Archivo de la etiqueta: después de la tormenta

riela 427


-¿SERÁ la poesía un incendio, o un laberinto
entre los desmanes que yo guardo en la memoria?
Ángel Valles C.

_______

mi corazón es el que habita
en las laderas de ese grito desgarrador
que se dispersa como ríos de ansias trepidantes

el tiempo quien pinta
de secretos a todo lo significante
y abraza al verso con su partitura narrada sobre mil párpados

-riela 427-

391 riada


“ME pregunto si las estrellas se iluminan
con el fin de que algún día,
cada uno pueda encontrar la suya”
Antoine de Saint-Exupéry.

_______

olvidé imaginarte:

-enhebrando estrellas
-destejiendo noches

-palpitando como la lluvia
entre las costuras cognitivas del recuerdo

-esperando de pie frente a un mar
con tu eternidad foránea

-391 riada-

 

318 riada


“YO soy la cima del glaciar que resplandece más sobre aquel bosque,
y las voces de bronce que recibes desde las torres de las catedrales.
El recuerdo que de repente te asalta a mitad del día
y te llena de un extraño bienestar
Rolf Jacobsen.

_______

deseos
que parecen pececillos que azulean la llama caída

-shhh… que la lluvia no tiene memoria

pero sí el enigma
de esas fotografías donde tu alegría lleva bucles
de caléndulas

-318 riada-

 

291 riada


“¿CUÁL es la luz entre nosotros, ahora,
cuando tantas luces revelan el mundo?”
Valeria Cervero.

_______

hace frío en tu acento distante del sur

y este poema de aspecto extranjero
se levanta como una bandera sin gloria, pena ni miedo

más allá de unos ladridos de perros, también distantes
se ensancha en letras como un río que ya no es mío
pero resume el desvarío del sueño donde cruje mi única hoguera

vos

-291 riada-

 

riela 157


  “Tu ausencia me rodea
Como la cuerda a la garganta,
El mar al que se hunde”
Jorge Luis Borges.

_______

siempre encontraré un lugar
dónde sostener los labios flacos de esa luna

dónde colgar mis panfletos de ojos, como costillares
para mirar descansar las suplicantes hebras del mar

siempre tendré una sombra-alambre de palmeras
donde se detengan a bostezar las caracolas

y donde un verso calibre siete tres nueve
comience su camino a la memoria

-riela 157-