un par de cabos sueltos


“EL tiempo es un ave de sueños en el dominio de los deseos
vuela como decir libertad franca
aunque la libertad sea estirar las cadenas
en un espacio ilimitado
como vivir para siempre
sin que Láquesis se dé cuenta:
un viaje en globo alrededor del mundo
y morir en el aire”
David Caleb Acevedo.

_______

nos hicimos lluvia en los jardines de vastos silencios
jugándonos el corazón en cada intento, pero dejamos un par de cabos sueltos
en las tropelías de los incendios sobre las suaves colinas púbicas


arriesgaste más que yo, en el peligroso trapecio sobre los mosaicos húmedos
hasta más allá de los rascacielos, de esta andanada de riadas y rielas
y no pudiste…

yo
llegué más allá de los estruendos, solo para contemplar la piel del eco
en la parafernalia de blancuras que tu cuerpo suavemente dejaba
en las sábanas que los sueños nos tejieron sobre el piso frío del tiempo
y no pude…

-524 riada-

Anuncios

con los ojos descalzos


“ESPERO al poema atisbando su llegada
en el ápice mismo donde cruje
y levanta las alas”
Armando Rojas Guardia.

_______

como quien persigue unos granos de polvo
que al final, es lo que nos asedia

vamos como cicatrices
simulando ser jinetes redondos
sobre las formas planas del tiempo

y cuando ya ni siquiera ese breve colapso
nos sirva

otros proclamarán la eternidad de la poesía

solo el destiempo, será lo que la mano empuñe

esas coincidencias de glaciares eternos, al instante

evento único y accidental en que la palabra se eleva
desde la boca de un extraño ser que merodea
la vida, con sus ojos descalzos

…todo poeta

-riela 513-

tu cicatriz de ojos


“Y entretanto no había más
que el incesante brillo
y el incesante batir de esas alas
sobre espumas y ciudades,
sobre campiñas y lejanas praderas;
más allá de las torres establecidas por la
caída de la noche”
Ramón Palomares.

_______

en las formas feroces
de lo pequeño
es donde el sueño
se nos presenta
sin golpes

es en la pausa
de los que escapan del tiempo
cuando se proclaman
-entre sus bisagras-
todos los silencios

y es cuando levantas la cara
y miras al cielo
cuando a escondidas nos hundimos
frente a un espejo
que no tiene un mar

antes fue el asombro fugaz
en tu cicatriz de ojos…
como si
entre mis zapatos
apenas me descubrieras

y se nos mancha el olvido
de tanto olvido
entre el humo
de la nostalgia
como si fuésemos dos fantasmas

-490 riada-

a la orilla de la chimenea


“PUEDO ponerme digno y decir
toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos
de un rato me llamas”
Joaquín Sabina.

_______

tú y yo, marinera
bajamos el silencio de las escaleras
para mirar si todavía el mar
suspira sus memorias
de naufragios

esas memorias que desfibran
de la blanca artillería de sabina

con el ruido del ocre sembrado al oído
con la ropa mojada, sobre el piso
y “a la orilla de la chimenea”

-460 riada-

fragmentada


“ME pregunto si las estrellas se iluminan
con el fin de que algún día,
cada uno pueda encontrar la suya”
Antoine de Saint-Exupéry.

_______

olvidé imaginarte:

enhebrando estrellas
destejiendo noches

fragmentada

palpitando como la lluvia
entre las costuras cognitivas del recuerdo

semántica generativa

conmovida

esperando de pie frente a un mar
con tu eternidad foránea

tendida
sobre la cavidad aérea de mis manos

-391 riada-

carly simon en martha’s vineyard


“MI cicatriz es hermosa. Se parece a una flecha”
Carly Simon.

_______

el recuerdo del mar es como la maría de magdala
evadiendo escombros que manchan su orilla
y donde apenas, reconoce un aroma

marinera, esta noche te hablaré de la música
de carly simon en martha’s vineyard

luego, de algunas otras esquirlas luminosas

 

-379 riada-

de chiquita espuma


“COMO quien regresa de un dolor muy cierto
y pone en transparencia las preguntas

acude la noche al NO”
Alejandro Schmidt.

_______

de chiquita espuma
se van tejiendo los mediodías de su cuerpo

y al simple azar
se juntan al júbilo de sus formas
hasta alcanzar la circunvalación del color
exacto, que a la deriva tropieza con mi sombra complacida

mi media flor, mi feita
siempre al costado izquierdo de mis aristas

siempre descifrando la ecuación que describe a la alegría
en el vuelo trajinado de tantas golondrinas tardías

-347 riada-