bocanadas de corazones


“EL ojo hambriento se cierra
como si un rayo de sol saciara la herida”
Carlos Llaza.

_______

son más las ventanas
que los sueños permitidos

flota una suave tristeza sobre los cuerpos y las almas
anhelantes de una cama, de relámpagos y de mareas

la noche llora su oscuridad
y nadie la escucha

la ciudad desgarra el alma del viento que gira
acechando sombras en las portadas predilectas

se hunde la luna en la humedad salada de unos ojos
es cierta forma de lamer, descubrir y recobrar los sueños

hermoso lenguaje
es la mirada convertida en libro aéreo

unos perros ladran a la luna
y solo logran espantar sus murciélagos

el cuerpo de una amante invade la memoria
con su llaga de palabras cavernosas

no hay asombros ni piedad sino realidad y tristezas
en la carne (son como bocanadas de unos corazones)

trasnocho
y unas ansias desencadenan en abierto aroma

ando ausente

alargo mi cuerpo para hacer un mejor escrutinio
de esos adjetivos minuciosos tras miradas indiferentes

que me perdone el verso
pero ahora solo quiero colgar mi sombra desde una lágrima

dirán que estoy loco

-riela 501-

Anuncios

sucumbir en palabras


“En la religión de los besos,
eres tú la que alborota
y al final lo desarmas todo”
Ángel Valles C.

______

por ti se escarchan todos los ruidos de la tierra
hasta sucumbir en palabras, ante el incendio de voces
que te nombran y te amontonan

me haré capaz del fuego y de la furia del agua
para llegar a ti, en las mil formas en que se muestran
los relámpagos

tocar ese lenguaje secreto que tiene tu espejo mágico
y mirarte sonreír

desvestida de esos colores que te robaste de una constelación
indescifrable; mirarte y entender qué es lo que te hace
mi cosecha de luz estridente tan domesticada
y tan salvaje

-ay, mi catira maria angelina… (decires de mi madre)
tú eres todo lo que a mí me falta y sobra
en los espléndidos extravíos
de mis calamidades…

cuando me miras
con esas dos cayenas rojas entre las manos

cuando la luna se queda quieta en los anaqueles
tropicales de esas, tus dos pupilas claras

-482 riada-

lluvia de minutos


“ELLA dice: soy una ciudad olvidada.
Él dice: soy un río.
Se quedaron en silencio
cada uno en su ventana
mirando su ciudad, su río”
Filipa Leal.

_______

estalla la lluvia de minutos
mientras que dulcemente, aquí engorda
la nostalgia

-¿te he llamado alguna vez memoria ardida?
es este caminar siempre descalzo sobre la dosis exacta
de melancolía

quiero escucharte
y que hoy seas por un instante, mi enemiga
implacable

ayúdame a encontrarte sobre la hora sobria, plana…
pero no, no estás y no estarás
jamás

eres el gesto de un dios enardecido, enseñándome
a contemplar las hojas más blancas
del silencio

me convoca otra noche áspera, suelta, convaleciente
todo parece un perfecto halago del día
equivocado

de alguna forma, se enciende y apaga el faro alegre
de tu risa lejana, al final de una avenida
entreabierta

-442 riada-

dos hermosas cordilleras


“ESTAS
haciendo
cosas:
música,
chirimbolos de repuesto,
libros,
hospitales
pan,
días llenos de propósitos,
flotas,
vida,
con tan pocos materiales.
A veces
se diría
que no puedes llegar hasta mañana,
y de pronto
uno pregunta y sí,
hay cine,
apagones,
lámparas que resucitan,
calle mojada por la maravilla,
ojo del alba,
Juan
y cielo de regreso.
Hay cielo hacia delante.
Todo va saliendo más o menos
bien o mal o peor,
pero se llena el hueco,
se salta,
sigues,
estás haciendo
un esfuerzo conmovedor en tu pobreza,
pueblo mío,
y hasta horribles carnavales, y hasta
feas vidrieras, y hasta luna.
Repiten los programas,
no hay perfumes
(adoro esa repetición, ese perfume):
no hay, no hay, pero resulta que
hay”
Cintio Vitier.

_______

dos caracolas enredadas entre las sábanas,
dos exactas mitades, dos caudales
que me tropiezan, me urgen y matan

tus pies son dos hebras largas y blancas

dos mechas, dos hermosas cordilleras
desde donde yo, enciendo todas mis fogatas

dos clavijas para una sola guitarra

dos cuerdas para subir al oráculo de tu ombligo
para recitar allí, la perfecta oración que es tu nombre

la redención de estos minutos
anuncia, que ulises ha llegado de nuevo, a suelo de itaca
solo para izar la bandera de tus pies hilarantes

-365 riada-

girando como la luna


“LA ruptura es nada más un desvío por aprovechar.
Viajar para contrarrestar la vorágine de lo externo.
Todo viaje va hacia dentro de los ojos”
Diana Araujo Pereira.

_______

quédate un segundo
-seré como un sueño recién soñado:
estrenando versos que suenen como la lluvia
como golpe de marullo
o como un beso robado

quédate un minuto
-seré como un sueño transitando:
trajinando versos que huelen a machado y neruda
a mango sin fines de lucro
y a maracaibo

quédate una hora
-seré como una huella que ya han borrado:
me verás suelto y lejos, girando como la luna
sin apuros
y en naufragio

-302 riada-

catorce catedrales


“GRANDE o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos”
Henrik johan Ibsen.

_______

una vez, conté catorce catedrales
en un barrio de sus caderas, mientras la luna
hacía fintas sobre sus piernas color resina poliester

luego, la vi caminando malabares
sobre la fractura del poema, en la quinta página
de aquel cuaderno, donde yo cosechaba caos de amaneceres

otro día, ella me rompió
la infraestructura digital del vuelo
exactamente en el cordón umbilical de todas mis preguntas

-riela 284-

echa a volar paloma


“LA gente más triste que he conocido en la vida son aquellas a las que no les importa profundamente nada”
Frase de la película: Dear John

_______

echa a volar paloma
de las frías arterias de los mármoles

sacude el polvo de los horóscopos
y anida en la efervescencia de los insomnios

hazte cuchillo labial y corta ya
a estos versos cautivos, de la raíz del poema

y vuelve otro día, a los vapores de mi enramada
para contarte las lunas que nacieron de tu ausencia

-248 riada-