Archivo de la etiqueta: Ida Gramcko

riela 661


“MI casa no tiene muros,
tiene certezas

Mi casa no tiene puertas
ni ventanas,
tiene amaneceres

Mi casa no tiene techos
ni vigas,
tiene designios”
Eduardo Zambrano.

_______

la fui narrando desde los vértices más distantes de una tarde
con esos afanes, casi delictivos que tienen las travesuras
y ya vestido de estupores, me hice pájaro

la miré caminando entre hermosos adjetivos por calles y parques
y en ese columpiar, ella dio formas a este enero, mientras
yo me hice el perro de su minúscula sombra

me fui acercando a su estallido alegre de mariposa
novia del aire, riachuelo de luces, temblor de mis recintos
y ahora, soy el gato que la espera junto a unos pétalos de urgencias

-riela 661-

642 riada


“COMO la primera gota que da sentido a una tormenta
o el colibrí que hace posible el néctar del tiempo,
soy la escama necesaria de un pez que gravita en círculos de hielo”
Ernestina Elorriaga.

_______

hay formas sutiles
que se elevan como hebras furtivas

un fulgor que trasciende
y aturde a las más tranquilas esquirlas

son esas ráfagas esquivas
que ebullen, tropezando netas imprecisiones mías

un súbito temblor
que delata distancias inmerecidas

ese algo de ti, frasquitera
mi diminuta hoguera, donde sobrevuelan
unos pájaros, como signos zodiacales alados de horas ingrávidas

-642 riada-

riela 579


“VALPARAÍSO,
reina de todas las costas del mundo,
verdadera central de olas y barcos,
eres en mí como la luna o como
la dirección del aire en la arboleda
Pablo Neruda.

_______

a cántaros la vida
aunque se nos esté muriendo el alma,
que aborígenes son las gotas de la alegría
pero tan efímeras, como las lágrimas

-¿amor?, ¿pasión?, ¿deseos?
aunque muerdan con mucha rabia
simplemente son destellos
únicos sí, pero tan breves llamaradas…

-riela 579-

riela 210


“CUANDO tú vienes
tengo prisa
por decir
por llamarte de algún modo
por nombrarme
a mi también
para al fin reconocerme
en tu presencia”
Armando Rojas Guardia.

_______

uno quisiera gritarle a la vida
por entre las persianas ya blanqueadas de versos
y esperar al menos, el eco de unos amaneceres
menos dóciles, menos inconclusos

por ejemplo, ir al partido de béisbol hoy en nueva york
y poder mirar a lionel messi cuccittini perseguir “un foul”
de homero simpson en yankee stadium, pero con la camiseta
de los medias rojas de boston y sin los pantalones
de los cerveceros de milwaukee

decir algo a quienquiera que no entienda de impostergables razones

robar el radiador a cualquiera de esas canciones de shakira
y aprender algo de la inquietud que se fabrica en sus caderas

entender el verbo amar-go de armando rojas guardia, otra vez
como si fuese un domingo y traicionar al verbo amar
de una vez y sin resbalar en la caída

dormir la siesta en la entrepierna de mi lourdes vargas
mientras ella dibuja en el aire unos corazones rojos
ya exiliados “du pays d’idiots”

poner sobre la mesa las palabras necesarias y contarlas

camuflar estos recuerdos anchísimos
que llevo conmigo como a mi sticker de niño
pa’ ahora vestirlos de boleros, de fechas, nombres, de ruido útil

subir y bajar… –¿bajar?
subir sí, sin ninguna doctrina

asesinar… –¿y por qué no?, con la risa a ese ángel
que enciende y apaga luces discretamente con sus ojos
mientras nos hace cosquillas al costado izquierdo, que más nos duele

-riela 210-

riela 17


“PERO ella esquiva rostros como máscaras
y se dispone al infinito beso,
aquel que liga el coágulo y la savia
en primitivo y cálido concierto”
Ida Gramcko

______

valencia
se me hace tan distante
cuando me dejo llevar por su nombre

sin embargo,
no hay distancias en las palabras
ni en la caricia imaginada que dulcemente navega su rostro

y es que desde siempre
yo la visto a ella con versos míos, para mirarla
en la blanca desnudez del momento en que amarro mi cauce
a sus labios tan hermosamente, navegables

-riela 17-