como lagartos


“REGRESO al mismo café.
Las horas lentas que pasaron en vano
atraviesan conmigo la puerta giratoria.
Y al fondo, entre las mesas,
una sonrisa tuya me mira como entonces.”
Amalia Iglesias.

_______

enamora esa flor azul
y el arañazo en la espalda
que me deja, junto a su falda sobre mi cama

violenta y terca navega
una caricia, desde un puerto de su cara
para atracar junto a la isla-lunar en su vientre

el silencio siempre
huye desde lo claroscuro de su mirada
para que su cuerpo finalmente cuelgue de mis palabras

la alegría, de repente revienta como un globo
y los minutos corren como lagartos
detrás de sus labios rojos

-riela 63-

un trapo mojado


“A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después.”
Joaquín Sabina.

_______

con la deuda de besos
en el bolsillo más izquierdo de tu blusa gris
llegas…

con tus pies menudos calzados de fecha importante
con el mes de agosto que apenas se marcha, en las manos

con ese bosquecito de palabras
que me quedaron fotografiadas desde la última navidad

me dices que soy un tonto
me sueltas el alma mientras aprietas mi mano
me guías, me encierras, me arrastras

me invitas un café, con leche, sin azúcar, con tu aliento
y ahora resulta que llueve, me sonríes como antes

pretendes colgarme de tu risa como a un trapo mojado

me gusta esa nueva maleta tuya, tan llenita de ausencias

te miro aparcada en aquella esquina de enero
donde te dejé la última vez

y así voy encontrando pedazos que perdiste en tu último vuelo

-te amo…
declaras y se inunda de nuevo la casa
con el color de tu mirada más larga

al fondo, sabina
-¿quién me ha robado el mes de abril,
cómo pudo sucederme a mi?

-18 riada-

si de verdad


“MIENTRAS el taxi se alejaba,
como un lento insecto de neón,
aún te oí decir que soñabas tu vida
como un eterno poema de amor.

Años más tarde, cuando ya solo
existes como un chiste débil
empañado en algún lugar de mis recuerdos,
estas líneas son mi único homenaje.”
Alberto Barrera Tyszka

_______

si de verdad
este amanecer, nunca tuviese un final

si cáncer y capricornio permanecen eternamente incompatibles
lanzarme sobre su blanca desnudez, sería terrible
sin esa alambrada risa suya, tan terca y mortal

y si de verdad, no hubiese ninguna verdad
entre nosotros, yo me conformaría con escribirle
estos blancos versos perfumados a deseo urbano y a mar

 

-riela 6-