una pausa eterna


“UNA lluvia de un día puede no acabar nunca,
puede en gotas,
en hojas de amarilla tristeza
irnos cambiando el cielo todo, el aire,
en torva inundación la luz,
triste, en silencio y negra,
como un mirlo mojado.”
Ida Vitale

_______

siempre para mí
un beso suyo es un día claro
una ventana abierta

todo tiempo entre dos besos
es una larga noche

una pausa eterna

-riela 75-

tu sonrisa y media


“HACE mucho tiempo, muy lejos,
Estas cosas ya no pasan hoy en día.”
Bob Dylan.

_______

seis de la tarde en tu sonrisa y media

es el silencio más largo en tu mirada
de mujer hermosa bajo la lluvia

hay extraños desequilibrios mecánicos
en las rótulas de tus rodillas y errores estructurales
en las etiquetas de otras sonrisas que pasan, ruedan, vienen y van

no entiendo ese escozor del cual pintas tus distancias
mientras la orfandad de mis dudas se mece
en los ojos de la tarde y finalmente
desmaya

palabras al acecho de sueños ya prorrogados
trampa y reposo de la manzana más verde, más original

puntualidad en la subasta de antiguas piedras ornamentales
-como lágrimas- sobre el borde ansioso de un abismo
donde la piel todavía yace despierta

las olas menudas -lo sabes- llegan por ti, victoriosas
vestidas con hermosas escamas blancas

-70 riada-

phillies de philadelphia


“UN pájaro de papel en el pecho
dice que el tiempo de los besos no ha llegado”
Vicente Aleixandre.

_______

maria quería ser poeta
yo, antesalista estelar de los phillies de philadelphia

ella miraba los árboles y decretaba la primavera
yo miraba el mapa de eslovenia y siempre, allí estaba ella

ella coleccionaba equinoccios que luego vendió en otros planetas
yo le cambié todas mis barajitas de Mike Schmidt
por un solo lunar de sus piernas

-riela 69-

alfombra de septiembre


“NO es olvido la ausencia

La obsesión de un pájaro es volar

que se suiciden los poetas
al final solo el poema debe salvarse”
Anna Francisca Rodas Iglesias.

_______

hoy pesa más lo andado que lo vivido
y me cuesta recordar en qué gaveta
he guardado los sueños

yo deshojo lo que resta y sumo sin premura
porque al final, no somos más que caricaturas
moribundas en un desierto donde solíamos coleccionar
-sin saberlo- barajitas de melancolía

-¿era acaso aquella alfombra de septiembre
el pedestal más alto, donde yo la miraba caminar?

la luna siempre fue otra moneda
en algún bolsillo extraño

ahora la miro y en la estampida de recuerdos míos
palabra por palabra, se me va volviendo ajena

-66 riada-

un tango


“DIJE: «¿Lee usted libros?»
y ella: «Sartre, Camus y Thomas Mann.»
Dije: «Tiene usted unos pechos muy bonitos.»
Y ella: «Sí, a mí también me gustan.»
Dije: «Es usted prácticamente divina.»
Y ella: «Tiene usted razón.»
Dije: «¿Qué le gusta que le regalen?»
Y ella: «A lo mejor esto es gratis.»
Hicimos el amor
el lunes, el martes, el domingo
y el lunes siguiente.
Discutimos sobre Flaubert,
luego sobre Tolstói.
Dije: «Tiene usted unas rodillas inolvidables.»
Y ella: «¿Sólo las rodillas?»
Nos cansamos el uno del otro
el mismo día, a la misma hora,
lo cual es infrecuente y virtuoso.”
Alain Bosquet

______

olvidada
junto a un piano

una flor si su fragancia
celebra ser ahora
simple madeja de piadas

yo temo
perderla entre mitades

entre los pasos
de un bolero

ser un simple harapo
en esa franja, entre un tango
y su recuerdo

café sin azúcar


“TE voy a regalar un bolero para que no me olvides
Te voy a embrujar, te lo juro. Te voy a embrujar”
Álvaro Montero

_______

me gusta el café sin azúcar
y pensar en sus senos desnudos, ya descifrados…

me gustan las madrugadas con lunas redondas y vagas,
desafiantes, blancas y exactas derramándose sobre una playa

me gusta caminar orillas largas y cuando la siento a mi lado,
siempre descalza, llegándome como un soplo, pa’ quitarme la almohada

me gusta suplementar y sumar, perder y ganar
multiplicar luna y mar, borrarla toda pa’ volverla a encontrar

me gusta amarrar mi costado izquierdo a su continente abajo
pa’ que andemos juntos y alegres pa’ todos lados…

-riela 42-

son suturas


“FLOR intermitente para el ojal de tu camisa
para que no se te ocurra dejarme en el exilio
en el fárrago
de la sola palabra”
Lydda Franco Farías.

_______

no voy al mar
para contemplar el eco taciturno de su voz

no voy al susurro de las pisadas
ni a la lluvia espesa de septiembre,
que me esperan entre sus hilos
para hablarme de ella

voy a las palabras
para sostenerme en versos,
a solas

voy por el trozo dulce de almendra
que prometió siempre ser su boca

pero hay tantas suturas de frío,
tanto gesto demorado, tanto hastío prolongado

-riela 32-