te iré lloviendo


“TE ruego, vida, cuando me necesites,
asesina a los antiquísimos fantasmas
y déjame pasar”
Christian Zurieta.

_______

más allá de la fina arena
me gusta desconchar aquellos versos
con que hice sílabas de tu pie izquierdo

cuando quemaba la lluvia en su viaje inverso
y eras como el mármol sobre las trincheras del frío
el pájaro extraño que quebraba el hierro, en manso alivio

yo te iré lloviendo hasta el margen derecho de la hoja
donde escribo; así como el viento va empujando las horas
al rincón, donde ni siquiera soplan los silencios

perdóname esta forma de escribirte, más de setecientas veces
y ahora termino, cierro el suspiro y lo doblo despacito,
apago la luz de este instante
para que gane el olvido

-457 riada-

Anuncios

al barco solo


“A través del espacio
el cuerpo de la idea se posa como una sombra”
David G. Barreto.

 

_______

al barco solo
mañana el mar y el oleaje a mis ojos
desde tu bandada de pañuelos, para después navegar

qué más vela
que tus amarantos rojos y tus besos
con sus alambres rotos, a los cuatro vientos ya

déjame ser
la terca navegación del labio
sobre tu cuerpo-rama de las acacias, que sueño alcanzar

permíteme estar en la ráfaga,
en la ondulación matemática, en la fragancia negada
en el ansia trasnochada y que seas tú, mi puerto al despertar

-237 riada-

la alegría perfecta


“UN arquero
Para llegar a darle a un blanco
Sopesa la dirección del viento, la humedad local y el peso de su flecha
Tensa su arco, se direcciona hacia el objetivo, apunta, contiene la respiración y suelta su saeta”
Eduardo Buenaventura Díaz.

_______

tensa ella, como un arco y su flecha
me gusta mirarla desnuda

lanzada como una piedra,
una simple ofrenda a la luna

así anda mi corazón gritando fechas
y palabritas de amor, que ya nadie escucha

escuchen cómo golpea cuando la nombran,
son locos números y tontas letras
que sin razón alguna,
son mi fortuna

desde que se convirtió en aroma,
la luz y el ruido, de mi alegría perfecta

-riela 171-

como lagartos


“REGRESO al mismo café.
Las horas lentas que pasaron en vano
atraviesan conmigo la puerta giratoria.
Y al fondo, entre las mesas,
una sonrisa tuya me mira como entonces”
Amalia Iglesias.

_______

enamora esa flor azul
y el arañazo en la espalda
que me deja, junto a su falda sobre mi cama

violenta y terca navega
una caricia, desde un puerto de su cara
para atracar junto a la isla-lunar en su vientre

el silencio siempre
huye desde lo claroscuro de su mirada
para que su cuerpo finalmente cuelgue de mis palabras

la alegría, de repente revienta como un globo
y los minutos corren como lagartos
detrás de sus labios rojos

-riela 63-