Archivo de la etiqueta: Ingeborg Bachmann

643 riada


“HE descubierto el dorso de tu espalda
he conseguido abrir la celda dura
y salir con el día cuando atisba la aurora”
Meriam Bendayan.

_______

desde las altas encinas
sin remedio al descubierto, se han abierto
estos raros pertrechos, estos caprichos de versos
que todos los días recorren tu cuerpo, como a una avenida

y rompen los mirlos
su melodía, contra el filo del aire
tan frágiles, como lo mínimo y sin embargo: versátiles…
tú y yo, siempre los mismos, jugando bajo los árboles, como dos niños

-643 riada-

404 riada


“–EL recuerdo de las cosas se vuelve recuerdo de recuerdos,
una serpiente que se muerde la cola furiosamente”
Tal Nitzán.

_______

que si algo nos queda de este tonto andar de letras
además del largo camino sin vías alternas
-bendita sea la poesía

y si un día, estas ganas aéreas
se nos desgajan porque jamás se encuentran,
marca esas aceras por donde caminas con cayenas

que de esas finas costuras tan tuyas,
-yo haré poesía

y si al ocaso algo nos delata, marinera
que sea una página en blanco, pero con un mar a cuestas
metáforas en vez de brazos, para alcanzar y bajarte tanta estrella

-escrutinio de tus pies descalzos en los trapecios
de este mínimo planeta

-404 riada-

365 riada


“ESTAS
haciendo
cosas:
música,
chirimbolos de repuesto,
libros,
hospitales
pan,
días llenos de propósitos,
flotas,
vida,
con tan pocos materiales.
A veces
se diría
que no puedes llegar hasta mañana,
y de pronto
uno pregunta y sí,
hay cine,
apagones,
lámparas que resucitan,
calle mojada por la maravilla,
ojo del alba,
Juan
y cielo de regreso.
Hay cielo hacia delante.
Todo va saliendo más o menos
bien o mal o peor,
pero se llena el hueco,
se salta,
sigues,
estás haciendo
un esfuerzo conmovedor en tu pobreza,
pueblo mío,
y hasta horribles carnavales, y hasta
feas vidrieras, y hasta luna.
Repiten los programas,
no hay perfumes
(adoro esa repetición, ese perfume):
no hay, no hay, pero resulta que
hay”
Cintio Vitier.

_______

dos caracolas enredadas entre las sábanas
dos exactas mitades, dos caudales que
me tropiezan, me urgen y matan

tus pies son dos hebras largas y blancas

dos mechas, dos hermosas cordilleras
desde donde yo enciendo todas mis fogatas

son dos clavijas para una sola guitarra

dos cuerdas para subir al oráculo de tu ombligo
para recitar allí, la perfecta oración que es tu nombre

la redención de estos minutos anuncia:
ulises ha llegado de nuevo a suelo de itaca
solo para izar la bandera de tus pies hilarantes

-365 riada-

riela 347


“COMO quien regresa de un dolor muy cierto
y pone en transparencia las preguntas

acude la noche al NO”
Alejandro Schmidt.

_______

de chiquita espuma
se van tejiendo los mediodías de su cuerpo

y al simple azar
se juntan al júbilo de sus formas
hasta alcanzar la circunvalación del color exacto
que a la deriva tropieza con mi sombra complacida

mi mediana flor, mi feita
siempre al costado izquierdo de mis aristas

siempre descifrando la ecuación que describe a la alegría
en el mismo vuelo trajinado de tantas golondrinas tardías

-riela 347-

riela 268


“SOÑAR
Es salir a pasear despierto
al otro lado del cuerpo dormido”
Sabino Esteban Francisco.

_______

-¿será este aroma, evaporándose desde el puerto de su ternura
lo que finalmente desnude mi nostalgia bajo los temblores
corredizos de la lluvia?

-¿será la coartada para la azul clausura
o el secuestro del agua y la sal sobre las mejillas
lo que cierre sucursales en las corolas blancas del alma?

aunque yo quiera ayudarla a recoger con labios
lo corroído por el salitre en el oleaje que dulcemente la mece

sueño mío, lo mejor es dejarte así tendida
meciéndote sola
en la espuma

-riela 268-

riela 217



“EN la red de mi música estás presa, amor mío,
y mis redes de música son anchas como el cielo”
Pablo Neruda.

_______

de memoria el dieciséis de neruda
y aquella tarde en que las golondrinas
parecían poseedoras de motores nuevos y potentes

todavía hoy mantengo en estos versos
el asombro y la sonoridad de su sonrisa escrita
sobre la palidez de mi mundo

recuerdo era viernes
en el tumulto de las esferas y las moléculas del universo

y yo engranando a la perfección
la fina apariencia bajo tan poca luz
sobre otro poema; el de sus grandes ojos verdes…

mientras ella arañaba vértices con su rapsodia de ausencias
yo quemaba en mi hoguera aquel montón de cosas nuestras

y al final, ella siempre cubrió con sus finos alambres
el cuerpo del vuelo que aún pervive

-riela 217-

 

riela 210


“CUANDO tú vienes
tengo prisa
por decir
por llamarte de algún modo
por nombrarme
a mi también
para al fin reconocerme
en tu presencia”
Armando Rojas Guardia.

_______

uno quisiera gritarle a la vida
por entre las persianas ya blanqueadas de versos
y esperar al menos, el eco de unos amaneceres
menos dóciles, menos inconclusos

por ejemplo, ir al partido de béisbol hoy en nueva york
y poder mirar a lionel messi cuccittini perseguir “un foul”
de homero simpson en yankee stadium, pero con la camiseta
de los medias rojas de boston y sin los pantalones
de los cerveceros de milwaukee

decir algo a quienquiera que no entienda de impostergables razones

robar el radiador a cualquiera de esas canciones de shakira
y aprender algo de la inquietud que se fabrica en sus caderas

entender el verbo amar-go de armando rojas guardia, otra vez
como si fuese un domingo y traicionar al verbo amar
de una vez y sin resbalar en la caída

dormir la siesta en la entrepierna de mi lourdes vargas
mientras ella dibuja en el aire unos corazones rojos
ya exiliados “du pays d’idiots”

poner sobre la mesa las palabras necesarias y contarlas

camuflar estos recuerdos anchísimos
que llevo conmigo como a mi sticker de niño
pa’ ahora vestirlos de boleros, de fechas, nombres, de ruido útil

subir y bajar… –¿bajar?
subir sí, sin ninguna doctrina

asesinar… –¿y por qué no?, con la risa a ese ángel
que enciende y apaga luces discretamente con sus ojos
mientras nos hace cosquillas al costado izquierdo, que más nos duele

-riela 210-