Archivo de la etiqueta: Elizabeth Bishop

705 riada


“EL frío cala los pies
y esta premura de la rosa
nos conmueve, al nacer”
Nancy Morejón.

_______

-¿habrá alguna vez, otro mes de febrero tan copioso de sonidos,
de botellas vacías y de empalizadas incendiadas?

este mes, tú me has entregado unas palabras, que nunca podrán
convertirse en olvido porque huelen al maíz de tu acento

-¿volverán a ser contadas las estrellas con tu cuerpo de número,
de pájaro celeste que sin sangrar, se deshace entre las manos?

-¿anclaremos nuestros sueños no renunciados
en las costillas plenas de la luna, en alguna otra madrugada?

-¿se calmará esta distancia en los hombros pequeñitos de tu risa
y al acecho mágico, tu voz será, otro día, mi relámpago ascendente?

-¿atraparán a todo este desamparo las manos tibias de otra aurora?

este barajar de mes amarillento, eco extraño sobre la herida abierta,
mirada, rasguño, pellizco, risa labrada, siempre vos

de pronto, llegan unas frases migratorias a mi garganta
y el miedo a perderte se sumerge en estos poemas

sin otros hallazgos, sin tus labios para atrapar la luna
estoy contando una vez y otra, todas las horas al sur de tu boca

errática y perfecta como la primera vocal de febrero
en nuestro idioma misterioso

pero sin la flota de versos siete-tres-nueve
cuesta entender que ya se va…

este mes, me ha dejado sin motivos ni fronteras
y fuera de un combate por esa hora que sueñan los crepúsculos
mirarte solo a vos, a vos

-705 riada-

riela 692


“EN las nubes de invierno,
El cielo se oscurece,
Mi libertad se hunde:
La ilusión es velo”
André Cruchaga.

_______

ayer domingo, su boca
adelantó de pronto las hojas del otoño
y se me hicieron inútiles los calendarios…

hoy lunes, las nubes que esparcen sus vidrios rotos
por las ventanas, se convierten en espejos
perfectamente inalcanzables

pasa que
como si fuesen hojas, ella me suelta sus días
a la efervescencia del vuelo refractario de la luz

ya mañana martes,
ella escrita, con su pelo suelto al viento, suelta
me llegará, me urgirá, me llamará con la alegría envuelta
en el celofán de todas sus veces

-riela 692-

676 riada


¿CUÁNDO olvidaste los cordeles del verano?
Pescabas peras pequeñas con la boca luego de arrojarlas al río
y el mundo era agua fresca”
Elina Wechsler.

_______

y que la cadencia
de este amor secreto
embriague el aroma del aire
que ahora toca tu piel
y que esos tenues
suspiros impregnados
de tan finos anhelos tuyos,
hagan que me recuerdes
siempre…

-676 riada-

658 riada


“A mí me gustan las niñas pálidas,
las de apacibles ojos obscuros
donde perenne misterio irradia;
las de miradas que me acarician
bajo el alero de las pestañas…”
Amado Nervo.

_______

hoy las hojas, hacen pequeños riachuelos en tu mirada
y todo silencio te pertenece, mientras arrullas con canciones
a esos instantes en que el mar -ese extraño invitado de siempre-
se debilita, y muestra su última ola, exactamente frente a tus pies

la alegría se redime desde tu comarca de ojos
y entonces, vuela a los confines temblorosos de la luz

ajenas, como párpados carnosos en la cosecha de algún dios
tus dos mejillas, a babor de una lluvia trepidante,
se me acercan, y se incendian ante mí
como dos amaneceres

dos almendras líticas
esos labios tuyos, despertando a gritos mi rutina de alma

y me elevas
en irascible torbellino de ansias arrebatadas…

-658 riada-

648 riada


“TE asomas por mis ojos a la luz de la tierra
y prisionera vives en mí de extraño dueño:
te reducen a esclava mis sentidos en guerra
y apenas vagas libre por el jardín del sueño”
Rubén Darío.

_______

de nuevo esas letanías
en el umbral de tu belleza de puerto que se mueve

ese algo en ti
que llega, suelta y desata las tormentas

en la tonta concurrencia de letras
que te proclaman con palabras que te empinan

yo conquisto las siluetas que de tu cuerpo hilvanan,
las cazo pacientemente y luego empalmo

a este loco enjambre de riadas
mientras otras, simplemente se me escapan

entonces te miro y ansío
como a un verso desprevenido,
de esos que llegan ya desvestidos, sin acuerdos previos

-648 riada-

riela 632


“TE vas. Te fuiste: Espejo en mis pasos.
Ahora luz vencida, desvanecida
Y breve en la tempestad del tiempo”
André Cruchaga.

_______

entonces…

la busqué en la lealtad de las hormigas
y hasta en la coincidencia de la levadura sobre el musgo

la luna parpadeaba entre poemas míos y unas hojas,
pero ya merecida, era ella quien ya no titilaba
en la escena final del momento
taciturno

un día la encontré…
en la limadura de las apariencias, pero no era la misma
entonces preferí hacerme un eco pequeñito,
un latido, apenas un susurro

un susurro de esos que remontan sobre las trivialidades, y huí
hasta la dulce cima donde el espectro de un alba
la hizo musa de mis soledades…

en un exacto segundo

-riela 632-

619 riada


“ELIZABETH Bishop borda el blanco
zurce grafías, entona el viento.
Pero el viento soy yo”
Mercedes Araujo.

_______

mírame
pero no con la poesía de esos ojos tuyos
hazlo como se desafían, a unas naves enemigas

luego rómpeme
como a un sueño que se desenhebra entre los labios

te dejo: dos peces,
esos que habitan el desabrigo de tu espalda

un puerto,
donde tu belleza se desata de los nudos del mar

estos versos
exiliados, en la oquedad de tu sombra-isla

-619 riada-