más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”.
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-

el gran gatsby


“ELLA sonrió, con una conmovedora sonrisa infantil que era como toda la juventud perdida del mundo”.
Francis Scott Fitzgerald.

_______

un día, el amor despertará
de una de esas frases famosas de francis scott fitzgerald
sobre una cama en un hotel setecientas treinta y nueve estrellas

seguramente, estás pensando en la luminosidad de “las vegas”
y en aquella penúltima y tragicómica conferencia
donde demostraste que la hojilla transparente
que llevas guardada en tu billetera,
crecía siglos mientras desgarraba
las sangrantes claves secretas
de tu suerte y cuentas
bancarias…

entonces, eras simplemente
el gran gatsby

-229 riada-

doscientas veintidós palmeras


“VENGAN
quiero ponerlos
sobre las puntas
de mis dedos calientes
mariposa de invierno”.
Hilde Domin.

 

_______

meine liebe,
véngase pronto
pa’ este brocal lacustre

y pa’ la sombra
de las doscientas veintidós palmeras
que la urgen

sabe,
la luna aquí se deshoja,
las charcas sabotean de agua a las margaritas,
las pupilas abren y cierran como relámpagos repentinos

y la boca mía muere por el estallido de un beso suyo
en este cauce y a la hora que constela el alba
pa’ conspirar contigo

-222 riada-

el dieciséis de neruda



“EN la red de mi música estás presa, amor mío,
y mis redes de música son anchas como el cielo”.
Pablo Neruda.

_______

recuerdo el dieciséis de neruda
y aquella tarde en que las golondrinas
parecían poseedoras de motores nuevos y muy potentes

aún hoy mantengo en esos versos
el asombro y la sonoridad de su sonrisa escrita
sobre la palidez del universo

recuerdo era viernes
en el tumulto de las esferas y las moléculas del mundo

y yo, engranando la perfección
en la fina apariencia bajo la poca luz
sobre otro poema, el de sus ojos verdes…

mientras ella arañaba vértices con su rapsodia de besos
yo quemaba en mi hoguera, aquel montón de secretos

y al final, ella cubrió con sus finos alambres
el cuerpo del vuelo, que todavía pervive

 

-riela 217-

ojos


“EL tiempo es un animal cansado.
Un viejo truco de Dios
para creerse inmortal.”
Leonardo Padrón

_______

se pasean
como lagartos
sobre los muebles
las paredes
los cuadros
los colchones
pero sin tocar la hoja suelta
infectada de silencio
que ondula sobre el piso

ni una mancha en tv
sobre la muerte de los helechos
tampoco, una especial mención en el periódico de hoy

como trofeos
los alzan y luego olvidan

garganta arriba como los cometas
que segregan los tonos del gris, a todo pulmón

ojos

 

-riela 211-

¿qué pensarían los gatos del cielo?


“POR culpa de los números
se me cayó la casa de la suerte
y hasta el amor más firme
se fue por la tangente”.
Violeta Luna.

_______

fue una soleada mañana maracaibera
y no en una noche de luna llena
en que yo, me enamoré de ti

fue por eso, que al principio
yo me negaba a que tú existieras

luego, temí que huyeras
al descubrir, aquellas empalizadas mías en ruinas

aquel montón de escombros, que quizás para tu asombro
te confieso ahora, me rodeaban a mí

ay amor,
-¿què pensarían tus siete gatos
y mis tres perros del cielo?

cuando llegaste tú,
transitada de suaves silencios
y te posaste entera, sobre mi cuerpo
y en poco menos que un asalto,
cortaste todas mis salidas
y consumías,
sin que mediara,
una sola palabra

en tu entrega
me rasgabas toda el alma
en un delirio de besos caídos
sobre tu puerto de lentos erizos
y en la dicha que desde tu boca
desembarcó como mi destino

-199 riada-

poesía transitada


“QUÉ duele -preguntas- qué me duele
mientras borras mi adiós de tu bandeja”
Marina Centeno.

_______

la mirada sigue la órbita de unas horas sorteadas
pero, la entrega nocturna yace confinada

los anhelos ambulantes sin su aviso:
“carga pesada”

seguramente olvidado en algún hombrillo

pensamiento que deriva en versos
-de esos, que nunca escribo-
se hace poesía transitada

se viste de gotas de rocío
y aparca en forma de manto húmedo
sobre cada letra de su cuerpo

-riela 182-