diminutas latitudes


“ROZO la turba de hojas y ramas,
los nombres que pasan,
sigo el curso de las estaciones nuevas.
El principio está ya lejos,
pura mansedumbre en el agua”
Dori Campos.

_______

diminutas latitudes de este amor
parecen conjugarse en tus pasos urgentes
e indiferentes frente al mar

de nuevo, y para que siempre me veas y oigas la voz
mi corazón se hace tambor y la alegría se levanta
como una flecha, alto, alto, muy alto

tu sonrisa de agua mansa, es eco en llamas que me evade
y es esa costumbre mía, de procurar el aroma del recuerdo mínimo
de esos ojos , bajo la sombra negada de una palmera

horizonte de ilusiones blancas, en ti fosfora el tiempo
y resplandece ese azul cielo, bordando de tu mirada a toda mi memoria
tu multitud de nuevo, es el desguaze aéreo de todas las golondrinas
que hoy conté

-403 riada-

mi otro arcano


 “MI amante vertical me mira entonces,
suspendido un instante entre las nubes,
y se esfuma
dejándome un rumor de cuerdas”
Erika Martínez.

_______

dime… -¿en qué paraje de mis sueños
no te has paseado vestida de marinera?

con la desfachatez de un pájaro
un día, alzaste vuelo y te me hiciste indescifrable

aluzabas entre amplias despedidas
mientras envolvías en tus alas designadas, todos mis creyones

pronto, en la desnudez exacta de un noviembre sin hojas
me dejaste fuera del molde de tus párpados, cuando reinabas
sobre los mapas de ciudades y de mares
donde se tejían las incertidumbres

otro día, lo sé… vas a volver
y todo lo azul se desprenderá desde tus formas de lluvia

entonces, y solo entonces tu vuelo salvaje
será mi otro arcano, en la eternidad del mismo sueño

-345 riada-

simulando lunas


“YO soy la cima del glaciar que resplandece más sobre aquel bosque,
y las voces de bronce que recibes desde las torres de las catedrales.
El recuerdo que de repente te asalta a mitad del día
y te llena de un extraño bienestar
Rolf Jacobsen.

_______

siente cómo pesa el tiempo, amor mío
cuando nos muestra esta densa melancolía
como a un trofeo, como a su inequívoco equipaje

yo quiero tu alegría aquí tendida como un día
abierta y sonora, luminosa como un viaje
con el que había soñado yo,
toda la vida

tú eres el ruido más hermoso de los enjambres,
el vuelo en ascenso al frescor de niebla en la cara,
esa diminuta latitud, donde yo me detengo a rectificar

atrapado en tus formas azules de amante
y así te miro, vaporosa y trayendo en tus manos
tu bandera bien en alto, hasta la textura de los sueños

yo, con este aroma lacustre de niño artesano
tú eres la pedrada alegre y exacta en la oscuridad
nosotros, este resbalar sobre vidrios escurridos al azar

retozando con flores del jardín de otros amores
tú vienes y ya casi llegas, inconclusa y desvistiéndote
en la noche, con tus blancos sueños en derroche,
simulando lunas…

-318 riada-

segundos fluviales


“CAE la luna…
Cae con cada centello intermitente…
Ilumina a pausas hasta el alma más oculta
Ilumina de forma efímera la noche, los sueños”
Joaquín Carranza.

_______

la extraño
pálida y segregada de silencios,
remontada por los estragos de sus viajes anteriores

todavía yo busco
aquel lunar solitario exento de coordenadas
en el más remoto e imposible municipio de su cuerpo

aún escucho
el sonido de aquellos gestos mágicos de la luz
interfiriendo con su raudal de pestañas anestesiadas
de sueño

en mí se detuvieron
de alguna forma, aquellos segundos fluviales
tan hermosamente geométricos, de sus suspiros sobre el ocre
de una tarde

incluso sostengo
como a una barajita, la blanda clausura del deseo
sobre aquel follaje de palabras que jamás pronunciamos

ya para siempre
me quedé en la estancia más primitiva de sus ojos
como esperando la caída de aquel ángel que dulcemente
la sobrevolaba

-riela 309-

y te llamas…


“SI conociéramos el futuro no saldríamos de la cama”
Julia Roberts.

_______

miras los geranios y te convocas a ti misma, hasta la fina presencia
esa que sustenta en el aire a las ráfagas de nostalgia
donde cohabitan las más hermosas palabras
formadas de sílabas, casi incineradas

cuentas luces
de esas que corren como los suicidas
pero descuentas las estrellas más lejanas

sueltas tu nombre en 280 westbourne park road
hasta la multiplicación del silencio, tras la puerta azul

sabes el secreto asimétrico del grito al oído en la página del blog
donde sangra la poesía desde las venas, desde unos versos tan simples

y te llamas…
-¿cómo te llamas julia roberts, en el personaje que interpretas en notting hill?

-298 riada-

la vida


“BAJO un cerezo con ramas extrañamente abiertas, eso ni siquiera
es un cerezo, se parece más a la sombra del ángel de la guarda”
Julius Keleras.

_______

la noche, que bajo un cielo perfectamente alfombrado de estrellas sosteniendo a una luna incendiada, no haya un enamorado en el mundo, susurrando palabritas de amor -de esas que sueñan ser poesía- al oído de su amada…

esa noche, habrá muerto erató, y se perderá para siempre el sentido vehemente, así como todo argumento cotidiano y simple, de lo que comúnmente llamamos: la vida

-riela 280-

latitudes sueltas


“A las 9 y 30 bajo la lluvia, un señor invitó a un
total desconocido a compartir su sombrilla; los
dos se rieron del mal tiempo.

La chica del restaurante le sirvió doble porción
de pastel a la niña que escuchaba la pelea de sus
padres.

Un taxista le regresó la billetera a una anciana
olvidadiza.

En el jardín infantil, Diana le regaló el color violeta
a Manuela para que terminara el arcoíris”
Alejandra Lerma.

_______

alcanzarla
en la desnudez abrupta de unos lirios
para luego soltarla en la explícita redondez
de los anillos

sé que me falta poesía
y una coincidencia de río creciente en sus ojos
pero yo quiero, es trepar todos los surcos de su geografía

ser musgo por encima de tantos pétalos
antes que ella, ya convertida en mariposa aborte el vuelo
y unos pistilos se extravíen, dormidos sobre sus latitudes sueltas

-riela 263-