las canciones del viento


“LA llaga de tu memoria, amor, escurre en mi boca el texto
cómo no ha de sangrar entero este rasgado”
María Eugenia Brito.

_______

es ella, la que baila catetos
al ritmo suave de las hipotenusas del agua

ella, quien caligrafía sus flores pequeñas, sus hojas sin punta
a los otoños que heredé yo

es quien renuncia a su memoria extranjera
donde solía madurar sus frutas inaccesibles de ojos

quien deshiela las semillas sinoviales planas de su ADN
y las convierte en larvas, de esas que tributan las letras de este poema

ella traduce para mí las canciones del viento
me sonríe una noche de luna flaca y descarrila los gramos de mi locura

ella es quien rotula los mejores trinos del alba
siempre entre los coloridos ramajes de su blusa más ancha

llega y me araña las sombras del silencio que habito
y remite mis pasos hasta la dulce alambrada de unas palmeras

dice que me ama
justamente al instante en que mis ojos
tallan el milagro de su nombre en la mitad de una estrella

-riela 554-

Anuncios

mar adentro, mar adentro


“THRU a life of struggle
one man found his own freedom”
-dice un trailer- de la peli de Alejandro Amenabar
ganadora de un Oscar como mejor película extranjera: Mar adentro

_______

cuando dos mitades se pasean por el centro citadino del universo
un beso será siempre el encarte más subversivo

mar adentro, mar adentro

es gravitar de un hilo
y sin embargo, saberse vivo

como en las rielas, tú y yo amor mío
la síntesis del relámpago y del trueno

dos cuerpos, dos almas para siempre unidas
agua perfumada de la espera… ven y seamos juntos ramón sampedro

-553 riada-

particular alcurnia


ANTES del soplo natural
de la palabra, fue la luz
grafismo y vez
para la urgencia de metáforas”
Gilberto Castellanos.

_______

hay palabras que carecen de un puerto
de un cuello, de un tono estratégico y de ganas para volar

ahora escurre una estrofa íntima y ya desnuda
entre los escombros de viejos muros de palabras, me mira y se va

sucede es que la amé como a la arena del mar
tercamente atascado a su ombligo, sin códigos ni brújulas

pasa es que la tuve peninsular, y ella
me hizo alfombra navegada, con el solo pabilo de una mirada

y la miré, como se mira a los relámpagos
cuando ella era la lluvia y tiritaba frente a un espejo vectorial
como una hoja recién aprendida

después la supe instrumento musical,
cima en llamas que alumbraba mi arsenal de sombras,
locura banal cuando la noche no tenía las salpicaduras de su rostro

y al final, es esta particular alcurnia trepando los costados abismales
de tanto desasosiego, lo que hace ahora una simple parodia
de estos versos…

-riela 551-

volantines, petacas y cometas…


“VUELA, vuela barrilete
sube todo lo que puedas
que el hilo de mi carrete
si no subes, se me enreda…

hoy en mi verso se destaca
el sencillo homenaje que yo hago
a las cometas o petacas,
volantines o papagayos.

Los sueños de mi niñez
tenían tanta entereza
que volaban en un dos por tres
al igual que mi cometa”
Alejandro Díaz.

_______

cuando lo bueno y lo eterno
lo bajito y más pequeño
levanta el vuelo

-alto, muy alto hasta las estrellas desmedidas
-sin adioses dignos, sin promesas ni efímeras despedidas

es cuando me doy cuenta de la textura contenta
que tienen los volantines, petacas y cometas…

que desde las manos de unos niños, simplemente
se elevan elevan elevan elevan elevan y elevan

-riela 539-

estridencia de dos


“PERO su cruel belleza es implacable
bellísima;
no hay una fronda de reposo
para su hiriente luz
de estrella en permanente fuga
y desespera comprender
que aún la mutilación la haría más bella”
Eduardo Lizalde.

_______

evidentemente, hay estrellas sin cauces fijos
hay pequeños peces con estropeados indicios de mármol
y tantos ingrávidos encantos que sobrevuelan sus trazos de labios

como quien emerge de profundos augurios
yo respiro el pulso de su perfecta densidad de muñeca
como si ella fuese, un volcán a mi deriva

y ella, que casi nunca me mira
de pronto me escudriña y radicalmente pregunta:

-¿cómo así es que a mónica bellucci no le gustan las dietas
y mucho menos ir a los gimnasios, ah?

-¿y qué sé yo de la mineralogía altanera en perugia?
-pues nada, más allá del travertino chocolate sobre unos labios

y así siguen mis fósforos y astillas más allá que a la deriva
pero detrás de ella…

y siguen las anchas bandas de versos
extendidas como el fango al deseo

como unas manos, a esta estridencia de dos…

-riela 536-

guayunata


“LINDA guajirita yo te estoy queriendo
Y por tu cariño
Yo me estoy muriendo
Siempre me decís que soy majuraz
Y yo solo digo chinita anapiakay

Ay tapula pia makanaka taipunai
Guayunata linda ta chequem pia”
Rafael Rincón González.

_______

mi musa y garulla
mi baraka de siempre,
guayunata que me sostiene
los candelabros de la lluvia

ella es la maja del disparo alegre
mi guaricha de las mañanas,
chama siete tres nueve
la de las naranjas

andariega…
ella es la que llena
con sus lunares, las graderías del alba

frasquitera…
cuando ella navega
y suelta, sin saberlo; todas mis amarras

-riela 530-

la alcanzo, la alcanzo…


“FLAMEAR acre ya en sangre aciaga la jauría
al verter en espectro leve remo”
Jorge Lara.

_______

no siempre
me basta el tiempo de su desnudez
redonda y total, ardida y ya sofocada…

signos recurrentes
aquellos tramos transitables
de sus bosques y alamedas perfumadas

fotografío de su boca
los blandos días y largas noches
como si fuesen ríos transparentes que huyen

aún lejos
y sin embargo, ella siempre
es la que ensancha las orillas de mi memoria

para irrumpir
en el aire que transita los centímetros de su belleza
yo aprieto versos y desprevenida; la alcanzo, la alcanzo…

-riela 529-