mientras la luna…


“MAR, en la hueca noche, siento
tu temblor anhelante
como el pecho de una amante
que no durmió un momento”
Paul-Jean Toulet.

_______

persigo girasoles que emergen de donde tú pisas
mientras la luna es apenas, un panfleto al que miras

fibrilas y luego tiemblas de tanto vagar
entre los defectos, de estos versos míos…

para sobrevivir -al final-
con el subsidio asimétrico de razones
que te da este corazón, de latidos tan desafinados

-420 riada-

no es ventisca


“AÚN aquí, aún en los comienzos del amor,
su mano al abandonar la cara
da una impresión de despedida”
Louise Glück.

_______

aprendí del silencio, la serenidad pa’ esperarla
como los ríos esperan a esas tormentas que apabullan
y que nunca en realidad, desembarcan desde la eternidad

como las vocales nuevas que huyen de los diccionarios
llega sonriendo, me dice que detesta la lentitud
de los asombros de la luna, sobre las miradas
sin síntomas de un mar

y ella no es ventisca, es poesía y sin embargo:
-¿dónde fueron a parar aquellos pájaros empapados de nostalgia
y donde el aguaverde de esas madrugadas conque sus ojos
manipulaban al alba?

-riela 198-

largas cordilleras


EL vino entra en la boca
Y el amor entra en los ojos;
Esto es todo lo que en verdad conocemos
Antes de envejecer y morir.
Así llevo el vaso a mi boca,
Y te miro, y suspiro.”
William Butler Yeats

 

_______

yo apenas sobrevivo
al encastre subversivo de tu risa, como un castigo

cuando redundas la entrega
asombrada me miras, como a un hilo luminoso y te alejas

preguntando si habrá quedado entre los libros
algo de pan francés, sobre la mesa

no es el pan o su cantidad menguante
sino los pedazos y el estruendo de petardos tan distantes,
lo que me inquieta

del deslave de sábanas blancas y enmendadas
mientras el café lentamente se enfría
en el breve colapso de otra caricia

tampoco es el café, otras veces, sino esas fotografías en praga
lo que hace inaccesible tanta tonta tragedia
a los equinoccios relevantes del planeta

mientras agoto mis trazos de luna llena
al pie, de tus ya también, blancas promesas

que como tú, tienen la letra pequeña y su propia melodía eterna
sobre esas dos largas cordilleras, que son tus piernas

-174 riada-

apenas un himno


“VA cayendo
la lluvia
lenta
tierna
como llanto
sin tiempo
en la oscura mejilla”
Luz Pozo Garza.

_______

para el desvelo
la música y esos pájaros de arena distante
que a pesar de la lluvia, perduran

-¿dónde la luz?

después de todo
la muerte, como la edad sin tiempo
es apenas un himno

-otro círculo caído

-riela 170-

la nave del olvido


“AMAR, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo;
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo”.
Rubén Darío.

_______

con el sol detrás de la memoria
todavía anda joven el amor de otras edades
por océanos vacíos y en tormentas transitorias,
la nave del olvido navega, sus propias soledades

la mujer bella y menuda que seguramente, vos eras
quedó en puerto, cantando la canción frente al espejo,
solo para verse y oírse decir: allá va lejos, muy lejos
la ilusión que en vez de besos, prometía primaveras

como el amor mira con ojos, con los que tú jamás me viste
naufraga la nave del olvido, en este mar de tiempos idos
en donde sigues siendo tú, el gran amor que nunca fuiste

por no tenerte ahora, apuesto esa luna, a que tú te crees lejana
en cuanto a vernos, no sé… recordarte, en mi alma hace tanto ruido
y con soñarte, ya eres mía, aunque te pierda al despertar mañana

-165 riada-

saturando la vida


LOS poetas son un desorden en el clima, pienso.
Los poetas nunca están contentos. Los
poetas son
un tropiezo incómodo
en el lenguaje, un
accidente”
Alberto Barrera Tyszka.

_______

llegas con tus roturas a cuestas y se narcotiza la noche
y yo: hila que hila, saturando mi vida de tiernos nudos

última ceremonia de esta noche -oficio de los insomnios, obvio-
ese sueño ya consumido, raudal que va desde tu boca al olvido

desbordada, como una cifra boyante en el mar, metros redondos,
alba en las alforjas y mechones largos de luna blanca…
así te concibe mi corazón, en esta noche salpicada de recuerdos

el mundo mío cabe en ti, pero eso no importa ya
es este golpe permanente de la melancolía, evocando tu transitar
de mujer bajo la lluvia, hasta que la noche se gane su olor a vainilla

todavía resbalan por tu cuerpo mis minutos y puedo verte:
invicta, ingrávida, distinta, de tinta fresca… ya ni siquiera diez soles
podrán borrar, las sombras que tus pasos han dejado en mi desierto

tú eres noventa por ciento del polvo que llevo encima y el resto de mí,
son tus cien lunares cual magníficos pozos de deseos, tu oficio de amante
recién descubierto en mi lado izquierdo y tus cosas simples amarrando versos

sin respuestas, ya sin tus círculos para adorar
ando yo, como andan los gatos a punto de saltar sobre la luz…
-¿me perdonas?, pasa es que esta noche ando anegado de tu ausencia

-100 riada-

treinta y siete segundos de silencio


“LO que no digo me persigue
se instala en el día,
lo corroe.”
Rafael Cadenas.

_______

llenando con palabras las gavetas de la noche
mientras dejo a remojar estos versos sobre la bandeja imprecisa
donde yacen sueltos unos granos de luz

pero nada se mueve sobre la tumba abandonada
de preguntas, de recuerdos,
de esbeltas dudas

si solo se escuchara ese mínimo latir
de las brasas de su voz…

-riela 35-