Archivo de la etiqueta: horizonte

riela 284


“GRANDE o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos”
Henrik johan Ibsen.

_______

una vez, conté catorce catedrales
en un barrio de sus caderas, mientras la luna
hacía fintas sobre sus piernas color resina poliester

luego, la vi caminando malabares
sobre la fractura del poema, en la quinta página
de aquel cuaderno, donde yo cosechaba caos de amaneceres

otro día, ella rompió
la infraestructura digital del vuelo
exactamente en el cordón umbilical de todas mis preguntas

-riela 284-

248 riada


“LA gente más triste que he conocido en la vida son aquellas a las que no les importa profundamente nada”
Frase de la película: Dear John

_______

echa a volar paloma
de las frías arterias de los mármoles

sacude el polvo de los horóscopos
y anida en la efervescencia de los insomnios

hazte cuchillo labial y arranca ya
a estos versos cautivos de la raíz del poema

y vuelve otro día, a los vapores de mi enramada
para contarte las lunas que nacieron de tu ausencia

-248 riada-

235 riada


“DULCE corazón mío de súbito asaltado.
Todo por adorar más de lo permisible”
Ana Rossetti.

_______

no nombres piedra
tampoco digas sombra
di la palabra exacta y fiera

no la del eco, porque entonces se enamora
de tus labios navegables, la melodía de las olas

es que hay un diapasón y su calavera
a punto de convertirse en riela
sobre el bies, de tu boca

-235 riada-

185 riada


“Camino para mirar las calles
y pretender volar con las alas rotas
como la niña que corría
retornando siempre a casa
con un as bajo la falda”
Zazil Alaíde Collins.

_______

arrumados bajo el almendro
me jurabas que, siete por siete
era igual a otra madrugada contigo

para caer en tu emboscada
déjame hacerte noche primero, después
con tu fogata de labios, una gran llamarada

para que el alba nos encuentre habitando sombras
no censures mis palabras, tampoco temas al pentagrama
que mis manos, d e s p a c i t o vienen dibujando bajo tu falda

-185 riada-

165 riada


“AMAR, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo;
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo”.
Rubén Darío.

_______

con el sol detrás de la memoria
todavía anda joven el amor de otras edades
por océanos vacíos y en tormentas transitorias
la nave del olvido navega sus propias soledades

la mujer bella y menuda que seguramente vos eras
quedó en puerto, cantando la canción frente al espejo
solo para verse y oírse decir: allá va lejos, muy lejos
la ilusión que en vez de besos, prometía primaveras

como el amor mira con ojos, con los que tú jamás me viste
naufraga la nave del olvido en este mar de tiempos idos
en donde sigues siendo tú, el gran amor que nunca fuiste

por no tenerte ahora, apuesto esa luna, a que te crees lejana
en cuanto a vernos, no sé… recordarte, en mi alma hace tanto ruido
que con soñarte ya eres mía, aunque te pierda al despertar mañana

-165 riada-

riela 162


“DESPUÉS, juntos los dos, alguna noche,
Reímos mucho, tanto,
Que quedó como huella de las lágrimas
Un misterioso encanto!
José Asunción Silva.

_______

la luna baila a la deriva
intentando mediar su cuerpo de ánfora metálica
allí, donde yo guardo mis recuerdos

crepúsculos que emergen
desde aquellos lingotes de páginas tatuadas
por un fluido ensordecedor de palabras

yo amo su densidad
cortada por el filo de la ausencia

costumbre mía, este medir cada noche
los soplos de la sed erosionada de su voz
sobre la blanca pizarra de la luna

fotografía vital
sus manos menudas, casi aéreas
acariciando el césped suave de la melancolía

costumbre mía, mirar anclar cada tarde
sus formas de ola sobre mi poesía, de puertos y muelles

tantas veces costumbre, que se me hizo inútil
la costumbre de pintar peces blancos en los bordes de su boca

me queda la costumbre
de esperar por los aplausos de la noche
mientras el viento, es la música que apremia los minutos

costumbre de amor somero
y de playas sin esquirlas, donde ella
se ha convertido en toda promesa infinita, necesaria

costumbre mía, ella
la implacable domadora de mis dudas

-riela 162-