wayunkerra


“SOMOS perpetuos y felices viajeros
a la luz del sol y de la luna.
Después que Juya fecundó abrojos sobre la tierra
Ma’leiwa tapizó el suelo materno con flores amarillas
entonces surgieron las personas de modo colectivo:
¡Wullianaa! Aparecen los felinos
¡Ja’yaliyuu! Aparecen los caninos…
Ya pasamos el camino de los wayuu muertos.”
José Ángel Fernández Silva Wuliana.

_______

acaricias la caricatura del presagio
y me olvido de mi viejo cuaderno
pero no de las hojas
de tu calendario

miras el horizonte entre la sal y la greda
y tu mano entonces es la que me guía
sobre la redondez de las esferas

me elevo y te elevas
ya sin rituales wayunkerra

-“arista pura pía aracatam punay”
y rodamos como ciudades sin peldaños

ícaro entonces
es quien sobrevuela la espesura del fuego
cerca de donde yacen desnudos mis tobillos
a dos lunares de tus caderas desenvainadas

-548 riada-

Anuncios

duelen los pies


“AMO el béisbol, pero mi plenitud eventualmente se terminará y mi corazón, lentamente, se romperá. El béisbol se ha mantenido notablemente impermeable a la modernidad, pero es, como cualquier industria moderna, altamente alienable. Acudo a la poesía porque es menos susceptible a la circunstancia. No me conmuevo especialmente cuando un poeta habla de béisbol; no me interesa especialmente que un mundo se encariñe con el otro. Ahora mismo los necesito separados”
Fernando Pérez.

_______

regresando de su quincuagésima plegaria
duelen los pies, y aún no ocurren para nada
los dulce síntomas al alma, de lourdes vargas

unos niños juegan béisbol
en el callejón de los sueños, a contrarreloj
miguel grita: -¡qué frágiles esas costuras tricolor!
y sí, todas flojas en la vieja pelota marrón
pero al vuelo mágico del jonrón,
de cara siempre al sol;
es como una extraña ilusión
la de miguelito cabrera, desde el portón

-¡y miren a la valentina valles!
tan atenta caminando por las calles
luciendo su mejor cartera
recorriendo las vidrieras,
elegante y perfumada
con su falda plisadita, nueva
y la blusa bien planchada;
altiva, labial y altanera
seguro que anda enamorada….

-riela 487-

ventisca de sílabas y frases


“UNA tiene el deber de ser bella
porque entre otras cosas para eso está UNA
y para comprar lo que nos vendan
y para sufrir por la muchacha de la telenovela
que es tan desgraciada (la muchacha y la telenovela)
y para llorar de felicidad porque a la final
el sapo se convierte en magnate y se casa con
ELLA”
Lydda Franco Farías.

_______

hoy de mí apenas te diré:

ando sin dirección postal
y sin centímetros en las comisuras

sin paz en los relojes de esta gran subasta de tiempo
donde ya a salvo, siento que tú desembarcas
cada media luna

ando pronunciándote, a versos
por esas escaleras de proporciones inconmensurables
tan llenas de adjetivos
ajenos

de repente,
una ventisca de sílabas y frases
empuja hasta mi orilla de náufrago, el devenir
de tus ojos claros, en la dimensión fractal
de un segundo

-448 riada-

la música…


“ES como cuando una película acaba,
los nombres pasan desapercibidos,
la música de cierre termina extraviándose
en el sonido de los asientos
que se tornan vacíos”
Mario Morquencho León.

_______

la música se me hace agua redonda
bajo la vértebra húmeda de un beso suyo

el temblor distante de una estrella pequeñita
es el ala del ángel donde un dios escribió su nombre

y que después se hizo poema, sobre las limaduras
de los naufragios que perfuman la noche

-riela 438-

entre tunas y palmeras


“ALLÁ en la lejanía del océano, te espero
Donde puedas apagar tu fuego y no te intimides”
Mercedes Tinoco Obregón.

_______

a ráfagas aprendí de ella en los desguaces que el olvido enciende
dejé, atesoré y sostuve mi vida en las muecas nocturnas
de las blancas dendritas de este nunca jamás

forjé mis ojos a la luz y a la sombra
y amarré con silencios míos, el átomo a la molécula
que corrían despavoridos de la eternidad de unas promesas

fui más allá de donde rompen en temblores las galaxias
más allá del país de los insomnios donde cohabitan el verso y el agua
fui hasta donde se asomaba ella entre tunas y palmeras
y entre puertos nuevos y mareas

-riela 416-

con la ropa manchada


 “ERA strike” ya molesto el catcher jura.
“Pues no” dice el severo juez de negro “es bola,
que a mi, hic, no se me escapa ni una sola
y lo que digo, hic… lo digo a la segura.

En la grada repleta algarabía pura:
Risas, gritos y música; más sin perder la bola,
mientras otros despistados hacen cola
por conseguir un autógrafo de altura”
Lenin Guevara.

_______

en ti
como el niño que juega a atrapar pelotas feroces
mientras haces esos gestos que te parecen hermosos con trayectoria
de outfielder

en ti
a la deriva, para defender las esquinas de goma de las odiseas de ulises
con la fantástica vista aérea del diamante perfecto
desde tu eterno home plate

en ti
con el deseo de la ropa manchada y rodado por la grama
y con el último out en el bolsillo izquierdo de tu noveno inning

-374 riada-

entre hilitos de niebla


“CÁLIDAS impalpables del verano que zumba carnicero. Ni rosas
ni arcángeles: muchachas del país, adivinas
del hombre, y algo más que el calor centelleante,
algo más, algo más que estas ramas flexibles
que saben lo que saben como sabe la tierra”
Gonzalo Rojas.

_______

mientras la luz dibujaba sus laberintos
entre la espesura de la lluvia

yo te miraba desde lo claroscuro de unas palmeras distantes
y la tímida ebriedad que mantienen las siemprevivas

te miraba…
buscándome entre los abismos
donde se extraviaron los últimos soles

y desde donde aún flotan, pequeñas lunas de versos
que permanecen inconquistables

ya en la víspera de todo olvido
quiero asomarme al lujo del brillo de tu mirada

como el último de los privilegiados mortales
me adhiero duro, a la aventura de los albatros
entre el trópico de capricornio y ese lienzo infinito
donde juegas a hacer tus fogatas entre hilitos de niebla

-373 riada-