647 riada


“SOLO somos palabras que dotamos de sentido y a ellas nos enlazamos”
Rosa María Estremera.

_______

pa’ escribirte unas rielas a vos
no hace falta pintar un hermoso cuadro
ni una casa, una ciudad, tampoco a un país lejano

me basta con calcular tu entropía estrafalaria
ordenar esta cosecha de palabras que amenaza a las metáforas
y mirar como vuelan dos turpiales sin compás musical, ni bitácoras

-647 riada-

Anuncios

riela 630


“mi corazón
para que en él escarbes
busques tesoros
entierres muertos…”
Sabeli Ceballos Franco.

_______

celosías temblorosas
que se revelan de ese montón
de recovecos que exhiben sus ojos claros

se asoman
acomodando la catedral de su cuerpo
tan deletreado, en la humedad de una catarsis

y distorsionan distancias
al vaivén de unos desvelos, que como veleros
navegan dentro de la latitud de una misma botella

-riela 630-

621 riada


“DÉJAME de tu nombre la inquietud,
guardada en el temblor de tu insistencia.
Que mañana la encuentre,
cuando el sueño
haya borrado este desasimiento,
y amanezca yo en ti,
ya luz y llama”
Elena Martín Vivaldi.

_______

son otros los arcos al azar de tantas flechas,
tú y yo, el blanco más allá de unas laderas eslovenas,
somos como dos banderas ancestrales llameantes de ausencias

laderas ancestrales, ausencias -siluetas endurecidas y a la deriva-

apartar las cortinas imaginando romper el mar
y aquel incendio desmedido de ojos, hasta la traducción del ocaso
escrito al borde de una página, para que huyan juntos, peces y pájaros

página de peces, de pájaros -cosas que no aprendimos a trazar todavía-

a punto de ser agua, mi desmesura de labios flacos
camina tu suerte de avenidas con esos desaires de oficio
y la mueca frágil, de pronto, se te cae al piso, sin contrapesos de tinta

labios flacos, sin contrapesos de tinta -así gravitas y te me haces poesía-

-621 riada-

615 riada


“TE cambio esta isla
por una caja de fósforos
y cuatro velas
para prenderla
por los rincones”
Cindi Jiménez-Vera.

_______

pensativa te acercas y me dices:
-mentiroso, ese tal río sibaragua, ¡no existe!

pasa amor mío…
que ante una sonrisa tuya, cualquier cosa es invisible

amigos, simplemente me informan
que no hay espacio, tiempo ni formas
de contar los lunares que a ti te alfombran
la piel de tus piernas, tan flacas
que nadie sino yo,
puedo entender

pero es que nadie más entiende, frasquitera
que tú eres la de esas traducciones rotas y fallidas
que yo me hago desde el lado cóncavo de la cama

cuando llegas y me cuentas de antiguas y deshabitadas cartas de amor
que desde un costado de algún barco pirata caribeño, seguramente
una princesa cautiva dejó caer al mar una soleada mañana,
pero olvidando su endocrina botella descafeinada…
¡que vaina!

mientras yo, simplemente hojeaba balcánicas lunas amarillas
por las plazas de zagreb

-615 riada-

601 riada


“DÓNDE, amor, encontrará esta playa
barco, naufrago y puerto?
Aída Elena Párraga.

_______

¿cómo se miden distancias y cómo se definen las fronteras
más allá de las palabras?
-no sé…

déjame atrapar para ti ese turpial alegre e inadvertido
entre las ramas que canta y canta a las enramadas
en los tonos del amarillo

ya tú sabes amor mío
que aquí y allá, entre dos palos de agua
tu nombre es el que sostiene la tersura que me contenta

mientras
sobre un piano, no muy lejano de muchas teclas
son tus manos los despeñaderos por donde el viento sueña

-601 riada-

585 riada


“TE quiero, me decías y en mis hombros
venías a morirte de silencio”
Delfina Acosta.

_______

 

hoy quiero que demores los semáforos

que lluevas y me envuelvas de atardeceres fríos
y que luego envejezcas, orbitando barajitas de béisbol en mis olvidos

hoy quiero de ti, esa boca de página en blanco
que manches con tu café al recinto de mis silencios
y que bailes de nuevo, conmigo, este twist de minúsculas inusitadas

hoy te quiero descalza, resbalando sobre puntos suspensivos
pero también te quiero exacta, desnuda, fiera, solitaria
como en un poema de cortázar

-585 riada-

583 riada


“SIEMPRE es mejor caer al mar,
irse en el agua que devuelve,
catapultarse mineral en las corrientes
y regresar paisaje que se cumple”
Ricardo Venegas.

_______

-mares que flotan en las alas migratorias de unas mariposas
-la tarántula que ioniza a la lluvia y la convierte en caricia
-el gato que protagoniza la danza de la luna sobre las cornisas

es el baile de las contradicciones zodiacales,
de unos labios que trepan antiguas enredaderas celtas

tú y yo, en la espesura de unos párpados
fotografiados, solubles e insomnes
sobre la ternura amenazante
de dos amaneceres

-583 riada-