Archivo de la etiqueta: Froylán Turcios

680 riada


“MI
interés
no
está en
la complejidad de la
tela de araña
mi
interés
está en
la
mosca
prisionera”
Hans Schnell.

_______

seducir lo incierto, mujer de agua
por las tardes, cuando el cielo casi, casi
se puede tocar con las manos

cuando una caricia repentina
invade lo claroscuro que suelen soñar los pájaros

y entonces, tú tiemblas como las ramas
bajo la lluvia y te conviertes en palabras
que casi, casi encienden la noche

al vaivén de las sombras
somos cuerpos que perturban la fragilidad de las horas

-680 riada-

481 riada


“¿PARA qué decir
que el invierno ha sido largo
cuando es dolor lo que digo?
Tua Forsström.

_______

cuando sientas tu cuerpo sumergirse
en la esplendidez
de la noche

y ya no tengas preguntas
sino un entorno silencioso
que llegue completando tu desnudez

-recuerda que soy + que un montón de frases
entre paredes lejanas

-que la poesía no es tiempo presente
nunca

pero más allá de las arterias
detrás de los abismos

después de un suspiro soñoliento, recuerda
hay otro cuerpo que te aguarda
entre hojas de cuadernos
parecidas a ti

-481 riada-

riela 472


“QUE cada palabra lleve lo que dice.
Que sea como el temblor que la sostiene.
Que se mantenga como un latido”
Rafael Cadenas.

_______

mi feita va y viene
entre metáforas alcalinas
mientras el viento mece su colección de cosas simples

agosto es como “muchas pequeñas heridas”
y es ella siempre, quien entre las manos sostiene
mi montón de cicatrices

empalmando abril, saboteando mayo, borrando octubre me dice:
es como se van juntando islas sobre ese eterno salitre
donde tú y yo nos miramos como a efímeros eclipses

-riela 472-

426 riada


“LAS nubes con sus formas caprichosas
revolando impelidas por el viento,
me hicieron pensar por un momento
en la efímera vida de las cosas”
Froylán Turcios.

_______

tómame a la deriva
donde la curvatura del mar y el silencio, se evitan
mientras que lentamente, la medusa se hace pez

luego, devuélveme a esa orilla
donde mi corazón de náufrago se hincha
como vela, para navegar nuevamente hasta tu desnudez

-426 riada-