sucumbir en palabras


“En la religión de los besos,
eres tú la que alborota
y al final lo desarmas todo”
Ángel Valles C.

______

por ti se escarchan todos los ruidos de la tierra
hasta sucumbir en palabras, ante el incendio de voces
que te nombran y te amontonan

me haré capaz del fuego y de la furia del agua
para llegar a ti, en las mil formas en que se muestran
los relámpagos

tocar ese lenguaje secreto que tiene tu espejo mágico
y mirarte sonreír

desvestida de esos colores que te robaste de una constelación
indescifrable; mirarte y entender qué es lo que te hace
mi cosecha de luz estridente tan domesticada
y tan salvaje

-ay, mi catira maria angelina… (decires de mi madre)
tú eres todo lo que a mí me falta y sobra
en los espléndidos extravíos
de mis calamidades…

cuando me miras
con esas dos cayenas rojas entre las manos

cuando la luna se queda quieta en los anaqueles
tropicales de esas, tus dos pupilas claras

-482 riada-

Anuncios

este cuento ha terminao


“DOS lombricitas
de edad temprana
cierta mañana
del mes de abril
solicitaron
en la pradera
al grillo, que era
jefe civil.

Al punto el grillo
con dos plumazos
ató los lazos
de aquel amor.
Las lombricitas
se apechugaron
y se mudaron
para una flor”
Aquiles Nazoa.

_______

sí… el mundo era como un lego
pero un gran lego de agua
-¿me entiende uté?
y no, no había zapatos ni naa
todo era barro pa’ los pies
‘tonces vino el primer pez
-¡pescado no chica linda!
-no interrumpa otra vez-
era un elegante pez
que aprendió de viejos milagros
a caminar erguido por lo extraño
pero empuñando duro con la fe
y soñaba cosas lindas, pero a la hechura
de unos brazos y unas manos
otro día llovió, con tanta ternura
que del aire floreció el primer mes
al que un dios muy bueno llamó: mayo
‘tonces por las noches, él miraba la luna
como un bobito, así asombrao
y no supo de estrellas sino despué
la vez que el corazón le sonaba raro
mirando a la eva, tan bonita y de pie
y así supo pues, que ‘taba namorao…

-shhh… mi niña ya duermeté
que este cuento ha terminao

-476 riada-

a la deriva


“LAS nubes con sus formas caprichosas
revolando impelidas por el viento,
me hicieron pensar por un momento
en la efímera vida de las cosas”
Froylán Turcios.

_______

tómame a la deriva
donde la curvatura del mar y el silencio, se evitan
mientras que lentamente, la medusa se hace pez

luego, devuélveme a la orilla
donde mi corazón de náufrago se hincha
como vela, para navegar torpemente hasta tu desnudez

-426 riada-

no importa…


“LE expliqué que el mundo es una sinfonía,
pero que Dios toca de oído”
Ernesto Sábato.

 

_______

 

ven
diminuta
y sin promesas

conviérteme en teatro,
refugio o en capullo -no importa…
pero estrena aquí y ahora todas tus tormentas

 

-377 riada-

vestida de palabras


“EN las escamas de un pez de hojalata
leí la llamada de nuevos labios.
Y usted
¿se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?”
Vladimir Mayakoski.

_______

vestida de palabras minuciosas
para dilapidar otra madrugada

con el brandy nocturno imprecisable
y el cigarrillo en la mano ciega

como el bocado perfecto
para amanecer en una boca insomne

con el botín de rilke a bordo
eres como la hoja de un cuchillo

te basta sonreirme para escarbar
en el silencio donde vivo, como pájaro en la fruta

déjame ser predicado, crepúsculo, gesto, partitura
musa desnuda, limpio pecado, suave llovizna, estación
mármol iluminado, postura de maniquí,
suspiro tuyo, misil… -me dices-

vaya precariedad la de tu oferta, mi dulce marinera
-te miro y sonríes de nuevo-

ahora, cuando el viento entre las hojas apenas llega
deletreando tu nombre de madera sobre mi cosecha inútil
de luz estridente y en el incienso,
ya ardido de la noche

-369 riada-

álbum de palabras


“EL cuerpo a cuerpo con un pensamiento afilado
la pena que interrogo cada día y no responde
la pena que no se aparta y cada noche me despierta
la pena sin tamaño y sin nombre
el alfiler y el párpado traspasado
el párpado del día mal vivido
la hora manchada la ternura escupida
la risa loca y la puta mentira
la soledad y el mundo”
Octavio Paz.

_______

encontré unos poemas que quizás nunca fueron escritos
con la piel rasgada por la escaramuza de versos
vaciados desde noches envejecidas

encontré una caja con ocho zapatos en ruinas
con huellas imprecisas de adioses y con el ruido escarchado
de unas hijas, como el de trenes que partían
con banderas de otras patrias

también un álbum de palabras
colgadas desde la punta más verde
de una pared casi azul y cuatro cigüeñas desconchadas
que miran lápices insepultos

pero… -¿dónde quedaron tantos crepúsculos incendiados
y las flores inciertas de las cuatro de una tarde
que tragaba sueños y bebía luz?

-¿dónde guardo tanto escombro?

-riela 368-

tu postal devuelta


“CUANDO el alma ya es carne,
cuando se vive desnudo,‭
todo el afuera es la propia hondura,
desde cada otro‭
se escucha el propio latido”
Hugo Mujica.

_______

un poco más allá de algunas voces…
-¿es demasiado pedir un pliegue tuyo
donde acampar y custodiar tu exacta multitud?

para someterme a tu púbica inquietud
me debo a los asombros de lo extrañamente menudo
de tu infinito costado, donde vigilan unas formas de núbil mujer

y acercándome a tu perfumada esplendidez, ya casi disuelta
hojeo la demora hasta copiarla pacientemente
sobre el clima victorioso y menos inédito
de tu cuerpo presuroso

mientras quedo ínfimo, callado, asfaltando con sueños
las confesadas ganas de saberme nuevamente
tu prolongado hastío, tu demorado gesto
tu postal devuelta

-367 riada-