Archivo de la etiqueta: Helmut Heissenbüttel.

723 riada


“VENGO de doblar el día
espantar las moscas de la cocina.
Recojo la noche sin hacer ruido
por costumbre
así me repito
como el Avemaría sobre los muertos”
María Alejandra Rendón Infante.

_______

me enseñaste
ese punto de ruptura
donde se detienen todas las mariposas

también, a arañar sueños de éter
que florecen sobre el brillo
de las botellas

-¿a qué lugar sagrado
iría a parar tu pezón izquierdo
aquel medio-día,

cuando desde mi boca se izaba
en nuestro aprendizaje temprano
de la carne, ah?

apenas ayer
prometimos de cara al viento
despertar siempre, siempre mar adentro

a tanto afán estrafalario de nuestras manos
haciendo tormentas, velas henchidas
y pañuelos

hoy te propongo
a pesar de tanta deriva
dar la vuelta y ya sin retorno,

que sean otros los que narren
el final de nuestra
historia

-723 riada-

654 riada


“LA noche es un dibujo de faroles y luces traseras de autos.
Sobre el plano inmóvil del río Alster están las banderas
blancas de la noche.
Bajo los árboles caminan las sombras.
Soy yo”
Helmut Heissenbüttel.

_______

me decías:

-los que aman sin destino
son como pájaros sin garganta

como el equilibrista entre el insomnio y la cordura,
como los pétalos sin nombre sobre el asfalto…

y mirábamos saltar la flor
desde la lágrima, con la prisa del átomo

tres sílabas mal escritas, maria
son tres saltos definitivos

con la textura de tres geranios
sobre lo improvisado de tres martes consecutivos

en las costillas de estos doce simples versos-naufragios

-654 riada-