Archivo de la etiqueta: Francisco Ruiz Udiel.

647 riada


“SOLO somos palabras que dotamos de sentido y a ellas nos enlazamos”
Rosa María Estremera.

_______

pa’ escribirte unas rielas a vos
no hace falta pintar un hermoso cuadro
ni una casa, una ciudad, tampoco a un país lejano

me basta con calcular tu entropía estrafalaria
ordenar esta cosecha de palabras que amenaza a las metáforas
y mirar como vuelan dos turpiales sin compás musical, ni bitácoras

-647 riada-

481 riada


“¿PARA qué decir
que el invierno ha sido largo
cuando es dolor lo que digo?
Tua Forsström.

_______

cuando sientas tu cuerpo sumergirse
en la esplendidez
de la noche

y ya no tengas preguntas
sino un entorno silencioso
que llegue completando tu desnudez

-recuerda que soy + que un montón de frases
entre paredes lejanas

-que la poesía no es tiempo presente
nunca

pero más allá de las arterias
detrás de los abismos

después de un suspiro soñoliento, recuerda
hay otro cuerpo que te aguarda
entre hojas de cuadernos
parecidas a ti

-481 riada-

247 riada


“NAVEGABAN retazos de la noche.
Aún no era hora de despertar, y despertamos”
Selva Casal

_______

ay amor

pon tu estrella más en alto
que yo quiero es llamarte “antorcha”
sin la parcialidad ni la pulcritud de tanto mueble acomodado

y después quizás, sucumbir al ocaso
contigo hasta la etimología de las calizas
en ese extraño idioma de bosque que ahora tiene la lluvia

en tu vuelo, déjame ser la rama sobre las aristas
mas blandas de las palabras, que irrumpen al tibio aleteo
de esta inconfesable nostalgia de pez que sonríe mientras fuma

después de un “te amo” flaco y prolongado
sobre las astillas danzantes del deseo, quiero estrenar el ruido
de la rotura del hilo elástico que te sostiene en la transparencia

y que seas tú, el último silbido del vapor en estas confesadas ganas
que llegan para empapar las horas blancas, en las que nunca
nunca, nunca se me hace texto, la fantasía de tu boca

-247 riada-

158 riada


EN este mundo inquieto, moderno, apresurado,
tomamos todo aquello que nuestro corazón deseaba -tú y yo,
y ahora las velas blancas de nuestro barco están arriadas
y agotada la carga del navío”
Oscar Wilde.

_______

y te escribo versos…

para ver trepar mi amor por ti
como la hiedra y soñar, con inscribirme
un día, en las páginas espléndidas de tu cuerpo

para luego quizás, vagar como un recuerdo
como el ruido o como el viento

para que seas mi camino incierto
mi sueño, mi locura o mi mejor secreto

-“ah, qué magnífica sustancia es la palabra
que te adorna de esa suave y sutil nostalgia
como la de pájaros por la luna, para después alzar en vuelo”

para mirar cómo el viento manosea
los blandos bordes de la tarde, cómo sintetiza
en frases y oraciones, la danza de colores que descalzos
tiñen de asombro alegre, a tus ventanas de ojos

para contemplar cómo los árboles
ajenos de equinoccios, tocan los climas
afinando los ecos más duros de la melancolía
sin quemarse, como esos locos que atrapan estrellas con las manos

-158 riada-

riela 87


“YO me miro mirar
y mi adentro es mi afuera en esta cárcel
en la que siempre estoy detrás de mí”
Piedad Bonnett.

_______

la bandada de tardes de abril
esta vez, transcurre más lenta

la vida pesa, como la letra
de una canción casi olvidada

entre tardes de sol o de lluvia
vamos heredando del sosiego, las edades

y esas últimas piedras posan desnudas
para ser esculpidas en pequeñas sombras

el recuerdo sucumbe a sus aristas
y nos llega dispar, pero muy eficaz
entonando siempre su vieja melodía de ola

-riela 87-