685 riada


“Y si a mi entorno el huracán revienta
será una isla tu amor, donde salvado
reiré al rugir la tempestad violenta”
Juan de la Rosa.

_______

de arrebatos impunes vivo yo
desde que los besos tuyos cuelgan desde la cubierta
de esos dos hemisferios de labios, donde ya encallaron mis sueños

salobre sobre el piso de la noche
entre las veces desmentidas de mar e invicta contra el viento
tú -mi espiga y doble trampa mortal- te proyectas como las colinas

me hago un río para recorrerte de nuevo
entre la pirotecnia magnífica de mis sueños y el cielo pigmentado de estrellas

y de repente, efervescen de mis manos
tus lunares más subversivos, como cien cometas…

-685 riada-

Anuncios

642 riada


“COMO la primera gota que da sentido a una tormenta
o el colibrí que hace posible el néctar del tiempo,
soy la escama necesaria de un pez que gravita en círculos de hielo”
Ernestina Elorriaga.

_______

hay formas sutiles
que se elevan como hebras furtivas

un fulgor que trasciende
y aturde a las más tranquilas esquirlas

son esas ráfagas esquivas
que ebullen, tropezando netas imprecisiones mías

un súbito temblor
que delata distancias inmerecidas

ese algo de ti, frasquitera
mi diminuta hoguera, donde sobrevuelan
unos pájaros, como signos zodiacales alados de horas ingrávidas

-642 riada-

420 riada


“MAR, en la hueca noche, siento
tu temblor anhelante
como el pecho de una amante
que no durmió un momento”
Paul-Jean Toulet.

_______

persigo girasoles que emergen de donde tú pisas
mientras la luna es apenas, un panfleto al que miras

fibrilas y luego tiemblas de tanto vagar
entre los defectos, de estos versos míos…

para sobrevivir -al final-
con el subsidio asimétrico de razones
que te da este corazón, de latidos tan desafinados

-420 riada-

riela 198


“AÚN aquí, aún en los comienzos del amor,
su mano al abandonar la cara
da una impresión de despedida”
Louise Glück.

_______

aprendí del silencio, la serenidad pa’ esperarla
como los ríos esperan a las tormentas que apabullan
y que nunca en realidad, desembarcan desde la eternidad

como las vocales nuevas que huyen de los diccionarios
llega sonriendo, me dice que detesta la lentitud
de los giros de la luna sobre las miradas
sin un síntoma de un mar

y ella no es ventisca, es poesía y sin embargo:
-¿dónde fueron a parar aquellos pájaros empapados de nostalgia
y donde el aguaverde de las madrugadas con la cual sus ojos
manipulaban al alba?

-riela 198-

174 riada


EL vino entra en la boca
Y el amor entra en los ojos;
Esto es todo lo que en verdad conocemos
Antes de envejecer y morir.
Así llevo el vaso a mi boca,
Y te miro, y suspiro”
William Butler Yeats.

 

_______

yo apenas sobrevivo
al encastre subversivo de tu risa, como un castigo

cuando redundas la entrega
asombrada me miras, como a un hilo luminoso y te alejas

preguntando si habrá quedado entre los libros
algo de pan francés, sobre la mesa

no es el pan o su cantidad menguante
sino los pedazos y el estruendo de petardos tan distantes,
lo que me inquieta

del deslave de sábanas blancas y enmendadas
mientras el café lentamente se enfría
en el breve colapso de otra caricia

tampoco es el café, otras veces, sino esas fotografías en praga
lo que hace inaccesible tanta tonta tragedia
a los equinoccios relevantes del planeta

mientras agoto mis trazos de luna llena
al pie, de tus ya también, blancas promesas

que como tú, tienen la letra pequeña y su propia melodía eterna
sobre esas dos largas cordilleras, que son tus piernas

-174 riada-

riela 170


“VA cayendo
la lluvia
lenta
tierna
como llanto
sin tiempo
en la oscura mejilla”
Luz Pozo Garza.

_______

para el desvelo
la música y esos pájaros de arena distante
que a pesar de la lluvia, perduran

-¿dónde la luz?

después de todo
la muerte, como la edad sin tiempo
es apenas un himno

-otro círculo caído

-riela 170-

165 riada


“AMAR, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo;
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo”.
Rubén Darío.

_______

con el sol detrás de la memoria
todavía anda joven el amor de otras edades
por océanos vacíos y en tormentas transitorias,
la nave del olvido navega, sus propias soledades

la mujer bella y menuda que seguramente, vos eras
quedó en puerto, cantando la canción frente al espejo,
solo para verse y oírse decir: allá va lejos, muy lejos
la ilusión que en vez de besos, prometía primaveras

como el amor mira con ojos, con los que tú jamás me viste
naufraga la nave del olvido, en este mar de tiempos idos
en donde sigues siendo tú, el gran amor que nunca fuiste

por no tenerte ahora, apuesto esa luna, a que te crees lejana
en cuanto a vernos, no sé… recordarte, en mi alma hace tanto ruido
y con soñarte, ya eres mía, aunque te pierda al despertar mañana

-165 riada-