nostalgias repetidas


“SUENAS a silencio
a fulgor de luna que dormita entre agua y arena,
en la hora quieta.

Y se caen tus pasos
al compás de la noche
susurrando secretos…”
Vilma Reyes.

_______

esta calma de nostalgias repetidas

tonta, sutil y fiel melancolía
la que te busca, te nombra y te llama

imaginemos un instante en llamas
en que tus duermevientos se rebelen
y luego, nuevamente se te queden
dormidos en el alma

y si de repente se nos muere el olvido
que nunca se nos mueran las palabras,
que se queden las que ya están ancladas
en estos versos que ahora y aquí, te escribo

-231 riada-

y nos fugamos


“TENÍAS cubierto el corazón de ángulos ranurados,
atorado en una jaula asimétrica y perfecta, válvulas arriba, intentando vivir,
exhibías en tus escaparates todas las miserias de la guerra y el amor”
Javier Manuel Rivera Martínez.

_______

tu mirada es el eco sobre el pulso del poema
me faltas y me alcanzas, llegas, pero jamás te quedas

despintemos las paredes de una vez,
fotografía esa mosca en tu café que sostiene atardeceres
y nos fugamos

habla con la lluvia, mientras hago parámetros de huida,
dame fuerza en las arterias, pa’ ganar altura en tus pupilas

activa el botón de los cerezos que aquí te ofrezco,
acomódate en el cómo y en los peldaños de estos versos
y… ¿nos fugamos?

-193 riada-

sílabas


“EN el instante vencido
de ser luna
se cansa la gota
de ser hermosa gota fría
y cae”
Rosario Concha Méndez

_______

mirando unos límites abiertos a la espesura de la noche,
en el desvelo procesado y en lo que la memoria ya no abraza

en las retinas de las paredes envejecidas de mi cuarto
encuentro las vestiduras de las sílabas de tu nombre
y se posan sobre mis labios, como un cadáver ya conocido

me asomo por el broche de la ventana, como queriendo verte
refugiada entre pétalos que te abrigan de la ventisca,
de los metros de lluvia, y entonces, me resigno a perderte

perderte de nuevo, entre la estatura insospechada de mis sueños

queda un trapo frío sobre mi frente, lo que una vez
fue tu bandera en tierras de narnia, -¿recuerdas?

mujer nacida entre ventiscas de versos,
con ojos que delimitan latitudes lejanas…
una palabra, una sílaba indecible tuya, me basta

deletreo de nuevo tu nombre
y me congela el silencio

petrificado de tus cosas, entre cuatro paredes
y mirando de lejos esa luz pequeñita
que tú eres

-190 riada-

obvio


“HE zarpado
entre hiedras –ausente-
valga el impío argumento del sofisma
que postra este eco de aconteceres

No guardes de mí las cenizas…”
Anna Francisca Rodas Iglesias.

_______

no puedo negar el hollín que roe los pies de las paredes
tampoco el agua, tibiamente domesticada

cuando desde el costado onírico del espejo
sonríes al árbol de palabras, sin un balcón y en ropa interior

no puedo obviar la fórmula crujiente de tus ojos verdes
tampoco tu oficio de marinera, sobre sábanas inaccesibles

obviar mi temor en las subastas diarias de puntos débiles,
comas concurridos, adjetivos tóxicos, sustantivos con corbatas
y flacos signos de interrogación

mi temor a mal envolver, ese mar de astillas nuestras
en papel glasé, esperar que maduren y sean la noticia que trepa
por todo mi pueblo y en tu blanca ciudad

obvio, hasta que las máquinas solemnes de trementina
-que son mis versos- domestiquen una versión menos devaluada del coraje
y entonces, sí…

no pretendan otra cosa,
que no sea desvestir tu desnudez de letra

 

-168 riada-

el poema


“UNA por una
te separo desde tus hojas,
hasta que, como una flor blanca, te enderezas
balanceándote ligeramente en el viento del atardecer.”
Amy Lowell.

_______

la sílaba
es la rendija que resbala en las ventanas
por donde se asoma la poesía, y entonces respira

la palabra
es la impaciencia en la mirada
que persigue al vuelo descosido de unas golondrinas

el verso
es la maniobra que quiebra lágrimas
en el sutil instante del fracaso en las pupilas

el poema
es la astilla, el golpe, el punto final
de este intento suicida, que aquí simplemente termina

-riela 155-

just in time


“AND she aches just like a woman
But she breaks just like a little girl”
Bob Dylan.

_______

just in time
her quiescent gaze
jealously lodges
a sudden prize
upon a tiny
whining site
and do charade
to the world outside

autumn season
commands
sweet surrender
to her shaking hands
little girl,
sparkling light of mine

so tenderly her lullaby
little sparrow,
little piece of surprise
back,
back to your nest again

-riela 147-