como a temblores


“NO sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices”
Mario Benedetti.

_______

detrás de tu voz
andas tú…

con esas hendiduras que reconozco
donde se arremolinan recuerdos

parcelando lo nuestro
me hablas, como si hablasen unos linderos

como en aquellos días
de la radio en blanco y negro

cuando a mis oídos llegaban canciones
que te nombraban como a temblores

-484 riada-

entre hilitos de niebla


“CÁLIDAS impalpables del verano que zumba carnicero. Ni rosas
ni arcángeles: muchachas del país, adivinas
del hombre, y algo más que el calor centelleante,
algo más, algo más que estas ramas flexibles
que saben lo que saben como sabe la tierra”
Gonzalo Rojas.

_______

mientras la luz dibujaba sus laberintos
entre la espesura de la lluvia

yo te miraba desde lo claroscuro de unas palmeras distantes
y la tímida ebriedad que mantienen las siemprevivas

te miraba…
buscándome entre los abismos
donde se extraviaron los últimos soles

y desde donde aún flotan, pequeñas lunas de versos
que permanecen inconquistables

ya en la víspera de todo olvido
quiero asomarme al lujo del brillo de tu mirada

como el último de los privilegiados mortales
me adhiero duro, a la aventura de los albatros
entre el trópico de capricornio y ese lienzo infinito
donde juegas a hacer tus fogatas entre hilitos de niebla

-373 riada-

el anagrama de su ausencia


“SI nuestro encuentro llevara al recuerdo,
dejadle prisionero.
Si nuestro abrazo, a la pasión, pensadlo:
no habrá regreso”
Raúl Castillo Soto.

_______

-¿dónde encuentro yo ahora
las palabras de amor que me faltaron
para completar el anagrama de su ausencia?

-¿dónde ese vuelo de su risa de colegiala
que habitaba mis mañanas, y dónde aquel poema azul
que ella apretaba contra su pecho de río pequeño, sin tinta?

-¿en qué fragmento indescifrable de su mirada
perdí yo, la geometría de faro alcanzado y en qué cuaderno mío
no pinté para ella un paisaje de playa lejana, con palmeras y pájaros

marinera…
mi océano infinito de ilusiones estampadas
déjame otra vez, en aquel puerto traslúcido de zarpazos blancos
donde cada noche, yo colectaba estrellas y fabricaba letras
hasta completar su nombre

 

-riela 335-

los retratos del agua


“YA estábamos, desde siempre.
No reparto bienes. Nada tengo.
Corrijo el curso. Honestamente”
Tedi López Mills.

_______

tú eres la antorcha encendida
a ras de los confines de los colores del alba
mientras festejas y decretas la trayectoria de los cometas

después te levantas, impune como las mareas

suspiras y te balanceas
descalza sobre la acritud del cromo y ya casi aérea
sobre la puntualidad de los relojes en los retratos del agua
la sal y toda la tierra

-227 riada-

justo al alba


“PASARÁS por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte… y jamás lo sabrás”
José Ángel Buesa.

_______

no es el silencio
sino la falta de sus ruidos

no es la hoja seca sobre la humedad del camino,
es aquel transeúnte y el privilegio de su suerte, al pisarla

es la tonta memoria de octubre sobre las empalizadas
y las ventanas de la nostalgia sobre los amaneceres

es este oficio delirante de mirar unos pájaros
poblar de colores a los travesaños

es el peligro, casi eminente de no tenerla
y de nuevo caer en la trampa de no saberla

es este poema que duele palabras
escritas, justo al alba

-riela 151-

un poema


“INTENTO con todas mis fuerzas
no decir
Ven o Vete o Quédate”
Ulla Hahn

_______

escribe un poema -me dices-
que te muera a versos

uno
con ruido de pez gigante
y un eco distante,
de golondrina

luego otro,
para que lo trepes
y te eleves de lunes a lunas

 

-137 riada-