Archivo de la etiqueta: Carrie Underwood

372 riada


“OTRAS veces
me desencorvo con olvido
pierdo el pasado y soy la nómada”
Amelia Biagioni.

_______

para que mires y mires
el vuelo mágico de unas estrellas
yo te presto mi antorcha de letras

y desde el piso de cualquier riela
sube y sube hasta la altura esquelética
donde la abeja libera a la flor

que para acceder yo al mismo vuelo
me basta con tu mirada
lactante de incertidumbres

y es que cojeando entre las hojarascas
a veces silba, a veces canta
tu dulce aroma a todavía

-372 riada-

339 riada


“A tus olas vuelvo inevitablemente,
a tus amadas hojas líquidas
coronadas de magnolias
que se destrozan en instantes”
Carmen Matute.

_______

tú eres aquella sombra mediana que cruza
diariamente la hojarasca

esperando escuchar tu nombre
desde unos labios que ansías

mirando el ir y el devenir
de lo eternamente cotidiano, sin notar
los anhelos que te miran a través de una ventana

-339 riada-

riela 328


“VIENDO, viendo solamente las hojas
Volar, sumergirse y expirar”
Allen Tate.

_______

el mejor resumen
del quehacer de toda piedra
es el barro

la brevedad de mis crónicas
la encontrarán desplegada en su nombre
de marinera

ciencia ficción, quizás
la aventura del ángel aquel
con su ala rota

sobre su pecho
escondite
silencio
latitud
pupila
mar

dendritas de cromo
que emergen hasta encontrarse,
ella y yo

-¡vaya densidad la de un suspiro!
otra vez
y otra
y…

-riela 328-

299 riada


LA historia de mi vida no alcanza ni a salir de Chicago.
Aún no me ha pasado nada.
Por eso voy a Nueva York.”
Meg Ryan/Sally Albright

 

_______

late night and thru the tv screen
life goes on finding the right path somehow

an intent of black and white motion picture
and meg ryan is on her mood again

-how come girl in love, that you
with such a tiny heart
and fewest strings, can pull that hard?

-299 riada-

237 riada


“A través del espacio
el cuerpo de la idea se posa como una sombra”
David G. Barreto.

 

_______

al barco solo
mañana el mar y el oleaje a mis ojos
desde tu bandada de pañuelos para después navegar

qué más vela
que tus amarantos rojos y tus besos
con sus alambres rotos, a los cuatro vientos ya

déjame ser
la terca navegación del labio
sobre tu cuerpo-rama de las acacias, que sueño alcanzar

permíteme estar en la ráfaga
en la ondulación matemática, en la fragancia negada
en el ansia trasnochada y que seas tú, mi puerto al despertar

-237 riada-

riela 160


“A esa, a la que yo quiero,
no es a la que se da rindiéndose,
a la que se entrega cayendo,
de fatiga, de peso muerto,
como el agua por ley de lluvia.
hacia abajo, presa segura
de la tumba vaga del suelo”
Pedro Salinas.

_______

para que el verso suspire
doy otra vuelta a la noche
mientras sobrevuelo su espalda

y sigo siendo el mago de las torpezas
sobre las piruetas de su sonrisa

y si miro en los temblores
del agua, es como el despertar
de sus pezones al alba

y si de pronto
su mirada cruza certezas
yo me convierto en el puente magnífico
al tráfico entre las cornisas

-riela 160-

riela 130


“ELLA sería
de nuevo
simplemente maria:
uno de mis caramelos,
una palabra sin frenos
directo a un precipicio,
un atajo en el desierto
para uso exclusivo
de exquisitos camellos,
una hoja muy alta
y flaca
carente de punta,
total desmesura
bajo la luna plana,
otro dolor en el pecho,
un descolorido escalpelo…”
Ángel Valles C.

______

si no fuese por tanto temor calamitoso
de quedar cautivado, yo viviría en algún suburbio de su pezón
o en ese apartamento, perfectamente amoblado de su labio inferior
como un ilegal perdido, indeleble y desorientado…
yo me quedaría en la talla de su ropa interior
como un item altamente sofisticado

si no fuese por mi mano que sueña escarbar en la risa de su púbica inquietud
si no fuese por sus fotografías sobre los estantes vacíos de mi cuarto
y por los ganchos de mi ropa, regados sin remedio para el desvelo

si no fuese por la música country pop de carrie underwood

por los fósforos sangrantes sobre la mesa junto al papel y lápiz del vuelo
o por el peligro de tener que dormir un día en su húmeda oquedad

si no fuese por su fluorescente caricia plana, como el mapa de oklahoma
y por los duraznos pequeños en su pecho de nimbo primordial

si no fuese por la ardiente lentitud ausente de su boca…

-riela 130-