su mirada de réplica


“EL amor es la única verdad que resiste todas las mentiras.”
Jesús Enrique Barrios

_______

ciertamente
basta una mano para decir adiós al pasado

pero yo nunca dije adiós…
-al sílice de los versos que la nombran
-a su mirada de réplica, ni a los átomos de su ternura
-a su voz pausada por el látigo del cigarrillo
-ni a su sombra pequeña de niña muerta
-a su pelo negro columpiándose en contra de leyes físicas
-a su miedo al frío, ni a sus manos apretando
las pavorosas ganas de algún primitivo incendio
-a la música de su risa, tampoco la de aquel juke box
que se quedó encendido para siempre
en la impaciente red de los recuerdos míos…

-riela 44-

café sin azúcar


“TE voy a regalar un bolero para que no me olvides
Te voy a embrujar, te lo juro. Te voy a embrujar”
Álvaro Montero

_______

me gusta el café sin azúcar
y pensar en sus senos desnudos, ya descifrados…

me gustan las madrugadas con lunas redondas y vagas,
desafiantes, blancas y exactas derramándose sobre una playa

me gusta caminar orillas largas y cuando la siento a mi lado,
siempre descalza, llegándome como un soplo, pa’ quitarme la almohada

me gusta suplementar y sumar, perder y ganar
multiplicar luna y mar, borrarla toda pa’ volverla a encontrar

me gusta amarrar mi costado izquierdo a su continente abajo
pa’ que andemos juntos y alegres pa’ todos lados…

-riela 42-

lourdes vargas


¡Y si después de tantas palabras,
no sobrevive la palabra!”
César Vallejo.

_______

riela la luna en su espejo de agua
y otra vez, te han dejado esperando
lo prometido, una madrugada

tus ojos en la latitud de la noche
son dos grillos callados, en la rama
donde antes se mecían los alborozos

a tu temprana edad y cintura bajo
te vas, tristeza arriba y enamorada
sin treguas, a tu red de llantos

la inocencia se te derrama
y entonces, te crees morir
en el hueco frágil de la esperanza

lourdes, tantas veces olvidada
loca, que ya ni memoria tienes
donde aparcar su ilusión extraña

vos, dejá ya
de pintar pajaritos en tu almohada

-41 riada-

los petardos de la tarde


“PALABRAS que no salieron de ti por darme rosado regocijo.
Palabras lanzadas para aligerar tu vuelo subterráneo.
Palabras represadas que se asilaron en mí, acertando.
Enriqueta Arvelo Larriva.

 

 

_______

de nuevo
caen los petardos de la tarde
sobre las cortinas del mundo

y su olor a duraznos lo invade todo
aunque ella, no esté en este deslave
tan pequeñito de versos

escribo
y son profundamente míos
los signos de interrogación:

-¿ y qué dibuja una frontera
o una simple línea divisoria,
entre el recuerdo y la memoria
y dejarla a ella, 4 versos fuera?

-riela 40-

siempre


¿TE acuerdas Trina?, le pregunta el mozo
¿que me ofrecistes un beso bien sabroso
si conseguìa un trabajo con buen sueldo? …

…y la joven, esquiva como un gato,
se le queda mirando largo rato
y al final le responde: “No me acueldo”
Aquiles Nazoa.

_______

siempre,
yo siempre he sido un adiós

y este “siempre”,
obviamente es el de los fracasos
pero tampoco es que sea de cartón…

este “siempre” es humano
y tiene un corazón
que late, pero en do menor

este “siempre”
es simple y tajantemente un mal actor

este “siempre” es de cuidados
intensivos, ¡claro!
poeta, medio loco y arbitrario

toca a la puerta de tu oído
con letras y sonidos bajos
para quedarse contigo
y para cuando despiertes del olvido
descubrirás que ya se ha ido…

y en tu mesa doblado, un papelito
tres veces, tristemente mal escrito:
(a dios, hadios, adioz)

luego, a ver si te alcanzan estos versos
para que te hagas una canción

-39 riada-

pero un día el amor


“UNA mujer entristece
cuando ve partir
su sangre,
como si ella
llevara la mirada de todos
sus recuerdos.”
Tania Salinas Ramos

_______

me trae en sus manos
montones de luces distantes
con direcciones de parques en lejanas estrellas

entonces me suelta y me deja
con un grito pegado de cara al sol
otro en la garganta y un ruido extraño por las venas

y yo la miro
derribando mis glaciares
con el calor de sus fogatas

pero un día el amor,
ese que persigue tan solo mariposas blancas
se nos dormirá sobre la portada de un libro de poemas
aún por publicar, de konstanz elú

-riela 38-