bad temper


“COMO esos círculos de colores
que se confunden a la distancia con una línea recta,
tus viajes me hacían verte distinto de lo que eras en realidad”
Cecilia Romana.

_______

me inclino para leer tu simple traducción de:
“bad temper”, y luego sonrío

ay corazón, que late y late
sobre aquel, donde nacen las tormentas caribeñas

yo te miro amor mío, asomándote a  la tarde
y tú eres la que viene tarareando esos fieros poemas

entre la breña, donde habita la mancha más negra
y glucosa de mis abismos

 

-417 riada-

ilusa fantasía


“EN tus pupilas,
ventanas a tu alma… percibí,
una bandada de Robins
…alejarse, apurados”.
Eva González.

_______

pagaría con cifras de mar
por unas palabras suyas, desprendiéndose
de su boca como pétalos obscenos

tonta ilusión
la que refracta desde el espejo
al silencio que desnuda las veces del agua

torpe afán
tanto esfuerzo por alcanzar la metáfora
cuando llega la tarde festejando su proximidad a los ojos

ilusa fantasía
que finge fechas y roba escombros de letras
para tocar su risa, que resbala al azar en la premura de las corolas

-riela 308-

echa a volar paloma


“LA gente más triste que he conocido en la vida son aquellas a las que no les importa profundamente nada”
Frase de la película: Dear John

_______

echa a volar paloma
de las frías arterias de los mármoles

sacude el polvo de los horóscopos
y anida en la efervescencia de los insomnios

hazte cuchillo labial y corta ya
a estos versos cautivos, de la raíz del poema

y vuelve otro día, a los vapores de mi enramada
para contarte las lunas que nacieron de tu ausencia

-248 riada-

oración


“BENDITAS sean las muchachas
que usan rouge y rimmel
beben vino con altos oficiales
y por las noches
–espejos y medialuz–
abren las piernas con decencia,
como cuando duele”
Mariela Dreyfus.

_______
.

creo en tu sonrisa ondulada, alada, inestable

creo en la poesía, cuando su único mérito incipiente
es ser el transporte de las palabras hasta su féretro de mar

en el olvido, cuando se presenta vestido de enemigo implacable

creo en eso de despintar melancolías desde ansias amuralladas
y en vaciar mi cantimplora de amaneceres, para llenarla con tu sed

creo en tu olor a duraznos y en ese vuelo violento que tiene tu mirada

creo en la perfección, cuando te miro tendida sobre este mayo lluvioso
en tus pasos hacia mí, cuando eres el soplo que enciende y apaga mis abismos

creo en tus abrazos redondos y amarillos, en los giros de la luz perfumada
ante tu rostro que casi, casi te hace ser el milagro más distante
desde donde cuelgo, para contemplar yo, mi vida

-197 riada-

como una esfinge


“EN su ojos de agua suntuosa, avivados de carmín,
caen, con pesado deseo, sus párpados cansados.
La boca deletrea, en el dorso grabado de los escarabajos,
el cartucho amado e impuro de un nombre romano”.
Pierre Louÿs.

_______

si tú fueses una esfinge egipcia
o una esbelta figura, de esas, de la mitología griega

y si la luz de esa luna, fuera suficiente
para aceptar mi derrota ante ti,
yo empezaría a negociar
mi entrega

pero ahora,
dame motivos pa’ alcanzarte
hasta convertirme en tu gerifalte

dame la cadencia de tu amor secreto
para amarrarme como un loco a tu aliento

dame golpes bajos, dame besos largos
o breves, no importa, pero dame besos siempre
en los ojos, en la piel, en la boca…

-172 riada-

obvio


“HE zarpado
entre hiedras –ausente-
valga el impío argumento del sofisma
que postra este eco de aconteceres

No guardes de mí las cenizas…”
Anna Francisca Rodas Iglesias.

_______

no puedo negar el hollín que roe los pies de las paredes
tampoco el agua, tibiamente domesticada

cuando desde el costado onírico del espejo
sonríes al árbol de palabras, sin un balcón y en ropa interior

no puedo obviar la fórmula crujiente de tus ojos verdes
tampoco tu oficio de marinera, sobre sábanas inaccesibles

obviar mi temor en las subastas diarias de puntos débiles,
comas concurridos, adjetivos tóxicos, sustantivos con corbatas
y flacos signos de interrogación

mi temor a mal envolver, ese mar de astillas nuestras
en papel glasé, esperar que maduren y sean la noticia que trepa
por todo mi pueblo y en tu blanca ciudad

obvio, hasta que las máquinas solemnes de trementina
-que son mis versos- domestiquen una versión menos devaluada del coraje
y entonces, sí…

no pretendan otra cosa,
que no sea desvestir tu desnudez de letra

 

-168 riada-