hay melodías


“HAY viajes que se suman al antiguo color de las pupilas.
Después de ver la isla de Calipso, ¿es que acaso Odiseo
volvió a mirar igual?, ¿No se fijó un color
como un extraño cúmulo de algas
en sus pupilas viejas? Lo mismo que en los pliegues
mínimos de la piel
se fosilizan besos y desdenes, así los ojos filtran
esa franja turquesa del mar que acuna islas,
medusas de amatista, blancura de navíos”
Aurora Luque.

_______

hay melodías
en las vertientes por donde surcan estos versos

como veleros
desiguales, que abandonan sus reflejos en el aire

porque nadie
los persigue, se ondulan y luego mecen suavemente

siempre ascendentes
sobre el unicornio azul que remonta las mareas

así recrean
silencios en las vidrieras donde se exponen los recuerdos

tan lentos
que crujen en momentos, en que se desdeña la alegría

-riela 409-

Anuncios

ilusa fantasía


“EN tus pupilas,
ventanas a tu alma… percibí,
una bandada de Robins
…alejarse, apurados”
Eva González.

_______

pagaría con cifras de mar
por unas palabras suyas, desprendiéndose
de su boca como pétalos obscenos

tonta ilusión
la que refracta desde el espejo
al silencio que desnuda las veces del agua

torpe afán
tanto esfuerzo por alcanzar la metáfora
cuando llega la tarde festejando su proximidad a los ojos

ilusa fantasía
que finge fechas y roba escombros de letras
para tocar su risa, que resbala al azar en la premura de las corolas

-riela 308-

la piel andada


“EN las noches,
el mármol frágil de su silencio,
el preciado tatuaje, los trazos limpios
(han ahogado la luz
a la orilla; en la arena)
sobre la imagen tersa,
sobre la ofrenda inmóvil
de las praderas”
Coral Bracho.

_______

devuélveme la piel andada
para nunca más volver a borrarla

mírate al espejo
desviste despacio esa estructura de tus abismos
para el vértigo hermoso bajo la ebriedad
de la lluvia

permite que te escriba, de nuevo
un poema a lo largo de tu pierna izquierda

sin que te duela
y que igual que los anteriores
termine en el dedo más largo de tu otro pie
con aquel: “para siempre”

-226 riada-

d e s p a c i t o


“Camino para mirar las calles
y pretender volar con las alas rotas
como la niña que corría
retornando siempre a casa
con un as bajo la falda”
Zazil Alaíde Collins.

_______

arrumados bajo el almendro
me jurabas que, siete por siete
era igual a otra madrugada contigo

para caer en tu emboscada
déjame hacerte noche primero, después
con tu fogata de labios, una gran llamarada

para que el alba nos encuentre habitando sombras
no censures mis palabras, tampoco temas al pentagrama
que mis manos, d e s p a c i t o vienen dibujando bajo tu falda

-185 riada-

justo al alba


“PASARÁS por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte… y jamás lo sabrás”
José Ángel Buesa.

_______

no es el silencio
sino la falta de sus ruidos

no es la hoja seca sobre la humedad del camino,
es aquel transeúnte y el privilegio de su suerte, al pisarla

es la tonta memoria de octubre sobre las empalizadas
y las ventanas de la nostalgia sobre los amaneceres

es este oficio delirante de mirar unos pájaros
poblar de colores a los travesaños

es el peligro, casi eminente de no tenerla
y de nuevo caer en la trampa de no saberla

es este poema que duele palabras
escritas, justo al alba

-riela 151-

dispar


“YO me miro mirar
y mi adentro es mi afuera en esta cárcel
en la que siempre estoy detrás de mí”
Piedad Bonnett.

_______

la bandada de tardes de abril
esta vez, transcurre más lenta

la vida pesa, como la letra
de una canción casi olvidada

entre tardes de sol o de lluvia
vamos heredando del sosiego, las edades

y esas últimas piedras posan desnudas
para ser esculpidas en pequeñas sombras

el recuerdo sucumbe a sus aristas
y nos llega dispar, pero muy eficaz
entonando siempre su vieja melodía de ola

-riela 87-

el aroma de la trementina


“Busqué a Hammett en la página precisa:
nunca diré una palabra sobre tu vida
en ningún libro,
si puedo evitarlo.”
Miyó Vestrini.

_______

no siempre la soledad es la memoria lejos
tierno extravío a veces tiene, este silencio mío

no siempre las mínimas gotas de rocío
se convierten en suspiros frágiles
y calamitosos

no siempre pensarla sentada
al borde negro de mis recuerdos
es una derrota

y aunque ella regrese sin antes jamás, haber venido
esta forma de extrañarla siempre tiene, ese suave,
ese tibio aroma de la trementina

-riela 31-