pequeños miedos


“LA palabra trueno vuelve
a vibrar entre las hojas
como un volcán
como el océano
se estrella contra la frente de quien
sin pensarlo pero a sabiendas
vino a dejar sus pasos —
la huella de sus pasos
aquí
en esta orilla”
Teresa Arijón.

_______

mírame de nuevo
que tu mirada es perfecta y perdura en el tiempo
lo que la reparación de un beso

háblame luego
que tu voz senda mía, es el cauce tibio y seco
del total desguace de mis pensamientos

piénsame así, en silencio,
con ese estruendo hermoso de tus estrafalarios deseos
rodando los metros más permeables de mi cuerpo

ven, amándome en secreto
mientras me represas en sueños,
en aromas, en gestos y en pequeños miedos

-628 riada-

Anuncios

sutilmente irreversible


“TU pasas por la vida sin rozarla,
que no te toque el hierro del esclavo
que con cualquier limosna se alimenta”
Verónica Pedemonte.

_______

cuando te apartas, tú deshidratas mi alegría…
-me dices

tú, mi talismán de carne y huesos, mi caro y único amuleto
que balanceas las mareas grises del miedo
anudando pájaros de versos
a tus caderas

contigo, a mí me crecen fogatas adolescentes
con toda esa premura de los que muerden
la misma fruta

pero es en el perímetro de las metáforas, gitana
donde tú barajas lo sutilmente irreversible
y me ganas

con la magia de las palabras que vas sacando de los bolsillos
a precio de liquidación, me dejas lejos de lo que una vez
fui yo mismo

-622 riada-

si la mañana encalla


“A diferencia de ti, los demás viven sólo ese momento
y son la espuma indistinta”
Rodrigo Arriagada-Zubieta.

_______ 

si la mañana encalla
entre los arrecifes; no digas nada, no te asustes
solo mírame entre la magia del agua que conjugan los azules

me hablas y me trenzas unos ríos
cuando al amor mío, nada más consuela
sino remotas y venideras, esquivas y peligrosas las respuestas

izando pájaros con viejas cuerdas de luna
al mar se desnudan, fechas que llegan vestidas de promesas
y si yace abierta una duda, es tu risa la que anda suelta
marinera, entre el viento, el mar y la bruma

-578 riada-

poema delirante


“ERA
un
pájaro
cansado
y

estabas
casualmente
allí
de
pie
con
un
cuchillo

y una bolsa, vacía de alas”
Matilde Södergram.

_______

una tarde
la miré caminar entre escombros de lápices
tan efímeros de eternidades…

y entonces la hice poema delirante

juntos, como dos criminales triunfantes
estropeamos y escondimos la última edición
la más pequeña y huérfana de nuestro vuelo sin retorno

en plena huida
nos atraparon, indocumentados en la franja fronteriza
de una promesa que nunca hicimos

-riela 577-

sangrar en blanco y negro


“HAY quienes sólo utilizan las palabras para disfrazar sus pensamientos”
Voltaire.

_______

-finalmente abre la noche sus pétalos más íntimos

un poeta narra unos versos de amor
y son poemas de esos que suicidan a los amaneceres

sueña con amplias -non-toxic- lluvias sobre los humedales
ya convertidos en especie de alambres que mueven
las piernas de una mujer

sangra en blanco y negro mientras quema sus naves
en la tímida orilla de unos labios de esos
que enderezan las mareas

sonríe metáforas y sobre la brevedad de un suspiro
cosecha sus orfandades de versos hasta la sombra de ese árbol-mujer
que baila un twist al borde de un abismo

finalmente, subraya cien veces la palabra “amante”
que yace desnuda y plana sobre la borrachera de una hoja
mientras va olvidando las intermitencias
en las luces afiladas de la noche…

-riela 567-

incendios lejanos de voces


“YO quiero ser una palabra que viaja
lo que duran sus letras”
Giselle Caputo.

_______

-vicios sin zapatos
-estatuas mal escritas
-dolores carentes de un cielo
-calles que entorpecen olvidos
-metáforas en ofertas citadinas
-palabras en peligro de extinción
-voces con hambre renunciando a una moneda
-cigarrillos sentados, esperando un café en una plaza
-locuras casi efervescentes en busca de editoriales serias
-olvidos que ponen su música a la significancia de una herida

es la vida… asomada a sus ventanas protocolares
mirando sus parcelamientos de niña abandonada

y así andamos, amor mío
en contra de la luz que emana
desde la singularidad de cada nuevo día

y para no morir de intentos
tú y yo, nos aferramos a versos
de esos que nos regalan otros incendios lejanos de voces

-561 riada-

nada


“TODA la tarde estuvo mirándome desde no sé dónde
Toda la tarde
Y ahora que te veo caigo en cuenta
Venís a consolarme”
Ramón Palomares.

_______

hay ventiscas creadas por unos tunantes pájaros portátiles
y un resumen en cautiverio, entre gariteros ardores
tan ebrios de ocaso

es la música hecha grito plasmada al primer antojo
es el andariego errante que pasea sus envolturas de sueños
entre sombras insomnes, ya saturadas de polvo

furtivas, erráticas, temblorosas…
así de nada sirven las ganas, ni las formas, ni la sólida cordura

en nada ayuda esta incierta falta de penumbras
ni los presagios al vaivén de unos delirios complacientes

nada sostiene al cántaro vaciándose al borde del abismo
ya nada ampara el reproche del lápiz a la hoja medida y ya cortada

-riela 533-