Archivo de la etiqueta: Ernie Harwell.

611 riada


“NO sabes
que pájaros han quemado sus alas
bajo la corteza de estos árboles.

Deja ausente tus fuegos.

Trae el río hasta los labios.

Brota espinas entre tus manos
para horadar los cuerpos.

Penetremos en este lago
sin tiempo,
sin luz”
Celsa Acosta Seco.

_______

cuando vuelvas
si aún reconoces el camino y decides regresar…

tráeme media docena de lluvias camufladas talla M
y un par de meses polvorientos talla 10

quédate tú con el eco
lento y melancólico de los relojes

y seamos nuevamente
aquellos despertares delirantes viajando como fantasmas
por las vigas carrileras de los mil quinientos besos del día después

recuerda que los pájaros siempre regresan

y que el vuelo es la continuidad de la misma breve huida
nada más

-611 riada-

riela 608


“BEBO el último whisky en el ‘Kiss Bar’,
la última margarita en ‘Santa Fe’,
rodeo la ciudad y su muralla de agua
en la que ya no queda nada que fue mío”
José Hierro.

_______

embarca noviembre frío y gris
en la estación grand central del metro

paraje obligado
para abordar rostros y cuerpos,
sueños y deseos estrafalarios

hambre existencial y entonces…
la vida nos vomita encima

hojarasca de horas livianas
y de minutos pequeños

ansias estrepitosas ruedan, embarcan
pero, sobreviviré otro instante…

los labios de julia roberts
están en las paredes, en las revistas
en los buses y en todo el aire de manhattan

-riela 608-

riela 587


“EL río de la noche es otro
atravesado y solo en la ciudad que duerme”
Rosabetty Muñoz.

 

_______

 

las palabras de amor dichas en un día ya olvidado
son como pesadas esfinges pretendiendo ser
bailarinas de algún famoso ballet

promesas que visten de blanco en conciertos nocturnos
son como el humo en un incendio de letras
de canciones de amor que nadie recuerda

hablamos de lunas que susurran sus rielas
como elegantes linternas que alumbran amores eternos
cautivos en viajeras botellas

hay una multitud de voces, anchas como la pelvis de una ciudad
y estos versos lanzando sus piedras al paladar
de su falda floreada tendida en la arena

y la noche que viaja entre los escombros, como si fuese un velero
sin memoria de acuarelas…

-riela 587-

riela 571


“PORQUE mañana saldrá el sol,
-¿Quién sabe que traerá la marea?”
Tom Hanks. (Chuck Norris en el Naúfrago)

_______

buscarse entre las esferas y nunca encontrarse

es el viaje sin retorno
ese largo anhelo de ser pájaro
saber que es la poca gravedad del vuelo lo que hace fugaz al instante

la metáfora, la metáfora es lo que despierta de nuevo
al compendio o es quizás la fotografía de aquella conversación
al teléfono, entre dos implacables: el filósofo de upata y un tal… tom

-¿solo y lejos?, ¿pero cómo así?
-¿y tu novia kelly, la de memphis, tennessee?
-¡no me jodas!, escucha chamo, ¡escucha!
-tú oyes, sí… pero no escuchas… estás peor que wilson,
esa vaina de tríos siempre termina mal o peor…
-tom, digo forrest…¡coño chuck!, te digo y te repito hermano,
no hay vaina más matapasiones en una habitación
que un televisor…

-riela 571-

545 riada


“SI mi palabra brilla para que tú la leas,
temblará en el rocío, persistirá en la estrella”
Elsie Alvarado de Ricord.

_______

como alguien quizás dijo:
premura y deseos de ser solo sombras…

sorteando premisas caigo en pozos de palabras
toco fondo pero siempre regreso a buscarte

es que no se puede borrar a los inviernos
ni a los brazos que acogen perfidias y tercas soledades
de esas que deambulan por aceras, vestidas de franjas amarillas

amor mío, yo prefiero ser sombra que deseo
un negro velero entre las más densas luminosidades

prefiero ser letra minúscula, tambaleante de nostalgias
lluvia menuda, a ser una cicatriz grande pero distante
verso extranjero, tatuaje, locura, vuelo, oleaje, escoria, prontuario
a ser humo esparcido, o ese lunar maquillado a tu altura de pubis

prefiero la nada que al olvido -dije una vez caminando a tu lado-
dibujar liubliana en tus ojos claros y que después
no utilices tu quitamanchas de peces…

-¿me llevas?

-545 riada-

riela 459


“El hijo de la búsqueda continua es, de
todos los hijos, el que nunca sale, el que
nunca elige, el que de un modo estable
y rítmico, se deja invadir”
Emiliano Bustos.

_______

soñolienta la luna tiende sobre los campos, ríos y mares
todo su mantel de luz

los pájaros que van huyendo del ruido
alcanzan a pintar sus lienzos

y va quedando la vida tan vacía,
como un patio sin niños

en soledad
los saltos del silencio se asoman entre los naranjales

ah, si los versos escritos a mano en esos viejos cuadernos
fuesen de lino, algodón o de encajes más tersos
y finos…

a la orilla de uno de esos versos, un niño camina
sobre las costuras que destronan
a las piedras, y sonríe…

son suyos los sueños sin partituras,
los más limpios y menos programados que dormitan
en la hamaca wayuu tensada entre el costillar
de unas palmeras

-riela 459-

riela 314


“LLEVO al mundo como pendientes en mis orejas,
rozo con mis pestañas a los desconocidos,
beso manos de transeúntes
(hormigueo en los labios).
Que alguien me aborde,
soy el metro que esta ciudad jamás conoció”
Mayra Oyuela.

 

_______

mañana será el mar
la arena blanca, de nuevo
las sílabas-barco de su cuerpo

su mano, ya sin un pañuelo
pero algo suyo me llevo
algo mío le dejo

me llevo dos vivos silencios
dos profundos verdes misterios
que en sus ojos elevaron los incendios

dejo a su oído el soplo de un verso
ansioso, como la ráfaga final del viento
esa que levanta la falda al frenesí de un beso

-riela 314-