a punta de palabras


“ESCUCHO el viento,
su nombre que viene desde la ruta del desierto cuando las caravanas
de menhires deslizaban sus almas blanquísimas y ya estabas, estábamos ahí.
Cuando todavía no teníamos designio de los ángeles ni rostro humano.”
Norma Etcheverry.

_______

a punta de palabras,
tú naciste de nuevo en otro mayo
cuando venías de regreso en versos y nadie te esperaba

inmóvil, a pesar de las tempestades
como la niña que perdió todos sus creyones,
aprendiste que huir bajo la lluvia, es como quedarse

-¿y quién sabe, cuántas dudas son necesarias
para llegar a tener la edad, donde los sueños vienen con cerrojos
y contenedores metálicos para las lágrimas?

-256 riada-

la alegría perfecta


“UN arquero
Para llegar a darle a un blanco
Sopesa la dirección del viento, la humedad local y el peso de su flecha
Tensa su arco, se direcciona hacia el objetivo, apunta, contiene la respiración y suelta su saeta”
Eduardo Buenaventura Díaz

_______

tensa ella, como un arco y su flecha
me gusta mirarla desnuda

lanzada como una piedra,
una simple ofrenda a la luna

así anda mi corazón gritando fechas
y palabritas de amor, que ya nadie escucha

escuchen cómo golpea cuando la nombran,
son locos números y tontas letras
que sin razón alguna,
son mi fortuna

desde que se convirtió en aroma,
la luz y el ruido, de mi alegría perfecta

-riela 171-

por la música country pop


“ELLA sería
de nuevo
simplemente maria:
uno de mis caramelos,
una palabra sin frenos
directo a un precipicio,
un atajo en el desierto
para uso exclusivo
de exquisitos camellos,
una hoja muy alta
y flaca
carente de punta,
total desmesura
bajo la luna plana,
otro dolor en el pecho,
un descolorido escalpelo…”
Ángel Valles C.

______

si no fuese por este temor calamitoso
de quedar cautivado, yo viviría en algún suburbio de su pezón
o en ese apartamento, perfectamente amoblado de su labio inferior
como un ilegal perdido, indeleble y desorientado
o quizás, solo me quedaría en la talla de su ropa interior
como un item altamente sofisticado

si no fuese por mi mano soñando escarbar en la risa de su púbica inquietud
si no fuese por sus fotografías sobre los estantes vacíos de mi cuarto
y por los ganchos de mi ropa, regados sin remedio para el desvelo

si no fuese por la música country pop de carrie underwood,
por los fósforos sangrantes en la mesa junto al papel y lápiz del vuelo
o por el peligro de dormir un día con su húmeda oquedad,
por su fluorescente caricia plana, como un mapa de oklahoma
y por los duraznos en su pecho de nimbo primordial

si no fuese por la ardiente lentitud ausente de su boca…

-riela 130-

luna corpórea


“ES que somos tan inquietos. Sin embargo, concluido el viaje
sentimos que en nosotros -ya no rehenes
de la esperanza- había nacido otro temple.”
Rafael Cadenas.

_______

me ofrece un pasaporte y la taquicardia sin ropa
de unos atardeceres, pero es en su boca
donde el mar, se me hace jueves

quiere venderme un calendario nuevo
y me da crédito para otra bandera, pero es en su cuello
donde dos lunares, suman y suman tormentas

me regala versos, nombres de plazas, osadías,
mangos y arena blanca, pero es en la palidez de sus piernas
donde yo quiero, luna corpórea, flaca

-riela 118-

el del ala rota


“DEBEN creerme
lo único que siempre quise fue pan y rosas
que la sangre de la flor estuviera quieta
para encontrar una palabra clara como un espejo”
Eva Bourke

_______

no es el hilo tendido
y tenso, a pasos de tus coordenadas…
es mi alfombra llena de despertares rodando desde los tejados

no es el pájaro en la rama
mujer, ni la pleamar lo que a mí me gusta…
es ese canto diminuto asomándose al resquicio, lo que rasga

no es la vorágine, ahora
que el verso es mariposa y la nostalgia trébol…
es que yo siempre soy el mismo ángel, el del ala rota

-105 riada-