los textos de aventuras


“QUÉ gloria,
qué majestad,
qué torpe reino”
Alberto Barrera Tyszka.

_______

como en un libro de relatos fantásticos,
ella me regala su patio de tomates y de paltas
y todo se abre y estalla en mis noches más blandas

así como al ciego azar de los átomos,
como la tenue llovizna sobre el césped,
como la astilla a la proximidad de la hoguera

pero todo, con ese entusiasmo calculado
y con el estruendo de las palabras distantes
que se aplauden a sí mismas

es ese regocijo, casi geométrico
que tienen los textos de aventuras

-riela 240-

Anuncios

buscándote en las aldeas


“BENDITA sea la blancura
de los lugares remotos…”
Damir Šodan.

_______

estuve buscándote en las aldeas
en más de tres mil quinientos años de guerras
entre los peligrosos bosques galos y celtas

después me fui a las bibliotecas
allí me extravié entre versos y letras
de antiguos y de nuevos poetas

ahora te busco entre palmeras
en la brisa perfumada sobre la oquedad de la tierra
en una playa, entre el cielo y el mar, de venezuela

-205 riada-

la mesa sin pan


 “MI espalda termina
donde comienza el vacío”
Sonia Manzano.

_______

entre tú y yo siempre, siempre habrá
un espacio cómodo para la ternura

aquí nada es nuevo, nada es viejo, nada está distante
aquí todo tiene tu edad y el color de tu hermosura

mi dulce ilusión, lanzada en misión de vuelo a gran altura
yo te veo, hasta en las sombras más discretas sobre la luna

en silencio, el amor camuflado fluye, para que el silencio
llegue a escuchar y celebrar, la risa y las pisadas tuyas

en secreto, labraré un mapa para describir estos momentos
y sobre tu piel, mi ruta fluvial favorita para los besos

amanece la mesa sin pan y sin escalas, va y viene el mar
te amo, como el pirata que vive pa’ recordar su mejor aventura

mi preciosa ceguera, te vas convirtiendo de punta a punta
en mi desparpajo clandestino, mi acantilado más ruidoso y estrecho

eres mi mujer bajo la lluvia, eres este aguacero bonito de versos
y de lunas, sobre mis noches más secas y oscuras…

-203 riada-

metáforas hechas flecos


“CUANDO sueñe con el sueño que se escribe eterno
sólo déjenme dormirlo
siempre”
Carolina Massola.

_______

confín es un surco eterno entre dos espejos
-me dices

ay amor,
el de las largas travesías
como aquellas de la cerradura

mi amor circuito
para las más densas de las alegrías

mi amor de siempre y jamás
de ocaso y alborada, en la locura

mi causal umbilical de la tierra-fuego

ya solo me quedan metáforas
hechas flecos, de lo que era mi lluvia-costumbre
para la terapia asmática que desde octubre
cubre los incendios que desde tus pies,
corren por las costuras de este mayo,
sin entender
lo pavoroso y tan desmemoriado pequeñito alcance
de estos versos, que ahora y aquí, por ti, yo habito

-201 riada-

no es ventisca


“AÚN aquí, aún en los comienzos del amor,
su mano al abandonar la cara
da una impresión de despedida”
Louise Glück.

_______

aprendí del silencio, la serenidad pa’ esperarla
como los ríos esperan a esas tormentas que apabullan
y que nunca en realidad, desembarcan desde la eternidad

como las vocales nuevas que huyen de los diccionarios
llega sonriendo, me dice que detesta la lentitud
de los asombros de la luna, sobre las miradas
sin síntomas de un mar

y ella no es ventisca, es poesía y sin embargo:
-¿dónde fueron a parar aquellos pájaros empapados de nostalgia
y donde el aguaverde de esas madrugadas conque sus ojos
manipulaban al alba?

-riela 198-

oración


“BENDITAS sean las muchachas
que usan rouge y rimmel
beben vino con altos oficiales
y por las noches
–espejos y medialuz–
abren las piernas con decencia,
como cuando duele”
Mariela Dreyfus.

_______

creo en tu sonrisa ondulada, alada, inestable

creo en la poesía, cuando su único mérito incipiente
es ser el transporte de las palabras hasta su féretro de mar

en el olvido, cuando se presenta vestido de enemigo implacable

creo en eso de despintar melancolías desde ansias amuralladas
y en vaciar mi cantimplora de amaneceres, para llenarla con tu sed

creo en tu olor a duraznos y en ese vuelo violento que tiene tu mirada

creo en la perfección, cuando te miro tendida sobre este mayo lluvioso
en tus pasos hacia mí, cuando eres el soplo que enciende y apaga mis abismos

creo en tus abrazos redondos y amarillos, en los giros de la luz perfumada
ante tu rostro que casi, casi te hace ser el milagro más distante
desde donde cuelgo, para contemplar yo, mi vida

-197 riada-

nada que comprar


“Mis hijos son cuatro
son mis puntos cardinales
ellos no saben dónde queda mi pueblo
el país de mi memoria
nunca han querido ir a pisar y oler la tierra
que sostuvo los quejidos de mi madre”
Alberto José Pérez.

_______

la soledad busca su oferta de labios
entre los anaqueles de la casa
y solo encuentra:

-la longitud de la ventana abierta
-sin un pájaro, una rama, un nido
-un sueño en desuso y una espina alerta
-aquellos viejos mástiles míos
-dos barajitas sueltas

hoy de nuevo no hay nada que comprar
sigamos…

-riela 196-