las averías en las caracolas


“TENGO un pasado insomne,
he dormido en algunos corazones,
he sido adicto a los dramas,
he dejado amores sin usar
por miedo a cumplir promesas que nunca hice”
Diego Ojeda.

_______

tú que sabes tanto de la lluvia
griséame lentamente a estas horas,
adejetízame de tus formas
y anula de una vez,
las averías
en las caracolas

bórrame las claves de tus hogueras,
rómpeme los motores de mis quimeras
y despíntame de ti, si puedes marinera…

pero no llueve y la noche todavía es joven

mira ese cielo estampado de sueños
tuyos y míos…

háblame esta noche de saturno o de júpiter -no importa-
mientras me ventilan estos versos en la boca

dime si allá hay ciudades, habitantes
si hay montañas y valles
-¿tienen nombres, como aquí todos tus lunares?

y sus lunas… -¿son de arena o son de agua?
-¿o son largas y flacas
como tus piernas o quizás redondas, suaves y blancas
como tus pechos?

esos que siempre me atrapan
a pesar de ser geométricamente incorrectos
pero tan hermosamente geográficos, perfectos…

ay amor, mejor no me digas nada…
desnúdate y desnúdame de planetas y de estrellas
hazme parecer un simple río de nuevo
otra vez y otra, el caudal al ruido de tus besos

de manos recorriéndote -pero ya desprovisto de palabras
de dudas, de promesas de planetas y lunas, de palmeras lejanas…

 

-570 riada-

Anuncios

adjetívame


“Y aquí y ahora te nombro río para
que te hagas un vestido de espuma y
viento río nuevo que asombre a los
pájaros y subvierta la geografía
¿podrías hacerle el amor a los puentes?
¿harías dudar a los suicidas? ¿o rodear
con un collar de bruma el sueño de
los solitarios? ¿sentirías sobre tu vientre
las monedas arrojadas por jóvenes amantes?
¿soportarías la miel lenta y vacía de la
mirada de los pescadores? ¿y la caricia
sensual de las garzas en el ocaso?
Alejandro Carrizo.

 

_______

 

lluéveme
hasta la redención del olvido
y hójame de esos atardeceres amarillos

gotéame desde los insomnios
hasta el vértice + fluorescente del poema
y luego, verbéame un haz de luz en cada verso

polvoréame estrellas sobre las francas roturas
en la senda febril de cada adjetivo

y luego, adjetívame la piel de sueños tuyos
que mi mano de poeta, luego los alcanza

-491 riada-

asombros recurrentes


“SER las raíces. En el subsuelo al que jamás
desciende un rayo. Donde la luz nunca echa un vistazo.
Una rama sin pájaro. Una rama sin hojas”
Vizma Belševica.

_______

a duras penas…

contra el viento que arrastra a las tormentas
la poesía se me escurre, se me eleva, se me suelta

con asombros recurrentes vestidos de tinta negra
y como el mar, frente a los límites abiertos de la cubierta
del velero perfumado de emociones, que ella era…

y así, todavía me llega
como los peces o las alegrías pequeñas
en sus setecientas treinta y nueve maneras

-riela 488-

la eternidad de la tinta


“¡RUTH, Lía, Enone!
Anúncialas un paje con un lirio.

¡Yolanda!
Anúnciala una paloma.

¡Clorinda, Carolina!
Anúncialas un paje con un ramo de viña.

¡Sylvia!
Anúnciala una corza blanca.

¡Aurora, Isabel!
Anúncialas de pronto
un resplandor que ciega mis ojos.

¿Ella?
(No la anuncian. No llega aún)”
Rubén Darío.

_______

de aquí, ya se van
como aquellas huidizas golondrinas
estos versos, sustentados por la eternidad de la tinta

otro día regresarán
con sus trajes de delirios pa’ pintar atardeceres
entre mil folios de ternura, pa’ que tiemblen los quereres

-riela 485-

pocas veces


“QUE suerte sentir los golpes, ver los moretones y la brisa que los toca.
Que suerte morir para renacer en las palabras no dichas.
Que suerte contar soledades en las gotas de la lluvia.
Que suerte ser otro humano”
Angélica Hoyos Guzmán.

_______

a veces
perdemos la cabeza y hasta el nombre
sobre una acera en plena bitácora minuciosa
de una muchedumbre de esas, de circuitos deslumbrantes

otras veces
encontramos pedazos de níquel con caras conocidas
botellas vacías, fósforos castrados en la cremallera de los asfaltos
días con nombres de planetas, amores mal escritos en envolturas de menta

pocas veces
ganamos algo con esta profesión de arrendador de promesas
con esta espuria pretensión, tan desmesurada, desconceptuada y poco circunspecta
de querer vestir con poemas hasta ese aleteo microscópico que tienen las estrellas

 

-riela 483-

las estatuas de praga


“NO es extraño que Kafka soñara
con inacabables construcciones,
castillos infinitos o inaccesibles,
complejos como la Historia”
Emilio Martínez Eguren.

_______

-¿en qué riada amor mío,
la humedad de tu boca fue que se me hizo
tarde lluviosa?

tú pervives marinera entre las estatuas de praga
al viento, entre los pañuelos blancos
de jaroslav

-477 riada-

al pie de sus ojos


“ESTORNUDO planes
los cubro con papel nostalgia
guardo algunos en mi bolsillo”
Verónica Fajardo.

_______

-¿será solo una complicada ley de atracción
lo que mantiene unidas a la tierra
y su luna?

-¿o un café con su aliento la simple razón
por lo que al pie de sus ojos
se desguaza mi cordura?

-riela 474-