como a temblores


“NO sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices”
Mario Benedetti.

_______

detrás de tu voz
andas tú…

con esas hendiduras que reconozco
donde se arremolinan recuerdos

parcelando lo nuestro
me hablas, como si hablasen unos linderos

como en aquellos días
de la radio en blanco y negro

cuando a mis oídos llegaban canciones
que te nombraban como a temblores

-484 riada-

hay melodías


“HAY viajes que se suman al antiguo color de las pupilas.
Después de ver la isla de Calipso, ¿es que acaso Odiseo
volvió a mirar igual?, ¿No se fijó un color
como un extraño cúmulo de algas
en sus pupilas viejas? Lo mismo que en los pliegues
mínimos de la piel
se fosilizan besos y desdenes, así los ojos filtran
esa franja turquesa del mar que acuna islas,
medusas de amatista, blancura de navíos”
Aurora Luque.

_______

hay melodías
en las vertientes por donde surcan estos versos

como veleros
desiguales, que abandonan sus reflejos en el aire

porque nadie
los persigue, se ondulan y luego mecen suavemente

siempre ascendentes
sobre el unicornio azul que remonta las mareas

así recrean
silencios en las vidrieras donde se exponen los recuerdos

tan lentos
que crujen en momentos, en que se desdeña la alegría

-riela 409-

letras adictas a ti


“ME deslicé rasante por oscuras aguas
sin sumergirme una sola vez
hacia las orillas de una mañana urbana
mucho más anhelante
por la primera luz
Jimmy MacCarthy

_______

demasiada la luz
y tan pocas las semblanzas de ojos
para mirarte, solo con letras adictas a ti

polvareda de ilusiones,
dulce velero que se adentra al naufragio
son los centímetros de tu cuerpo-mar entre lápices y mareas

-¡qué fiesta la del cirio recién encendido!
al punto final de la pupila, sobre la transparencia eterna
y de nuevo se suelta la locura en el muelle-341 de otra mirada tuya

-341 riada-

catorce catedrales


“GRANDE o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos”
Henrik johan Ibsen.

_______

una vez, conté catorce catedrales
en un barrio de sus caderas, mientras la luna
hacía fintas sobre sus piernas color resina poliester

luego, la vi caminando malabares
sobre la fractura del poema, en la quinta página
de aquel cuaderno, donde yo cosechaba caos de amaneceres

otro día, ella me rompió
la infraestructura digital del vuelo
exactamente en el cordón umbilical de todas mis preguntas

-riela 284-

lastre y burbujas


“SIEMPRE estás como ausente de la tarde. ¿Qué lago
invisible y lejano recogerá tu imagen?”
Francisco López Merino.

_______

de la misma mano
pero ajustada a la brevedad,
te ves victoriosa sobre tanto desorden

como las cosas que te sorprenden
y que solo tú entiendes, descarrilas todo
con una mirada

cierras tu dulzura de ojos
y te das cuenta que hoy toda la luz te pertenece

luego el suspiro que apenas te alcanza
para saborear el café

y así te vas, vestido abajo
convencida de un: “-sí, para siempre”
y con ese: “-esto tan hermoso que ocurre conmigo”

lastre y burbujas como mariposas amarillas por doquier
flores en la mano, eres la que acaricia las estrellas fugaces
y son aquellos recuerdos del tibio aliento, los que te rozan la cara

entonces miras a los otros: -los de bien allá-
los que solo han amado todo lo frío
y sonríes

 

-221 riada-

no hay evidencias


“Y si el mundo, impaciente,
se sale de sus goznes, estalla o se disuelve,
los amantes lo ignoran, apenas necesitan
el canto de su sangre”
Flor Alba Uribe Marín.

_______

no hay evidencias
que lo nuestro sea más que un sueño
de pirómanos del hielo

tampoco encuentro
faltas de ortografía en los folletos
ni en tu cuaderno de lluvias más lejanas

dame ojos para mirar
la timidez de insecto que delimita y desborda
como un regalo, sobre un libro

para entender, cómo es que a veces
me gana la alegría, y sobrepasa al instante del grito
de victoria, hazme surcos curvos en la boca

y te miro
con tu bandera de colores izada al alba
desde tus cordilleras de manos, con el mismo viejo pánico
a las ya acordadas rimas

-173 riada-

los atrapasueños


“CUANDO el espacio, sin perfil, resume
con una nube
su vasta indecisión a la deriva…
¿Dónde la orilla?”
Jorge Guillén.

 

_______

duermen los atrapasueños
donde aún respira la poesía
-lecho hermoso, el de tus promesas-

las luces del alba
ya casi desenfundan las cascadas de mi alegría
mientras la escoba de tu presencia, barre toda mi memoria

secretamente, ya mis ojos
se pasean frente a tus ojos de olas y mareas
y pronto despertarás, como un océano

-96 riada-