela encendida

es su boca
la portadora del séptimo cielo

la que yo deshojo, beso a beso
hasta las tersuras sorprendidas del alba

——-

-331 riadas y rielas-

entre las fumarolas


“SUBES y bajas
dentro de ti
y de cada acontecimiento
Trepas y resbalas
fuera de ti
con cada acontecimiento”
Alfredo Chacón.

_______

tú vas y vienes, tan frasquitera, navegando mi memoria
como los barcos

la luna, que ahora te alumbra, pero dulcemente ignora
todos los plazos

van quedando atrás, los gestos del mar en las farolas
como los años

y la oferta hermosa, de pájaros persiguiendo horas
que sin embargo

quedaron como destellos claros, entre las fumarolas
que nos marcaron

-330 riada-

los parapetos de la tarde


“—MAURICIO, ¿cuánto vale un pasaje a Irlanda?
—No sé, es engorroso averiguarlo hoy domingo.
—Déjalo. Nunca iré a Dublín.

No basta amanecer con un libro entre las piernas.
Mejor leerse en sólido.

El mediodía barre papeles en mi escritorio.
Acopio lo absurdo, lo templado, cierto ruido”
Jacqueline Goldberg.

_______

de tanto nombrarla
se me va otra tarde en los ojos
de mi chiquita fea

a pesar del ruido agónico de los colores
y a pesar del vuelo inadvertido de tantos pájaros

es tanto ese oficio sin pausa en el canto de unas olas
sobre el ropaje marítimo, incrustado y extendido en su mirada

que entre la fina enredadera de verdiazul encanto
de sus ojos, todo termina dando brincos

es así como los parapetos de la tarde
finalmente, vuelan

-riela 329-

como dendritas de cromo


“VIENDO, viendo solamente las hojas
Volar, sumergirse y expirar”
Allen Tate.

_______

el mejor resumen
del quehacer de toda piedra
es el barro

la brevedad de las crónicas
está desplegada en su nombre
de marinera

ciencia ficción, quizás
la aventura del ángel aquel
con su ala rota

sobre su pecho
escondite
silencio
latitud
pupila
mar

dendritas de cromo
que emergen hasta encontrarse,
ella y yo

¡vaya densidad la de un suspiro!
otra vez
y otra
y…

-riela 328-

toda la memoria


“NO, no son los brotes de los árboles:
es que ciertas noches, amiga mía
nuestras palabras
perfuman”
Alessandra Racca.

 

_______

te llevas las horas de mi bosque de ventanas

mi rosa de los vientos, mientras giras caprichosa
devorándome en la noche, en que tú, quedas intacta

yo me amparo en esas sombras
y en las veces en que tú, te agitas y reposas

de repente, te detienes a contar estrellas
en mis versos invernales, tantos bajorrelieve

y todo se me rompe ante tus pestañas
y en la avalancha de ruidos
sin premura, se me borra
toda la memoria

-327 riada-

hoy


 “NO sé qué diablos sea la poesía
pero las larvas del viento se alimentan
de los sueños de los hombres”
Guillermo Vega Zaragoza.

_______

hoy
adjunto todo el ruido que el destiempo extravía

voy a desvestirme de las escamas del día
de esa sombra tímida que arrincona a los pájaros
y sin embargo, voy a buscarla
a encontrarla

y aunque hoy, la vida opte por desafinar
ella entenderá ca da sil bi do

-riela 326-