Archivo de la etiqueta: Hilde Domin

riela 717


“MI voz taciturna
extraña para no repetirte
y no recordarte”
Janina Camacho Camargo.

_______

y los geranios
todavía desparramados
sobre aquel mapa-cuerpo de su densidad

hoy parecen faroles distantes de luna
o cirios recién encendidos a la hipótesis lejana de cierto limite
sobre las pequeñas aristas del recuerdo, que aunque mío
siempre extraño y ahora escribo

-riela 717-

riela 672


“HAY incluso un amanecer olvidado
para siempre por su propia belleza”
Juan Carlos Quintero Herencia.

_______

como dos manchas
o dos polos opuestos en un paisaje de gente

somos dos hojas indefinidas y domesticadas
en otoños muy distantes, somos dos capítulos finales
y tan diferentes; de la misma serie televisiva

y no es casualidad… más bien y simplemente
es esta manera de mirarnos entre los estragos de la distancia
puntual de las fotografías

-riela 672-

riela 617


“AHORA duelen sus poemas en mi cuerpo‚
algo de mí que en él se reconoce hasta quebrar la imagen
de todo lo que fui”
Chantal Maillard.

_______

la palabra se va y regresa vacía
herida y yerta sobre la vértebra metálica de la poesía

versos que se pierden en sombras donde la noche dobla las esquinas

este afán de huir curiosamente hasta la metástasis del alba
este salpicar tan temprano de la luz

-riela 617-

riela 552


“TE amo y te grito donde estés
sordo como estás
a la única palabra que puede sacarte del infierno
que estás labrando como ciego destructor
de tu íntima y reprimida ternura que yo conozco
y de cuyo conocimiento
ya nunca podrás escapar”
Gioconda Belli.

_______

eran amores de muy poca evidencia
ríos inmóviles

resumen de las clepsidras
otros crepúsculos de efemérides luminosas

la fugaz estructura de los desmanes
pecado amarrado a unas piedras bajo el agua

esfinges con secretos como para quererlas tanto
en aquellos jueves sin brazos a la sombra de unos arboles

-riela 552-

 

riela 423


  “SIN embargo
hoy no estás y eso si es insalvable
es una nueva mutación del dolor”
Rocío Soria.

_______

de su mirada salta la metáfora
que hace cantos de los golpes de la lluvia

tan urgente como los temblores
o lentamente, como el viaje del árbol hasta la nube

cuesta arriba, como el pétalo en alas del viento hasta el horizonte
cuesta abajo, hasta amanecer de cara al mar, como los barcos que se minimizan

-riela 423-