hay melodías


“HAY viajes que se suman al antiguo color de las pupilas.
Después de ver la isla de Calipso, ¿es que acaso Odiseo
volvió a mirar igual?, ¿No se fijó un color
como un extraño cúmulo de algas
en sus pupilas viejas? Lo mismo que en los pliegues
mínimos de la piel
se fosilizan besos y desdenes, así los ojos filtran
esa franja turquesa del mar que acuna islas,
medusas de amatista, blancura de navíos”
Aurora Luque.

_______

hay melodías
en las vertientes por donde surcan estos versos

como veleros
desiguales, que abandonan sus reflejos en el aire

porque nadie
los persigue, se ondulan y luego mecen suavemente

siempre ascendentes
sobre el unicornio azul que remonta las mareas

así recrean
silencios en las vidrieras donde se exponen los recuerdos

tan lentos
que crujen en momentos, en que se desdeña la alegría

-riela 409-

Anuncios

ilusa fantasía


“EN tus pupilas,
ventanas a tu alma… percibí,
una bandada de Robins
…alejarse, apurados”
Eva González.

_______

pagaría con cifras de mar
por unas palabras suyas, desprendiéndose
de su boca como pétalos obscenos

tonta ilusión
la que refracta desde el espejo
al silencio que desnuda las veces del agua

torpe afán
tanto esfuerzo por alcanzar la metáfora
cuando llega la tarde festejando su proximidad a los ojos

ilusa fantasía
que finge fechas y roba escombros de letras
para tocar su risa, que resbala al azar en la premura de las corolas

-riela 308-

como espadas


“PODRÍA ser que todo comienzo
nos enseñe a despedirnos”
Valeria Pariso.

_______

revolcando en la hojarasca y tropezando entre las empalizadas
andan sin sus dosis diaria de acetaminofén, unas palabras
mías, detrás de la estructura virtual
de algún poema

y la infinitud que aprisiona más allá del silencio inofensivo
apenas alcanza, para contemplar soledades que aguardan

distantes y furtivas humaredas cobijan de cenizas unas quimeras
parecen los aplausos apurados de cien locos delirantes

hoy, de nuevo, quiero habitar en ese mármol gris de las estatuas
en su piel de siglos y en esas alas desplegadas, como espadas

-riela 262-

hijos de memorias


“YO decidí un largo viaje en abril, presuroso
sorprendí a la puerta con dos grandes maletas
Era el único huésped interesante, que hablaba a las cosas
salí con mi caja de insectos y la carpeta de códigos ancestrales
bajo el brazo, en las valijas llevaba alguna ropa
el resto fueron libros de viajes ya leídos, mi plan consistía
en repartirlos al azar. Por la noche abandoné la casa
anduve veinte años viajando en mi sombra, la primera experiencia
fue unirme a un grupo numeroso de gitanos que marchaban a Biblos”
Freddy Hernández Álvarez.

_______

refugio de lunas

promontorio de lenguas tergiversadas
en largos y estructurados quejidos

tan elástica es la absurda antigüedad de estos latidos
que poco a poco se han convertido en idiomas
que son como cantos a la soledad

son cien mil años de monos
diez mil años de hombres
-espantapájaros maléficos-
y un montón de dioses

tropezando, andando y deambulando juntos
para doler más veces, tic-tac eterno y duro

somos hijos de memorias
de viejas costumbres, largas y ruidosas
que golpean y que son golpeadas

navegantes de un cosmos
tras una estela desamparada y fría

somos los vertederos de nuestra propia angustia
que viaja como arena yugular y derramada

-riela 258-

los textos de aventuras


“QUÉ gloria,
qué majestad,
qué torpe reino”
Alberto Barrera Tyszka.

_______

como en un libro de relatos fantásticos,
ella me regala su patio de tomates y de paltas
y todo se abre y estalla en mis noches más blandas

así como al ciego azar de los átomos,
como la tenue llovizna sobre el césped,
como la astilla a la proximidad de la hoguera

pero todo, con ese entusiasmo calculado
y con el estruendo de las palabras distantes
que se aplauden a sí mismas

es ese regocijo, casi geométrico
que tienen los textos de aventuras

-riela 240-

el gran gatsby


“ELLA sonrió, con una conmovedora sonrisa infantil que era como toda la juventud perdida del mundo”
Francis Scott Fitzgerald.

_______

un día, el amor despertará
de una de esas frases famosas de francis scott fitzgerald
sobre una cama en un hotel setecientas treinta y nueve estrellas

seguramente, estás pensando en la luminosidad de “las vegas”
y en aquella penúltima y tragicómica conferencia
donde demostraste que la hojilla transparente
que llevas guardada en tu billetera,
crecía siglos mientras desgarraba
las sangrantes claves secretas
de tu suerte y cuentas
bancarias…

entonces, eras simplemente
el gran gatsby

-229 riada-

la espalda del caracol


“LO que echo de menos cuando estoy lejos, es el orgullo en el béisbol. Sobre todo el orgullo de ser parte de un equipo que gana”
Billy Martin.

_______

detrás de las cajas de barajitas
y bolsas llenas de otras curiosidades del béisbol

más allá del estante de libros
y cuentos ya reídos

tu nombre es el que salta,
el que sube y baja por la espalda del caracol

-108 riada-