sutil encuentro


“LA burbuja quisiera perdurar,
tener a mano el tiempo,
más, desaparece.

Súbitamente sólo una humedad
se disipa en el espejo”
Ángela García.

_______

te entiendo – me dices

-te miro
y se amontonan las dudas

finalmente,
se me antoja el sabor a frutas
que tienen tus domingos

tus pasos mínimos
en la sordera de los tamarindos

tus pellizcos a contra-reloj
esas dentadas que son augurios

risas sin el borrador de oficio
brazos en vez de mar

y esta lluvia diminuta de tus manos
al minuto del sutil encuentro

y te conviertes en mi césped de palabras
ya fotografiada en memoria a los ojos

-492 riada-

tu cicatriz de ojos


“Y entretanto no había más
que el incesante brillo
y el incesante batir de esas alas
sobre espumas y ciudades,
sobre campiñas y lejanas praderas;
más allá de las torres establecidas por la
caída de la noche”
Ramón Palomares.

_______

en las formas feroces
de lo pequeño
es donde el sueño
se nos presenta
sin golpes

es en la pausa
de los que escapan del tiempo
cuando se proclaman
-entre sus bisagras-
todos los silencios

y es cuando levantas la cara
y miras al cielo
cuando a escondidas nos hundimos
frente a un espejo
que no tiene un mar

antes fue el asombro fugaz
en tu cicatriz de ojos…
como si
entre mis zapatos
apenas me descubrieras

y se nos mancha el olvido
de tanto olvido
entre el humo
de la nostalgia
como si fuésemos dos fantasmas

-490 riada-

duelen los pies


“AMO el béisbol, pero mi plenitud eventualmente se terminará y mi corazón, lentamente, se romperá. El béisbol se ha mantenido notablemente impermeable a la modernidad, pero es, como cualquier industria moderna, altamente alienable. Acudo a la poesía porque es menos susceptible a la circunstancia. No me conmuevo especialmente cuando un poeta habla de béisbol; no me interesa especialmente que un mundo se encariñe con el otro. Ahora mismo los necesito separados”
Fernando Pérez.

_______

regresando de su quincuagésima plegaria
duelen los pies, y aún no ocurren para nada
los dulce síntomas al alma, de lourdes vargas

unos niños juegan béisbol
en el callejón de los sueños, a contrarreloj
miguel grita: -¡qué frágiles esas costuras tricolor!
y sí, todas flojas en la vieja pelota marrón
pero al vuelo mágico del jonrón,
de cara siempre al sol;
es como una extraña ilusión
la de miguelito cabrera, desde el portón

-¡y miren a la valentina valles!
tan atenta caminando por las calles
luciendo su mejor cartera
recorriendo las vidrieras,
elegante y perfumada
con su falda plisadita, nueva
y la blusa bien planchada;
altiva, labial y altanera
seguro que anda enamorada….

-riela 487-

como a temblores


“NO sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices”
Mario Benedetti.

_______

detrás de tu voz
andas tú…

con esas hendiduras que reconozco
donde se arremolinan recuerdos

parcelando lo nuestro
me hablas, como si hablasen unos linderos

como en aquellos días
de la radio en blanco y negro

cuando a mis oídos llegaban canciones
que te nombraban como a temblores

-484 riada-

sucumbir en palabras


“En la religión de los besos,
eres tú la que alborota
y al final lo desarmas todo”
Ángel Valles C.

______

por ti se escarchan todos los ruidos de la tierra
hasta sucumbir en palabras, ante el incendio de voces
que te nombran y te amontonan

me haré capaz del fuego y de la furia del agua
para llegar a ti, en las mil formas en que se muestran
los relámpagos

tocar ese lenguaje secreto que tiene tu espejo mágico
y mirarte sonreír

desvestida de esos colores que te robaste de una constelación
indescifrable; mirarte y entender qué es lo que te hace
mi cosecha de luz estridente tan domesticada
y tan salvaje

-ay, mi catira maria angelina… (decires de mi madre)
tú eres todo lo que a mí me falta y sobra
en los espléndidos extravíos
de mis calamidades…

cuando me miras
con esas dos cayenas rojas entre las manos

cuando la luna se queda quieta en los anaqueles
tropicales de esas, tus dos pupilas claras

-482 riada-

entre el polen y la luz


“NO te pedí encender

la luz del patio esta vez,
entré como una extraña,
como esa
hija clandestina y llena de secretos
que los años
van haciendo de mí”
Sonia Scarabelli.

_______

-¿en qué punto y aparte queda pasmada la memoria de tanta incertidumbre
y dónde es que cohabitan esas ecuaciones que hacen parecer
más simples, a los polvorines
de la nostalgia?

-entre siete cielos negros y sus sombras
-entre el polen y la luz
-entre la quimera y la piedra
-en el insomnio que trasciende las ventanas
hasta desabotonarse de las almohadas
-en los peldaños del silencio
desde donde se aboca cada trasnocho

no sé…

pero allí estaré yo
como la sombra de lo que soy
mirando las farolas que intimidan a las páginas de unos sueños

esperando por ella
como la envoltura ideal para los escombros de luz
ante tanto párpado abierto

-riela 464-

ventisca de sílabas y frases


“UNA tiene el deber de ser bella
porque entre otras cosas para eso está UNA
y para comprar lo que nos vendan
y para sufrir por la muchacha de la telenovela
que es tan desgraciada (la muchacha y la telenovela)
y para llorar de felicidad porque a la final
el sapo se convierte en magnate y se casa con
ELLA”
Lydda Franco Farías.

_______

hoy de mí apenas te diré:

ando sin dirección postal
y sin centímetros en las comisuras

sin paz en los relojes de esta gran subasta de tiempo
donde ya a salvo, siento que tú desembarcas
cada media luna

ando pronunciándote, a versos
por esas escaleras de proporciones inconmensurables
tan llenas de adjetivos
ajenos

de repente,
una ventisca de sílabas y frases
empuja hasta mi orilla de náufrago, el devenir
de tus ojos claros, en la dimensión fractal
de un segundo

-448 riada-