Archivo de la etiqueta: Diana Morán

594 riada


“CUANDO tú me enseñas que dos y dos son algo,
yo aprendo y los cuadro”
Salvador Pliego.

_______

pregúntale a las piedras
si acaso la poesía, no es la calma después de la tormenta

luego, pregúntale a tus piernas
quién si no yo, conoce el mapa de tus desvaríos

para festejar tus ojos en los míos
me basta esta magia humeante de miradas simples

-es que en lo + plano de mis gavetas
yacen tendidos los mil añicos de tu olvido– bromeas, sonríes y dices

y de tu boca pequeña, de pronto
vuelan palabras hasta lo infinitamente imposible

-594 riada-

riela 549


“CÓMO no habré de recordarte ahora,
de nuevo ayer y el día no llegado
si tengo más recuerdos que pasado
de amor que, a solas, en morir demora”
Hesnor Rivera.

_______

sucede el agua y llega
como sucede ella
…a tientas

la tinta ya disuelta
sobre un continente de letras
a tientas

y la fórmula secreta
de sus cántaros de labios, se decreta
a tientas…

-riela 549-

riela 513


“ESPERO al poema atisbando su llegada
en el ápice mismo donde cruje
y levanta las alas”
Armando Rojas Guardia.

_______

como quien persigue unos granos de polvo
que al final, es lo que nos asedia

vamos como cicatrices
simulando ser jinetes redondos
sobre las formas planas del tiempo

y cuando ya ni siquiera ese breve colapso
nos sirva

otros proclamarán la eternidad de la poesía

solo el destiempo, será lo que la mano empuñe

esas coincidencias de glaciares eternos, al instante

evento único y accidental en que la palabra se eleva
desde la boca de un extraño ser que merodea
la vida, con sus ojos descalzos

…todo poeta

-riela 513-

481 riada


“¿PARA qué decir
que el invierno ha sido largo
cuando es dolor lo que digo?
Tua Forsström.

_______

cuando sientas tu cuerpo sumergirse
en la esplendidez
de la noche

y ya no tengas preguntas
sino un entorno silencioso
que llegue completando tu desnudez

-recuerda que soy + que un montón de frases
entre paredes lejanas

-que la poesía no es tiempo presente
nunca

pero más allá de las arterias
detrás de los abismos

después de un suspiro soñoliento, recuerda
hay otro cuerpo que te aguarda
entre hojas de cuadernos
parecidas a ti

-481 riada-

380 riada


“NADA puede librarse de la luz del ocaso”
María Sanz.

_______

fuimos
la advertencia del viento
de lluvia sobre el temblor de unas encinas

echaste a volar
temprano, una mañana entre vaivenes hermosos
a destiempo y enumerando singladuras de culpas

y te extrañé…
hasta en las sombras más insospechadas
que dejan los abismos

-380 riada-

 

riela 283


“ENTRE un ojo abierto
y el otro cerrado
los ríos de cuándos y más cuándos
se secaron”
Diana Morán.

_______

acorralado contra la pared en una esquina peligrosa
sobresale dulcemente, el destello de una mirada debutante

más allá de la embriaguez magnífica de todo sábado en la noche
yacen las láminas de un amor corroído
entre los arbustos olvidados

del cuello de las muchachas
cuelgan equinoccios inventados por jóvenes poetas
que un día arañaron ese andén azul del zinc sobre sus faldas

y la cosecha de renuncias
que naufragan en un vago devenir
como en la pausa ciega, en el tórax de un reloj

caduca de repente la fecha del agua
sobre la dura osamenta de los mármoles
que parecen gozosas y arrogantes bestias distraídas

y se materializa el llanto
en secreto, sobre un ojal de la camisa negra de un mendigo
y lo convierte en verdugo mordaz

sobre las páginas feroces del tiempo
corren los puntos suspensivos de este mayo
que transcurre tan ciegamente citadino…

-riela 283-