las ofertas de otoño


“MAÑANA estaremos huérfanos
y no me conducirás
al margen pequeño de la gloria
y habrá palabras contenidas
en otro:
‘Hasta mañana'”
Elena Tejada.

_______

mujer que desarma ruidos y destella asombros

déjame subir a tu taza de café con leche
para poder mirar las ofertas de otoño
esas que tú lees, como se leen
los horóscopos

luego, ven como lo hacías siempre
y llena de improvistos a la sutil melancolía
con la que antes vestías a los atardeceres

cuando eras la hoja que derribaba al viento

-riela 534-

Anuncios

nada


“TODA la tarde estuvo mirándome desde no sé dónde
Toda la tarde
Y ahora que te veo caigo en cuenta
Venís a consolarme”
Ramón Palomares.

_______

hay ventiscas creadas por unos tunantes pájaros portátiles
y un resumen en cautiverio, entre gariteros ardores
tan ebrios de ocaso

es la música hecha grito plasmada al primer antojo
es el andariego errante que pasea sus envolturas de sueños
entre sombras insomnes, ya saturadas de polvo

furtivas, erráticas, temblorosas…
así de nada sirven las ganas, ni las formas, ni la sólida cordura

en nada ayuda esta incierta falta de penumbras
ni los presagios al vaivén de unos delirios complacientes

nada sostiene al cántaro vaciándose al borde del abismo
ya nada ampara el reproche del lápiz a la hoja medida y ya cortada

-riela 533-

sucumbir a la mordedura


“LIMPIEMOS la cama de las nubes
ella no saben de bombas
ni de tornillos

sólo aprendieron a convertir la luz en rosa

limpiemos sus pies
que están llenos de lluvia

todo
veamos
que no siempre
nos visitaran los cielos”
Luis Perozo Cervantes.

_______

me gusta
mirarte morder las pomarrosas
y luego reír contigo hasta la traducción de los pedazos

sucumbir a la mordedura
y que te apresures a los domingos de pájaros alegres
esos que siempre hicieron cantos con tus silencios de flor

como en esas treguas
que te inclines a la fruta y se fugue tu cordura
al otro extremo de tu risa, donde se pintan verdiazules tu ojos

-527 riada-

el vuelo oscuro y didáctico


“HAY silencio en la casa
Afuera el viento se deshace/ entre las hojas
El frío de agosto/ toca/ raspa
Todavía quedan/ algunos matojos/ de narcisos amarillos/ en el patio
Escucho tu voz diciendo/ como todos los años:/ Hay que pasar agosto…
-Agosto/ agostado/ angostura/ angustia
palabras reunidas que asolaron tu alma-“
Nélida Cañas.

_______

-¿dónde quedó aquel abismo de casi amarnos?
no sé…

se mueve un poco la luna para abotonar estrellas distantes
en el vuelo oscuro y didáctico de la noche-nombre
de sus formas de agua-mujer

ella es la que inventa las fechas de los calendarios
y me ama-inunda desde la remota vigilia
de un silencio que apaga y enciende
a la poesía

crepita la agonía de unos labios
en la espera del verso-poema suspendido
mientras la mirada vuela como un dardo furtivo

finalmente
son sus manos de luz las que emergen
desde las formas ondulantes de la orfandad

como rascacielos que desembarcan
con la claridad alucinante de un amanecer

-riela 512-

sutil encuentro


“LA burbuja quisiera perdurar,
tener a mano el tiempo,
más, desaparece.

Súbitamente sólo una humedad
se disipa en el espejo”
Ángela García.

_______

te entiendo – me dices

-te miro
y se amontonan las dudas

finalmente,
se me antoja el sabor a frutas
que tienen tus domingos

tus pasos mínimos
en la sordera de los tamarindos

tus pellizcos a contra-reloj
esas dentadas que son augurios

risas sin el borrador de oficio
brazos en vez de mar

y esta lluvia diminuta de tus manos
al minuto del sutil encuentro

y te conviertes en mi césped de palabras
ya fotografiada en memoria a los ojos

-492 riada-

tu cicatriz de ojos


“Y entretanto no había más
que el incesante brillo
y el incesante batir de esas alas
sobre espumas y ciudades,
sobre campiñas y lejanas praderas;
más allá de las torres establecidas por la
caída de la noche”
Ramón Palomares.

_______

en las formas feroces
de lo pequeño
es donde el sueño
se nos presenta
sin golpes

es en la pausa
de los que escapan del tiempo
cuando se proclaman
-entre sus bisagras-
todos los silencios

y es cuando levantas la cara
y miras al cielo
cuando a escondidas nos hundimos
frente a un espejo
que no tiene un mar

antes fue el asombro fugaz
en tu cicatriz de ojos…
como si
entre mis zapatos
apenas me descubrieras

y se nos mancha el olvido
de tanto olvido
entre el humo
de la nostalgia
como si fuésemos dos fantasmas

-490 riada-

duelen los pies


“AMO el béisbol, pero mi plenitud eventualmente se terminará y mi corazón, lentamente, se romperá. El béisbol se ha mantenido notablemente impermeable a la modernidad, pero es, como cualquier industria moderna, altamente alienable. Acudo a la poesía porque es menos susceptible a la circunstancia. No me conmuevo especialmente cuando un poeta habla de béisbol; no me interesa especialmente que un mundo se encariñe con el otro. Ahora mismo los necesito separados”
Fernando Pérez.

_______

regresando de su quincuagésima plegaria
duelen los pies, y aún no ocurren para nada
los dulce síntomas al alma, de lourdes vargas

unos niños juegan béisbol
en el callejón de los sueños, a contrarreloj
miguel grita: -¡qué frágiles esas costuras tricolor!
y sí, todas flojas en la vieja pelota marrón
pero al vuelo mágico del jonrón,
de cara siempre al sol;
es como una extraña ilusión
la de miguelito cabrera, desde el portón

-¡y miren a la valentina valles!
tan atenta caminando por las calles
luciendo su mejor cartera
recorriendo las vidrieras,
elegante y perfumada
con su falda plisadita, nueva
y la blusa bien planchada;
altiva, labial y altanera
seguro que anda enamorada….

-riela 487-