latitudes sueltas


“A las 9 y 30 bajo la lluvia, un señor invitó a un
total desconocido a compartir su sombrilla; los
dos se rieron del mal tiempo.

La chica del restaurante le sirvió doble porción
de pastel a la niña que escuchaba la pelea de sus
padres.

Un taxista le regresó la billetera a una anciana
olvidadiza.

En el jardín infantil, Diana le regaló el color violeta
a Manuela para que terminara el arcoíris”.
Alejandra Lerma.

_______

alcanzarla
en la desnudez abrupta de unos lirios
para luego soltarla en la explícita redondez
de los anillos

sé que me falta poesía
y una coincidencia de río creciente en sus ojos
pero yo quiero, es trepar todos los surcos de su geografía

ser musgo por encima de tantos pétalos
antes que ella, ya convertida en mariposa aborte el vuelo
y unos pistilos se extravíen, dormidos sobre sus latitudes sueltas

-riela 263-

llueve


“TENGO que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no”.
Mario Benedetti.

_______

llueve otra vez

la lluvia
se tiende sobre el día

una hoja tiembla
en solo silencio y cae
para no prolongar su agonía

oscurece la tarde

sobre la soledad melancólica
de unas piedras, se desmiembra
la intensidad de la lluvia

llega el viento del este
sacudiendo su melena y extiende
lentamente sus alas frías

oscurecen las galaxias

-riela 166-

ahora andas tú


“ME he ido acostumbrando
a tu ausencia
naranja
y a no añorar tu gabardina gris”
Anabel Torres.

_______

ahora andas tú
como una arandela metálica
suelta,
dando libres bandazos
y vueltas,
llenando de ruidos
el vacío
que es el centro de mi corazón

en tu testarudez de hechicera
siempre te sobró la confrontación

pero es tu actitud de entrega
y tus gestos de aquel enero,
una noche y frente al mar
lo que yo quiero
como a un hilo de luna,
volver a alcanzar

esos perdigones anoréxicos tan tuyos
¡ay amor!
cómo duelen en la tempestad

¡si tú supieras!
si tú supieras del trueque fantasmal
que acordé, anoche con la luna

…por una sola mirada tuya,
en vez de esas fotografías robadas,
dobladas y mojadas
que a veces, me toca contemplar,
yo pagaría con versos secos

-128 riada-

como lagartos


“REGRESO al mismo café.
Las horas lentas que pasaron en vano
atraviesan conmigo la puerta giratoria.
Y al fondo, entre las mesas,
una sonrisa tuya me mira como entonces.”
Amalia Iglesias.

_______

enamora esa flor azul
y el arañazo en la espalda
que me deja, junto a su falda sobre mi cama

violenta y terca navega
una caricia, desde un puerto de su cara
para atracar junto a la isla-lunar en su vientre

el silencio siempre
huye desde lo claroscuro de su mirada
para que su cuerpo finalmente cuelgue de mis palabras

la alegría, de repente revienta como un globo
y los minutos corren como lagartos
detrás de sus labios rojos

-riela 63-