a veces, ella


“EL amor en mí no se toca
se escribe”
Damsi Figueroa.

_______

para mirar sus fotografías
me visto de estropicios

apago las estrellas
que ya encuentro apagadas

imagino la textura de su ropa mojada
sobre la total indiferencia de:

-un diván menos cómodo para la ternura
-otro lunes en la agencia NCIS
-un desasosiego menos torpe, quizás
-un concierto breve de riadas
-cien veces la riela 522 para olvidarla de memoria
-mi libreta de verbos subjuntivos
-yo, en última persona
-a veces, ella

 

-riela 589-

Anuncios

eterna caracola


“SIN saber qué hay más allá de los países y los mares,
sin saber que hay diferencia entre un día y un año,
mas que en realidad no hay diferencia alguna”
Jüri Talvet.

_______

mi guayunata de versos, serenata al oído
mi guitarra sin cuerdas y mi eterna caracola

hoy traigo conmigo la canción de los mástiles
y pongo en tus manos el cadáver de la mariposa que sedujo a la flor

y la dejó sin aroma, sin alma, sin domingo en sus pétalos
pero que adornó con alas, sus tres madrugadas

-543 riada-

la alcanzo, la alcanzo…


“FLAMEAR acre ya en sangre aciaga la jauría
al verter en espectro leve remo”
Jorge Lara.

_______

no siempre
me basta el tiempo de su desnudez
redonda y total, ardida y ya sofocada…

signos recurrentes
aquellos tramos transitables
de sus bosques y alamedas perfumadas

fotografío de su boca
los blandos días y largas noches
como si fuesen ríos transparentes que huyen

aún lejos
y sin embargo, ella siempre
es la que ensancha las orillas de mi memoria

para irrumpir
en el aire que transita los centímetros de su belleza
yo aprieto versos y desprevenida; la alcanzo, la alcanzo…

-riela 529-

ebrio de permaneceres


“BEAUTY is truth, truth beauty, that is all
Ye know on earth, and all ye need to know”
John Keats.

_______

absurdo permanecer de la piedra
que por no querer rodar, nunca llega
a esas regiones, las más áridas del olvido

y sin embargo, atrapa la mirada del pájaro
que le canta desde la rama dúctil
aquel distante poema: “ebrio de permaneceres”

aunque nunca obtenga, el enigma de una respuesta

-riela 497-

la pérfida lluvia


“A mediodía
el corazón blanco del mundo
para
y no sabe hacia dónde girar”
Julius Keleras.

_______

ah la pérfida lluvia, al viento trémulo
hasta tocar la brava curvatura que fabrica a las elipses

aquí nada se parece a ella: inversa, llovida, ilimitada
nada es como este amor: relámpago y astillas,
puerto y vocablo yerto

ah corazón que late como mango maduro recién mordido
por el inmenso grito de la esperanza

nada es como la ternura de sus ojos
a las palabras humedecidas

nada es como el descuido y la bruma
para emboscar al sueño de un beso suyo

ah hermosura la de su voz cóncava
como lejana vela henchida

nada es como esta distancia: infraganti, larga, extraña

nada se parece a estos versos:
locos por llegar a la última hoguera
con todos sus banderines, ya desplegados…

-riela 458-

te iré lloviendo


“TE ruego, vida, cuando me necesites,
asesina a los antiquísimos fantasmas
y déjame pasar”
Christian Zurieta.

_______

más allá de la fina arena
me gusta desconchar aquellos versos
con que hice sílabas de tu pie izquierdo

cuando quemaba la lluvia en su viaje inverso
y eras como el mármol sobre las trincheras del frío
el pájaro extraño que quebraba el hierro, en manso alivio

yo te iré lloviendo hasta el margen derecho de la hoja
donde escribo; así como el viento va empujando las horas
al rincón, donde ni siquiera soplan los silencios

perdóname esta forma de escribirte, más de setecientas veces
y ahora termino, cierro el suspiro y lo doblo despacito,
apago la luz de este instante
para que gane el olvido

-457 riada-

tardan las galaxias


“UN poema
como una gran batalla
me arroja en esta arena
sin más enemigo que yo”
Blanca Varela.

_______

vengo a mirarla en versos
cuando dudan en llegar las horas
hasta el extremo de las medianías en los relojes

ella sabe que aquí tardan las galaxias
que merodean las formas sueltas de su pelo en mi almohada
mientras el viento dicta la dádiva de su nombre en límpidas caligrafías

amor, amor, amor de tan largas travesías,
la de los besos diminutos que desarman mares, en solo minutos

la de la extraña alegría, y la que despierta secretamente
a los albedríos de la luna con esa textura de río que tiene su mirada

-riela 446-