Archivo de la etiqueta: Graciela Baquero.

594 riada


“CUANDO tú me enseñas que dos y dos son algo,
yo aprendo y los cuadro”
Salvador Pliego.

_______

pregúntale a las piedras
si acaso la poesía, no es la calma después de la tormenta

luego, pregúntale a tus piernas
quién si no yo, conoce el mapa de tus desvaríos

para festejar tus ojos en los míos
me basta esta magia humeante de miradas simples

-es que en lo + plano de mis gavetas
yacen tendidos los mil añicos de tu olvido– bromeas, sonríes y dices

y de tu boca pequeña, de pronto
vuelan palabras hasta lo infinitamente imposible

-594 riada-

Anuncios

riela 549


“CÓMO no habré de recordarte ahora,
de nuevo ayer y el día no llegado
si tengo más recuerdos que pasado
de amor que, a solas, en morir demora”
Hesnor Rivera.

_______

sucede el agua y llega
como sucede ella
…a tientas

la tinta ya disuelta
sobre un continente de letras
a tientas

y la fórmula secreta
de sus cántaros de labios, se decreta
a tientas…

-riela 549-

457 riada


“TE ruego, vida, cuando me necesites,
asesina a los antiquísimos fantasmas
y déjame pasar”
Christian Zurieta.

_______

más allá de la fina arena
me gusta desconchar aquellos versos
con que hice sílabas de tu pie izquierdo

cuando quemaba la lluvia en su viaje inverso
y eras como el mármol sobre las trincheras del frío
el pájaro extraño que quebraba el hierro, en manso alivio

yo te iré lloviendo hasta el margen derecho de la hoja
donde escribo; así como el viento va empujando las horas
al rincón, donde ni siquiera soplan los silencios

perdóname esta forma de escribirte, más de setecientas veces
y ahora termino, cierro el suspiro y lo doblo despacito,
apago la luz de este instante
para que gane el olvido

-457 riada-

riela 402


“SOY una chispa
en la tierra
un desahogo fugaz
del corazón que nos piensa”
Claribel Alegría.

_______

hay amores viajeros
que tienen nombres de países, de regiones lejanas
lugares donde la hojarasca tropieza y cae al riachuelo
siempre otoñal

otros, que tocan inviernos
sobrevolando mechones de zonas metropolitanas
y como la levadura zodiacal de las estelas, se posan breves
sin preguntar

amores eternos
esos que tienen nombres de tormentas, de plazas
de religiones, de elevados oráculos, de marcas de café
de pequeña ciudad

esos aromas que en los desvelos
quedan tendidos y secos en la viscosidad del alma
como procurando el más dulce vuelo furtivo
de un quizás…

-riela 402-

riela 348


“¿DE quién es esta noche?
Cabecean fulgores.
Toda la ventana es pérfida,
El peligro, plateada sierpe, duerme”
Sándor Weöres.

_______

es en la vigilia ascendente
donde la luz disuelve su vestimenta
y derrama con eufórica vehemencia sus raudales de piel

ah, qué hermosa y lujosa concesión
sus dos íntimos cofres de lunas talladas

cosecha que purifica lo recio del temblor
a su perfecta infinitud

y así la amo yo…
caminando hasta lo más alto de mi silencio
mientras ella resbala desde la eternidad celta de la coincidencia

-riela 348-

133 riada


“EL viaje comienza – y lo que importa es eso –
No sé dónde”
María Victoria Atencia.

_______

llega el viento mordiendo lunas en tus mejillas pálidas
y en tus pestañas, otra luna fluorescente de caña brava
te recorre toda, como un río bajando a ciegas
una colina

quiero empaparme
lanzarme mar adentro, pero contigo, hundirme y flotar
silbar en tu azul idioma, sentarme a pescar y buscar caracolas
en las orillas de tus bordes tibios

amo tu cuerpo tendido como un libro abierto
como un pensamiento escrito y amo esos momentos
en que estás expuesta como una pausa, en la que yo vivo y respiro

tú eres la grieta por donde escurre el tiempo mío

soplan las horas, anarquía en los minutos ya compartidos
canta al cielo, un corazón alegre hecho un fonógrafo
o un eco delgadito

yo te miro y en trópico de tus ojos claros
fotografío este sosiego

qué alegría saber que existes
y que estás conmigo…

-133 riada-

89 riada


“LOS observo y ellos
no pueden verme
porque la tristeza me ha tornado invisible”
Hesnor Rivera.

_______

se nos va arrugando el tiempo
por perseguir horas erradas
en cuenta regresiva

y yo pulsando la misma tecla…

no es que te desnudes
para luego, yo vestirte
con besos improvisados

quiero desarmarte en llamas
sin adioses improcedentes
con caricias descafeinadas
sobre tu cama de nenúfares aéreos
y sin esa fama, que algunos dan a los aplausos

-89 riada-