Archivo de la etiqueta: el mar

riela 707


“LA vida es un microbús
que solo cruza una vez
esta breve y absurda comedia
y yo no soy Mickey Rourke
ni tú Kim Basinger
ni tengo nueve semanas y media”
Joaquín Sabina.

_______

-¿quién solicita el silencio tácito
a la dilatada ausencia?

-¿quién brinda y levanta su copa por ese pequeño tributo
de mirar su silueta a través de las ventanas?

-¿qué tan evasivas son esas frases esenciales
que iluminan los momentos, en que ella me sonríe, me mira?

ella es quien dibuja playas a mis palmeras
y quien me enreda entre sus hebras

quien camina como esa canción hasta mi puerta
y se me convierte en la kim basinger de nueve semanas y media

-riela 707-

Anuncios

riela 506


“EL amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros”
Eugene O’Neill.

_______

resbalando
por cordeles
del ocaso

algo me delata
en la arcillosa bitácora
de lo menos eterno

son números escurridos
de las manos de una mujer, que llegan
pellizcándome en los énfasis de la noche

-riela 506-

riela 354


“MI amor estamos envueltos
en la telaraña de nuestros pensamientos y sensaciones
nuestra memoria como el liquen se aferra a las piedras
el viento habiendo lamido la nieve del hielo infinito
clava en las caras agujas de cristal
y agujas de miradas como devueltas por espejos”
Antanas Jonynas.

_______

pero entonces…
-¿cómo no temer a la muerte más allá del soplo de frío,
el silencio implacable y la multiplicación del olvido?

como sí yo fuese capaz de esculpir con versos
esos pedestales de sueños que yo jamás he tenido

como sí fuese casual la feroz aventura
de saberme un abismo de posibles no aprendidos

-¿acaso, es esa piedra disfrazada de luna
en noches como ésta, más allá del nudo, apenas un hilo?

es solo coincidencia (que no basta) lo de la lluvia
y las horas que llegan estropeando recuerdos, ya idos

es tanta inocencia en una mirada, lo que resucita
al santo bocado, para las ansiosas mentiras que digo

-¿y sí de vuelta al sepulcro estallan de ira
dos lágrimas filosas sobre el camuflaje de un:
vente conmigo?

-riela 354-

343 riada


“DIME amarilla flor de araguaney
primavera quemada en la garganta del cristofué
¿dónde voló la luna a media sal
que rizaba la ola
fugaz?
¿qué se hizo? Navego hacia atrás
Caracas se ha dormido
lejos del mar”
Gloria Cepeda Vargas.

_______

tu cuerpo es el cauce presuroso
que yo aprendo a deletrear

desarmo tu marfil redondo
hasta el señuelo de la desnudez

y me quedas tú, exacta, entre la boca y la flor
-un roce apenas- mientras unos pájaros migran

abierta como una mano para que pase la arena
con los colores del mar hasta los arcos de tu pecho

-343 riada-

236 riada


“CUÁNTAS veces la mujer del miércoles
desdobla el rostro,
lava sus pies
y camina sobre sus palabras”
Siomara España Muñoz.

_______

tu letra tiene
el color aceituna de los moretones
que dejan sobre la piel los perdigones

y tiene ese último corte de moda
en las curvaturas de las ciruelas

tu letra se parece
al broche del brasier de jayne mansfield
en aquella película donde ella despertaba bailando
la temporada completa de las crisálidas

a veces, tristemente, tu letra también sucumbe
ante las estadísticas de los malos gobiernos

pero prevalece en la costura del poema
sobre todo, aquel que traduces desde antiguas lenguas celtas
apoyándolo todo, en tu muslo más izquierdo

-236 riada-

riela 175


“A esa mujer la lleva el viento
pero no parece importarle
ni tampoco la ráfaga o el ruido
que deja tras de sí”
Montserrat Martínez Cobo.

_______

hace días
que el océano de sus ojos se poetiza al límite

y sin embargo
la terca chimenea que estrena olas
y mareas sobre la misma alfombra, luce tan lejana

no vislumbra el calor
de la fantasía en esos amores eternos
que sobreviven abrazados al verso

suspiro y silencio
como el único gesto, y su mirada trasciende
en los monitores del planeta

-riela 175-

riela 132


YO nunca he estado en Praga, pero le sueño jardines,
escaparates llenos de temblorosos misterios y también
que los tranvías se alejan justo con la extraña forma
que cursi como soy siempre me ha hecho
llorar por los falsos recuerdos”
Santiago Montobbio.

_______

andrej pasea su ocarina bajo el cielo azul de praga
es así como olvida que en nitra hay puentes y hay lluvias
ventanas, pestañas, žinčica y como 30 gatos en la plaza de hrad

también hay otros miércoles y tanto equilibrio en st. emmeram

una mujer manuscrita
camina paralela a una frase íntimamente suya

se detiene a mirar que ambas, son tan hermosas
-“maria, milujem t’a”

de repente
una ventisca citadina canturrea a los oídos
y ensancha la urgencia que tiene de aquellos labios

no hay abismo que el tiempo no cubra de polvo
-piensa-

camina y de vuelta a la frase: “maria, milujem t’a”
y a la dulce y transparente melodía que es praga

-riela 132-