ese verso que viaja


“HORA en que la luz baja
se inventa este momento
para recordarlo en un futuro irreal”
Griselda García.

_______

me gustan las miradas
que sin mediar ni medir distancias
seducen y capturan a esas dendritas de la nostalgia

ir más allá del pétalo dormido
donde el viento arrulla los niveles de ternura
de unas etiquetas moribundas grabadas en las espaldas del ruido

ser el náufrago eterno que en su contexto divisa
la distancia tangencial del tiempo, en el suave desplazar
de la arruga plana del verso, ese verso que viaja en el equipaje magnífico
de Dios…

-riela 435-

tu tiempo de mujer


“ERES el arco iris, un bote de oro, mi piedra preciosa, la sal y la pimienta, la miel y la risa. Eres la hija de este papá”
Burke y Gerlach.

_______

te desvelas
y lloras en silencio, sentadita en la mesa

la densidad de una lágrima cae sobre el frío papel
y tú la miras, casi que milagrosamente convertirse en letra
que pronto se estremece y rueda

y le sonríes al asombro de verla crecer y correr
hasta convertirse en parte de un simple poema

me pides otro café
y no me explico cómo no te das cuenta -en ese corto suspiro-
que el segundo de lo que llamamos vida, ya sobrevuela
tu tiempo de mujer

amanece y se enfrió tu café, intacto
también el beso en la zancadilla terca de tu frente…

te amo hija

-429 riada-

siempre al sur


“¿Y si ese corazón fuera la síntesis
de lo que quiero decir con estos versos
escrito por cualquiera, un poeta sólo
silbando un poema, como todos?”
Armando Rojas Guaardia.

_______

urgentemente
debo encontrar la brecha de un río
donde guardar los destrozos de tanto naufragio

siempre al sur
en las subastas del puerto donde embarcan los otoños
iré a pintarte estrellas blancas entre las sedas
que manipulan los acantilados

yo siempre fui un adiós
contemplándola entre las esferas. más allá de las trincheras
donde la lluvia me cantaba su nombre de escama
y de sal, en su singular idioma

-riela 428-

lo significante


-¿SERÁ la poesía un incendio, o un laberinto
entre los mares que yo guardo en la memoria?
Ángel Valles.

_______

tu corazón es el que habita
en las laderas de un grito desgarrador
que se dispersa como ríos de ansias trepidantes

y el tiempo que pinta de veces
los secretos de todo lo significante
abraza al verso con su pintura narrada de mil párpados

-riela 427-

un rolling al sior


“LO único que la falta a Omar Vizquel para parecerse a mí, es jugar con el número ’11′”
Luis Aparicio.

_______

rompe el sueño sobre la blanca redondez de la luna
y el pensamiento despierta unos ecos de luz
en la página abierta del diamante

es la música que tal presencia moldea y delata,
la trampa envuelta en la canción:
“take me out to the ball game”

y todo se agiganta
en las alas de un tiempo mágico

es la costumbre que acontece en mi mano enguantada
aquel gesto de pequeñas alegrías que dibuja la pelota que se va
sobre la baranda de la nomenclatura que define al béisbol

-como “un fly al picher”, pero sin las hendiduras del bullpen
-como “un rolling al sior”, pero sin las curvaturas del dogout

y me quedo con el temblor de las gradas
tan cerca del mango robado
sin un home plate
como ulises

-el de la odisea

-riela 425-

entre tunas y palmeras


“ALLÁ en la lejanía del océano, te espero
Donde puedas apagar tu fuego y no te intimides”
Mercedes Tinoco Obregón.

_______

a ráfagas aprendí de ella en los desguaces que el olvido enciende
dejé, atesoré y sostuve mi vida en las muecas nocturnas
de las blancas dendritas de este nunca jamás

forjé mis ojos a la luz y a la sombra
y amarré con silencios míos, el átomo a la molécula
que corrían despavoridos de la eternidad de unas promesas

fui más allá de donde rompen en temblores las galaxias
más allá del país de los insomnios donde cohabitan el verso y el agua
fui hasta donde se asomaba ella entre tunas y palmeras
y entre puertos nuevos y mareas

-riela 416-

el barrio de sus brazos


“ALGUNAS cosas se llevan en el sangre.

Alcanzaré tu marca
aunque me tome una vida”
Nessa O´Mahony.

_______

amo cada mes de septiembre
desde ese barrio de sus brazos

con ese confort de su risa descosida
y con todo su repertorio contagioso de veces

y así vivimos la poesía por dentro
bajo el paraguas que nos anexa anhelos de tantas lluvias

mientras ella, me sostiene los desequilibrios de quien vuela diferente
pero a la altura de la incandescencia mágica de toda esta textura
asmática y ya sin pliegues

tan mía,
que restalla siempre en cada estreno de los síntomas del pájaro
en la memoria…

-riela 412-