extrañas predicciones


“MIS espacios
se llenan de imágenes.
La esfinge del enigma
se mece como aceite sobre el agua”
Lil María Herrera.

_______

que guarda extrañas predicciones, dicen que por seguridad
pero es ella quien las salva de las tentaciones marítimas
de la noche

de ella es ese galardón de cuerpo revolcándose en la arena
ella, la perversa aguja hincada a la tripulación ociosa
de las palabras mías

mira los gestos territoriales de la sinovia en su rodilla izquierda
luego, me los describe en mensajes de texto, en ese formato
hermoso donde + bien parecen catálogos
de maderas por esculpir

ella es el dulce parapeto de los insomnios míos
que solo la lluvia interrumpe, a veces

ella me defiende inútilmente de mis barajitas de béisbol
y celebra mis rielas, cuando algo araña los bordes
de su espesura de boca

ella es quien me dice y sostiene:

-la música y la poesía son dos entes tóxicos
-dos humming birds huyendo del licor de unas camelias
-dos sombras aristocráticas en un solo ataque de tos
y despeinadas, ambas por el delirio de un relámpago
eternamente ascendente…

y yo siempre la escucho
mientras miro entre sus manos mis barajitas de ripken

-riela 544-

Anuncios

números escurridos


“EL amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros”
Eugene O’Neill.

_______

resbalando
por cordeles
del ocaso

algo me delata
en la arcillosa bitácora
de lo menos eterno

son números escurridos
de las manos de una mujer, que llegan
pellizcándome en los énfasis de la noche

 

-riela 506-

te iré lloviendo


“TE ruego, vida, cuando me necesites,
asesina a los antiquísimos fantasmas
y déjame pasar”
Christian Zurieta.

_______

más allá de la fina arena
me gusta desconchar aquellos versos
con que hice sílabas de tu pie izquierdo

cuando quemaba la lluvia en su viaje inverso
y eras como el mármol sobre las trincheras del frío
el pájaro extraño que quebraba el hierro, en manso alivio

yo te iré lloviendo hasta el margen derecho de la hoja
donde escribo; así como el viento va empujando las horas
al rincón, donde ni siquiera soplan los silencios

perdóname esta forma de escribirte, más de setecientas veces
y ahora termino, cierro el suspiro y lo doblo despacito,
apago la luz de este instante
para que gane el olvido

-457 riada-

césar vallejo


“HAY golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!”
César Vallejo.

_______

césar vallejo
poeta de senda y de verso humano

yo jamás he podido cerrar los ojos
para abrirlos luego, como ventanas desiguales
y así poder afligirme en santa paz

tuve el tiempo necesario
es cierto, pero luego cambié todo
por barajitas de cal ripken jr

y a cada niño que miro, lo veo a él
como a un fósforo encendido
y ya no más a ti…

me disculpas
sin embargo, que aún ande con el peso
desbordante de tu sombra

-riela  452-

pisadas navegables


“CUÉNTAME, ¿qué tan arduo será
construir esa piel de tus palabras
en mis ojos ávidos de nuevos amaneceres
para mis geografías?”
Kathy Durán.

_______

te digo mar
y me miras con el estruendo alegre de una tormenta

entonces te llamo: maria!
y te me haces tan pequeña, que cabes
en la significancia de todo lo amado

ay alma…
-¿quién pudiera llenar de barcos y horizontes, mi marinera
tus pisadas navegables y levantar un puerto entre tus brazos
para que atraque esta nostalgia, que quema y me desfleca
sobre las coyunturas marítimas que festejan el ocaso?

-433 riada-

lejana canción


“LOST without your love.

I always thought that I
could make it on my own”
BREAD.

_______

como en esa lejana canción,
de vez en cuando la vida…
es cuerpo contable, es duda navegable

inútilmente, otras veces…
arena bajando por las escaleras del naufragio

y el amor, que alguna vez fue un evento en tránsito
ahora tiene el nombre de la terrible orfandad
de esa pausa sin bisagras que decide nacer
al pie del árbol de agua

y reasumes el viaje
con esa mirada de recuerdo, ya liberado…

-385 riada-

la gran estafa


“MI amor estamos envueltos
en la telaraña de nuestros pensamientos y sensaciones
nuestra memoria como el liquen se aferra a las piedras
el viento habiendo lamido la nieve del hielo infinito
clava en las caras agujas de cristal
y agujas de miradas como devueltas por espejos”
Antanas Jonynas.

_______

pero entonces…
-¿cómo no temer a la muerte más allá del soplo de frío
el silencio implacable y la multiplicación del olvido?

como sí yo fuese capaz de esculpir con versos
esos pedestales de sueños que yo jamás he tenido

como sí fuese casual la feroz aventura
de saberme un abismo de posibles no aprendidos

-¿acaso, es esa piedra disfrazada de luna
en noches como ésta, más allá del nudo, apenas un hilo?

es solo coincidencia (que no basta) lo de la lluvia
y las horas que llegan estropeando recuerdos, ya idos

es tanta inocencia en una mirada, lo que resucita
al santo bocado, para las ansiosas mentiras que digo

-¿y sí de vuelta al sepulcro estallan de ira
dos lágrimas filosas sobre el camuflaje de un:
vente conmigo?

-riela 354-