locura sin saldo


“SIN inventar el capítulo,
comenzar a entender
una lectura furtiva.

La página burla
lo imaginario y absurdo”
Maritza Cino.

_______

sin ti
la poesía
es otra locura sin saldo

y es así como se vería
una lágrima de amor sin sombrero

o tu maleta llena de ropa fría
y sin ese suspiro hondo y suicida
en las venas de un país extranjero

ay, de este amor tan mal escrito

ay, de esta semana sin febrero
tan peligrosa como los tornillos
flojos, largos y sueltos…

soy tu capitán, marinera
el del lápiz con la punta obsoleta
de tanto escribir tontos poemas

sin el cuerpo de un verso
sin alas de letras

-422 riada-

conjuro


“ES inútil pronunciar este misterio
que es lo simple o lo divino
o una de las nadas que tenemos”
Julia Erazo Delgado.

_______

-¡viento del este!
tráela nuevamente
a esta orilla celeste
para yo verla jugar
entre el cielo y el mar
con turpiales y peces

-¡viento del norte!
dame letras de su nombre
y acompáñame esta noche
en mi fogata de versos
para soñar que la encuentro
trepando entre voces

-¡viento del sur!
ponle alas a mis palabras
sobre el ritmo suave del agua
y dibuja unos límites de luz
a estos círculos desiertos
de luna, que la reclaman

-riela 344-

girando como la luna


“LA ruptura es nada más un desvío por aprovechar.
Viajar para contrarrestar la vorágine de lo externo.
Todo viaje va hacia dentro de los ojos”
Diana Araujo Pereira.

_______

quédate un segundo
-seré como un sueño recién soñado:
estrenando versos que suenen como la lluvia
como golpe de marullo
o como un beso robado

quédate un minuto
-seré como un sueño transitando:
trajinando versos que huelen a machado y neruda
a mango sin fines de lucro
y a maracaibo

quédate una hora
-seré como una huella que ya han borrado:
me verás suelto y lejos, girando como la luna
sin apuros
y en naufragio

-302 riada-

catorce catedrales


“GRANDE o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos”
Henrik johan Ibsen.

_______

una vez, conté catorce catedrales
en un barrio de sus caderas, mientras la luna
hacía fintas sobre sus piernas color resina poliester

luego, la vi caminando malabares
sobre la fractura del poema, en la quinta página
de aquel cuaderno, donde yo cosechaba caos de amaneceres

otro día, ella me rompió
la infraestructura digital del vuelo
exactamente en el cordón umbilical de todas mis preguntas

-riela 284-

latitudes sueltas


“A las 9 y 30 bajo la lluvia, un señor invitó a un
total desconocido a compartir su sombrilla; los
dos se rieron del mal tiempo.

La chica del restaurante le sirvió doble porción
de pastel a la niña que escuchaba la pelea de sus
padres.

Un taxista le regresó la billetera a una anciana
olvidadiza.

En el jardín infantil, Diana le regaló el color violeta
a Manuela para que terminara el arcoíris”
Alejandra Lerma.

_______

alcanzarla
en la desnudez abrupta de unos lirios
para luego soltarla en la explícita redondez
de los anillos

sé que me falta poesía
y una coincidencia de río creciente en sus ojos
pero yo quiero, es trepar todos los surcos de su geografía

ser musgo por encima de tantos pétalos
antes que ella, ya convertida en mariposa aborte el vuelo
y unos pistilos se extravíen, dormidos sobre sus latitudes sueltas

-riela 263-

echa a volar paloma


“LA gente más triste que he conocido en la vida son aquellas a las que no les importa profundamente nada”
Frase de la película: Dear John

_______

echa a volar paloma
de las frías arterias de los mármoles

sacude el polvo de los horóscopos
y anida en la efervescencia de los insomnios

hazte cuchillo labial y corta ya
a estos versos cautivos, de la raíz del poema

y vuelve otro día, a los vapores de mi enramada
para contarte las lunas que nacieron de tu ausencia

-248 riada-

no hay evidencias


“Y si el mundo, impaciente,
se sale de sus goznes, estalla o se disuelve,
los amantes lo ignoran, apenas necesitan
el canto de su sangre”
Flor Alba Uribe Marín.

_______

no hay evidencias
que lo nuestro sea más que un sueño
de pirómanos del hielo

tampoco encuentro
faltas de ortografía en los folletos
ni en tu cuaderno de lluvias más lejanas

dame ojos para mirar
la timidez de insecto que delimita y desborda
como un regalo, sobre un libro

para entender, cómo es que a veces
me gana la alegría, y sobrepasa al instante del grito
de victoria, hazme surcos curvos en la boca

y te miro
con tu bandera de colores izada al alba
desde tus cordilleras de manos, con el mismo viejo pánico
a las ya acordadas rimas

-173 riada-