729 riada


“LA poesía,
mientras más pública
es más íntima,
multiplica la complicidad
de otras intimidades”
Silvia Elena Regalado.

_______

hoy
de nuevo aquí
guaricha mía, comienza la vida…

y otra de tus pestañas -en un descuido-
navega hasta un borde de la taza
de mi café con leche

-¿cómo no amarte aprendiz de hechicera?

tu voz marcando dulces pautas
tu desgano largo y alegre en las mañanas,
convertida en todo circuito que recién comienza

yo solo soy palabras

tú eres el golpe que me guía, que me cruje
y de algún modo, las cosas que siento y escribo
solo las llenas tú

poema mío ya torcido por soles de agua,
mi radar mas tonto y ciego para encontrar palabras

en fin, eres el zarpazo que un dios enloquecido,
un día luminoso dejó en la mitad de mi alma

me encanta despertar llamándote,
decir tu nombre despacito, dejar mi voz
sembrada junto a tu oído como guardián de tus greñas

sentir tu aliento, escuchar tus sonidos matinales
como si fuesen oraciones perfectas

me bastas tú, mi huracán distraído, mi volcán menudo
mirarte para entender que estoy vivo…

-729 riada-

Anuncios

726 riada


“ESTE último abril
me dejó, en segundo término,
algunos arañazos de frente y de costado,
una naranja comida a gajos
que supe tapar con mangas largas,
palabras de más y botines ajustados
que nunca resultaron suficientes
para pisar la primavera
que me pisaba a mí mientras pasaba”
Gabriela Kizer.

_______

inventemos la estrategia pa’ estar juntos
y abramos ya nuestro fuego…

detengamos en el aire los minutos
y rompamos el silencio contra el suelo

que mi miedo anda tiritando desnudo
pero amarrado firme a tu miedo

ven, te espero en la sombra del semeruco
yo, ya tengo diseñado un plan de vuelo

volaremos apretados como un nudo
hacia el sol, y que al regreso

se rieguen mis moronas por el mundo
con tus hebras: nuestras hijas en concierto

-726 riada-

619 riada


“ELIZABETH Bishop borda el blanco
zurce grafías, entona el viento.
Pero el viento soy yo”
Mercedes Araujo.

_______

mírame
pero no con la poesía de esos ojos tuyos
hazlo como se desafían, a unas naves enemigas

luego rómpeme
como a un sueño que se desenhebra entre los labios

te dejo: dos peces,
esos que habitan el desabrigo de tu espalda

un puerto,
donde tu belleza se desata de los nudos del mar

estos versos
exiliados, en la oquedad de tu sombra-isla

-619 riada-

618 riada


“TE alejas de los nombres
que hilan el silencio de las cosas”
Alejandra Pizarnik.

 

_______

en sombras que giran alrededor de unos árboles
y en los temblores de la lluvia en los tejados,
sin que nadie te nombre

entre mis manos
y en la mesa de dos sillas, en dos tazas de café del entrevero
separadas por un barullo de recuerdos, que vertebran al alma mía

te busco en otros ojos,
en otras voces, que te promueven de todo olvido
y en esa música, que recrea los intentos del relámpago ya extinto

no te muevas, mientras te busco entre calles y paredes que habito
y hasta en la infinitud de unos pasos que aman
rielar en charcos que deja la lluvia

casi te encuentro
en los vuelos transitorios de pájaros y horas sin pretextos,
en esos escondites casi perfectos, para la concavidad de mis sueños

ya en el desvelo,
ese desvelo indescriptible que de pronto se subleva
y es entonces, cuando crujen de precariedad, estos versos…

-618 riada-

588 riada


“INMÓVILES las manos, el cuerpo abandonado,
así, cerrar los ojos y dejarse abatir por la tormenta”
Eliana Navarro.

_______

si ya sabes que un beso es mucho
y dos son insuficientes…

y sabes que los arenales en gizah
son apenas hilos asimétricos del tiempo

hazme una oferta ahora
y lentamente llévame hasta la catástrofe

hasta más allá de la multiplicación sublime
del grito eterno de las inequidades
del agua contra los relojes

-588 riada-

riela 535


“LA risa de dos mujeres separadas -roto el lazo- cubierta la mandíbula de hierba y blancas floraciones -es igual al llanto”
Laia López Manrique.

_______

había una… vez:

-un poema que sangraba premoniciones de mayo

-unos versos que tiraban del viento
desde unos mapas sintéticos ya deteriorados

-un domingo suicida con mil intentos fallidos

-un beso fortuito con levedad de hoja seca

-dos aguaceros perdiendo equilibrios
entre los suburbios más anchos de mi feíta

-unos bolígrafos tinta negra bailando tangos
sobre unas letras permeables

-un pájaro que tejía bordes de promesas amarillas
a su sombra borracha de vuelos

-un poeta que no sabía su nombre
ni de quién era la grieta que cruzaba su pecho

-un golpe en la puerta del buzón donde los días
van guardando sus horas

-un destello de suerte menstrual en el bazar de las brujas
que ansiaban un deshielo final de las páginas de su sexo…

-riela 535-

riela 485


“¡RUTH, Lía, Enone!
Anúncialas un paje con un lirio.

¡Yolanda!
Anúnciala una paloma.

¡Clorinda, Carolina!
Anúncialas un paje con un ramo de viña.

¡Sylvia!
Anúnciala una corza blanca.

¡Aurora, Isabel!
Anúncialas de pronto
un resplandor que ciega mis ojos.

¿Ella?
(No la anuncian. No llega aún)”
Rubén Darío.

_______

de aquí, ya se van
como aquellas huidizas golondrinas
estos versos, sustentados por la eternidad de la tinta

otro día regresarán
con sus trajes de delirios pa’ pintar atardeceres
entre mil folios de ternura, pa’ que tiemblen los quereres

-riela 485-